lunes, 14 de marzo de 2016

Crónica de Chris Robinson Brotherhood: Sala Razzmatazz2 en Barcelona 11/03/2016


por TheOutlaw76 (@TheOutlaw76)
del blog THE OUTLAW




Si habéis seguido mínimamente la trayectoria de los Black Crowes, la orientación musical de la Chris Robinson Brotherhood es del todo coherente. Los últimos discos de "los cuervos" ya dejaban entrever por donde tiraría Chris Robinson con su nuevo proyecto, sobre todo en directo.

Lo de CRB está mucho más cerca de bandas como The Band o Grateful Dead (de los que ayer noche se marcaron una genial versión de su "West L.A. Fadeaway") que de algunas bandas de rock directo como Stones o Faces. Chris Robinson da rienda suelta a sus colegas en escena dejándose llevar por largas jams, ofreciéndonos un verdadero viaje a los días en que los hippies proclamaban aquello de amor, paz y camaradería. Según palabras del propio Chris: “CRB son una banda psicodélica, de la granja a la mesa”…vaya usted a saber.

Un escenario decorado con banderas de diferente índole y un humeante incensario en forma de búho nos daban la bienvenida a lo que iba a ser una larga sesión de buena música. Let the music do the talking, que decían nuestros ínclitos Aerosmith...y eso es precisamente lo que hicieron Robinson y sus colegas: dejar fluir la música.

La animada versión del "Takin' Care Of Business" de los Bachman-Turner Overdrive abrió un concierto repleto de temas propios y ajenos, demostrando el variado y buen gusto musical de Robinson y compañía.




La banda tocó dos setslists, un total de 17 temas, con un descanso (un tanto excesivo) entre ambos. Más de 2 horas largas de southern-rock, rock’n’roll, blues, ramalazos funk... No creo que nadie saliese defraudado. Los temas propios, aderezados con inspiradas improvisaciones, se fueron intercalando con versiones de diferentes grupos como la adictiva "Shake, Rattle & Roll" (popularizada por Bill Haley) o la maravillosa versión del "Big River" de Johnny Cash que cerró la noche. Las únicas concesiones que hicieron al amplio catálogo Crowes fue con "Roll Old Jeremiah" y con la funky "I Ain’t Hiding". No son precisamente los temas más conocidos de los Black Crowes pero sus muchos fans allí presentes (la mayoría, vaya) los recibieron con los brazos bien abiertos.



Creo que pocos son los vínculos que Chris quiere tener actualmente con su anterior banda.

Se nota que el grupo se lo pasa bien, dejándose llevar allí donde las notas quieren. El hecho de que cada noche varíen su setlist ya demuestra que son una banda nada encorsetados y que disfrutan enormemente de la música. A Chris se le ve muy relajado, aunque poco comunicativo con el público. A veces en un segundo plano, concentrado en la guitarra rítmica, delegando gran parte del protagonismo a su solvente banda. Mención aparte merece Neil Casal, un músico impecable que no sólo estuvo brillante a la guitarra, sino que también arropó con sus coros la portentosa voz de Robinson. Neal nos proporcionó más de un momento mágico junto a los omnipresentes teclados de Adam MacDougall. Ambos nos deleitaron a lo largo de la noche con extensas y nada tediosas improvisaciones llenas de feeling, como en la muy bien recibida Rosalee.


Es todo un lujo poder disfrutar de una banda así en un pequeño recinto, donde se palpa la buena química que hay entre ellos.

A juzgar por cómo disfruta Chris con su proyecto creo que tardaremos mucho, mucho tiempo en ver a los hermanos Robinson juntos bajo el nombre de Black Crowes.

Mientras tanto disfrutaremos del viaje.

The Outlaw, del blog TheOutlaw

1 comentario:

  1. Por fin una critica del concierto! Ole! Que gran noche historica.

    ResponderEliminar