domingo, 13 de marzo de 2016

Microrrelatos - Cosas en los bolsillos (123): Ficciones



Ficciones


TAMPOCO en los sueños recordamos nuestra otra vida, la que llamamos diaria, al despertarnos en ellos, ¿no os parece? A lo mejor las historias que me cuento (en frase feliz de Cortázar) son estas, la de la vida que llamamos, tan seguros, real, y no las otras, las oníricas, las soñadas (o eso pensamos). También en estas veo, amo, lloro, temo y a veces hasta meo detrás de un árbol. Y las vivo tanto estas películas que me proyecto para entretener la noche que en ocasiones me es necesario despertar para asirme a esta realidad de la otra orilla. Cuando río y gozo, me dan ganas de poner un despertador en aquella mesilla de noche para visitar nuevos amigos, unicornios, lagos entre montañas, cabañas en el bosque, extraños paraísos entre la bruma, amores que se enredan como culebras por las piernas, imágenes de otro mundo resultado de una droga cuyos efectos duran hasta que el despertador del móvil, con "El Tren" de Leño, me traslada de nuevo a esta ladera donde tú, amigo mío, me lees, como ahora. Lector desconocido, quizá compartamos alguna aventura en ese otro cielo sin saberlo, sin saberlo aquí, en este mundo de la ignorancia, en el que, por cierto, tengo que desplazarme a Correos a recoger unos libros que encargué la semana pasada, ¡y ya es la una!


ÁCS


2 comentarios:

  1. En realidad son las 12 del mediodía, pero corra, corra... no se demore.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, en el relato siempre será la una (no me confunda "realidades").

      Eliminar