domingo, 27 de marzo de 2016

Microrrelatos - Cosas en los bolsillos (125): Visita inesperada




Visita inesperada

SUENA la alarma del despertador y dos segundos después el teléfono. Pulso el botón de aquel para silenciarlo y acudo presuroso, bostezando por el pasillo, a atender al segundo. Es mi hermano. Vendrá en unos días, dice. Hacía más de cinco años que no sabía de él. Quizá haga diez años, aunque no creo que tanto. La cosa terminó mal entonces y el recuerdo no se corresponde con la voz cálida y fraternal que ahora me anuncia que pronto vendrá a visitarme. En unos días. Pienso en ello mientras me preparo y sirvo el café. Lo creía muerto o así yacía en mi cerebro, olvidado, como él se había olvidado de la familia y de mi persona. La última discusión fue intensa, embarullada, soez, y salieron a relucir herencias, prebendas, cariños paternos, preferencias, hijos, favores, dinero. Marchó sin despedirse y yo lo agradecí. Y ahora llama así, de improviso, como si no hubiese pasado nada, nada en ese pasado que ahora se me derrumba a los pies, tan cercano. Su voz era muy cálida, acogedora, llena de paz, melodiosa incluso. Y yo que lo pensaba muerto: ya a su edad era algo plausible. Vendrá a recogerme, me ha dicho antes de colgar, y esto me ha dejado aún más intrigado. Y así tomo el café, descolocado, anticipando que hoy no andaré fino en el trabajo con estos pensamientos chisporroteándome en la cabeza. En unos días tan solo vendrá, me recogerá y todo quedará aclarado. Un escalofrío que no avisa me recorre el ser de pies a cabeza arañándome la espalda.

ÁCS


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada