jueves, 17 de marzo de 2016

Crónica de Ambush: Sala Rocksound, Barcelona 09/03/2016 - Review



Alfonso Díaz (del blog Rockeando)



El pasado miércoles 9 de marzo los suecos Ambush aterrizaban en la Ciudad Condal para presentar su último trabajo Desecrator que se ponía a la venta a finales del pasado año bajo los auspicios de la discográfica High Roller Records. El marco escogido para la cita era la pequeña Sala Rocksound del Poblenou, y para acompañarles el quinteto de Växjö contaría con el apoyo de los locales Streamer, y con una banda en plena efervescencia dentro de la escena metálica nacional, los murcianos Hitten. Respaldados por la fidelidad de sus miembros la asociación cultural Metalcova nos volvía a convocar para otra velada de auténtico heavy metal. Aunque el local quedó lejos de alcanzar su máximo aforo, lo cierto es que el calor y el entusiasmo del respetable sirvió para dar calor y ambiente a una fantástica velada de actitud, diversión y, como no, clasicismo metalero.


Con la gente todavía accediendo al recinto, pero respaldados por una nutrida representación de conocidos y allegados aparecían en escena Streamer. Con el quinteto posicionado espaldas al público sonaría la introducción que abre su último EP Broken Dreams para dejar que su heavy metal clásico, protagonizado por el doble ataque de guitarras que nos ofrecieron Esteban y Danny empezara a atronar con fuerza de manos del oscuro y corrosivo "Stab In The Back". Muy llamativo me pareció el constataste estético entre su vocalista, Adri, con un look muy roquero y el resto de sus compañeros, que aparecieron en escena con mallas y cinturones de balas. Pero, dejando a un lado esta anécdota, lo cierto es que el quinteto de Gavà se mostró sólido y compacto dejando una buena muestra de sus potentes estribillos en piezas como "No War Heart".




Especialmente participativo se mostró su última incorporación, Cristian Blade, quien además de aporrear su bajo inmisericordemente se encargó de presentar algunos de los temas, tal y como sucedió con el propio "Broken Dreams". Tampoco faltaría el vacile durante esa ácida canción de amor que fue "The Bitch". En cuanto al capítulo de las versiones no faltarían "Over The Top", incluida en su EP del pasado año, y "Sunrise In Tokyo", de los británicos Tokyo Blade, de los que el bajista sentenció que eran una de las mejores formaciones de la N.W.O.B.H.M.

Para encarar la recta final de su actuación optarían por la oscura ambientación de "Tormento", con la base rítmica formada por Cristian y Jordi llevando las riendas de forma impasible, mientras que para cerrar su descarga demandarían la colaboración de todos los presentes para corear los estribillos del hímnico "No Way Out".

Los encargados de recoger el testigo fueron los murcianos Hitten. Con su flamante nuevo trabajo bajo el brazo State Of Shock, la principal novedad en el quinteto era la ausencia de su vocalista Aitor Navarro, quien no ha podido realizar esta gira junto a sus compañeros debido a problemas personales. Su sustituto fue David, quien cubrió con bastante solvencia la plaza y cuajó una muy buena actuación. Viejos conocidos de la audiencia barcelonesa Hitten contaron con el apoyo de unos seguidores que les apoyaron al máximo convirtiéndoles en los auténticos triunfadores de la velada.




Absolutamente desatados y dispuestos a aprovechar al máximo su tiempo sobre las tablas los murcianos arrancaban su descarga ofreciéndonos una buena muestra de su nuevo material, apostando para ello por el incendiario tema que da nombre a su segundo largo "State Of shock", con él nos sumergían en una desquiciante sesión de headbanging. Una base rítmica más marcada junto a esos desarrollos herederos de la N.W.O.B.H.M., se convertirían en los protagonista de "Don' t Be Late", que servía para ratificar que la banda no ha perdido ni un ápice de su frescura y espontaneidad, consiguiendo que las guitarras de Dani y Johnny suenan cada vez más precisas y compactas.

Habiendo recibido una fantástica acogida de manos de una audiencia que coreó, en repetidas ocasiones, el nombre de la formación murciana llegaba el momento de proponernos una primera mirada sobre anterior trabajo First Strike With The Devil, de manos de una de sus piezas más emblemáticas "Demons", que propiciaba que las primeras filas levantarán sus puños al aire para ratificar la perfecta comunión entre banda y público. El retorno sobre su material de nuevo cuño estaría marcado por las épicas cabalgadas de "Wrong Side Of Heaven", que, viendo la acogida que obtuvo, tiene visos de convertirse en un clásico dentro de su repertorio.

Pero sin duda lo que más gusta a los seguidores de Hitten es ese amor por la velocidad que destilan sus composiciones. De modo que para volver a llevarnos a derroteros más speed metaleros recurrirían a "Running Over Fire", que supondría una invitación para que todos coreáramos su matador estribillo antes de su fulgurante acometida final. El cambio de registro llegaría acompañado de los riffs más hard roqueros contenidos en "Liar", que David aprovecharía para ponernos a dar palmas.




Con el ambiente muy caldeado la encargada de proseguir con el show sería la pieza que escogieron como adelanto de su nueva obra "Can' t Brig Me Down", que volvía a caldear el ambiente de cara a una apoteósica recta final protagonizada por la melódica "Eternal Force", en la que David nos obsequiaría con una buena colección de agudos. Nadie quería que Hitten abandonarán las tablas, ya que los murcianos estaban fraguando una magnifica actuación. Pero, lamentablemente, su tiempo se estaba agotando. Así que antes de retirarse definitivamente todavía tendrían tiempo para presentar la novedosa "Looking For Action",que sonó como toda una declaración de intenciones, y su versión del clásico de Riot "Warrior", que servía para rubricar una fantástica presentación.

Sobreponiéndose a las adversidades, Hitten llegaron y arrasaron con todo a su paso. El potencial de su segundo trabajo es impresionante. Así que tras el show el comentario era unánime: "Ojalá regresen pronto con Aitor al frente para volarnos la cabeza con otra incontestable sesión de heavy metal".

Salir a tocar después del bolazo que se marcaron Hitten podría suponer un importante hándicap para muchas formaciones, pero Ambush supieron lidiar con la situación y salir airosos ante semejante desafío. Formados en 2013 esta joven formación sueca ha sabido hacerse un hueco entre los amantes del heavy metal tradicional. Su segundo trabajo Desecrator ha supuesto un importante paso adelante en su carrera, presentándonos a una banda más madura y con las ideas claras de como deben sonar unas composiciones en las que son fácilmente perceptibles los guiños a bandas míticas como Judas Priest, Accept o los daneses Mercyful Fate.




Ataviados con cuero, tachas en los correajes de sus instrumentos y sus cinturones de balas Ambush aparecían en escena para dar rienda suelta a su impactante heavy metal apoyándose para ello en la voracidad de la pieza que daba nombre a su debut de hace un par de años "Firestorm", que les servía como carta de presentación y aposentaba las líneas maestras en torno a las que giraría su descarga: sesenta minutos de un heavy metal potente y aguerrido, salpicado de unos buenos duelos de guitarra y el concurso de un carismático frontman como es Oscar Jacobsson, que no dejó de alentar a una audiencia que se fue animando a medida que avanzaba el show.

Esa devoción por el heavy metal clásico quedaría plasmada en las machaconas estructuras que cimentaron "Possessed By Evil", que era la elegida para inaugurar el capítulo dedicado a su segundo opus. Precisamente sería ese ataque a dos guitarras, al mas puro estilo Tipton/Downing, el encargado de protagonizar "Desecrator", que conseguía recabar la complicidad de una audiencia que se lo estaba pasando en grande. Esa conjunción entre los suecos y sus entregados seguidores sería la que haría que "The Chain Of Reaction", se convirtiera en uno de los momentos de la noche, con la banda inmersa en una intensa cabalgada épica mientras Oskar extendía su micro sobre la audiencia para hacernos tararear su pegadiza melodía central.

Como una máquina perfectamente engrasada Ambush fueron dejando caer sus composiciones como si fueran bombas sobre una audiencia que parecía totalmente complacida con la entrega y la sobriedad del quinteto sueco. Así que la temperatura continuaría incrementándose en la sala cuando Olof Engkvist y Adam Hagelin se posicionaron en el centro del escenario para batirse en otro intenso duelo a lo largo de "Natural Born Killers", que se convertiría en el primer recuerdo que se permitieron hacia su EP. Sin abandonar el material de aquel trabajo publicado en 2014 llegaría el turno del apocalíptico "Heading East".

Entre brindis e invitaciones a que nos acercáramos al merch para arrasarlo completamente, era el momento de ofrecernos una nueva muestra de su segundo redondo de manos de "Southstreet Broterhood", que nos conduciría sobre derroteros más hard roqueros para convertir la sala en un auténtico hervidero. Pese al amago de retirada de los suecos, la entregada audiencia no permitió que el quinteto abandonara el escenario. De modo que Oskar y sus muchachos no tuvieron más remedio que volver a empuñar sus instrumentos para ofrecernos una doble ración del material contenido en aquella mítica demo que publicaron en 2013, en formato cassette, y que llevaba por título Demokassett. La primera de ellas sería "Don' t Shoot (Let ' Em Burn)", mientras que la elegida para poner el broche definitivo a la velada sería la hímnica "Ambush", que se convertiría en la excusa perfecta para ponernos a todos a cantar.

La anécdota de la noche llegaría cuando tras finalizar el show los músicos llamaron a escena a un fan que cumplía años para, entre todos, cantarle el cumpleaños feliz. Como si fuera una reunión de colegas, así es como acabó una fantástica velada de heavy metal. Juventud, actitud y unas enormes ganas de girar y presentar sus temas es lo que ofrecen Ambush en cada una de sus descargas, y la de esta noche en la Ciudad Condal no fue una excepción.

Alfonso Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada