sábado, 26 de marzo de 2016

Crónica de Avantasia en Madrid (La Riviera, 13 de marzo de 2016): Show review


por Santiago Rodríguez (@Ignasimaiden93)


Fue así. Después de colgar el cartel de Sold out en La Riviera de Madrid en apenas unas semanas. ¿Cómo no iban a añadir otra fecha en la capital la banda de power metal que más lo peta en la actualidad? Pues efectivamente. Avantasia añadieron otra fecha en Madrid para el domingo 13 de marzo y ahí estuvimos.


En fin, no todas las semanas uno se prepara para un concierto de más de tres horas, sin entradas a la venta y con una formación de cantantes para dejar de piedra a cualquiera. En el momento de abrir puertas, la cola medía como 300 metros. He visto conciertos de Iron Maiden con menos cola a la hora de abrir puertas. La vida y la geta nos sonrieron para conocer gente en los puestos más delanteros y así poder verlos en una fila justo enfrente de Sascha.

Unos minutos antes de las 8 de la tarde arrancó a sonar el You Shook me all night long de los AC/DC para calentar un ambiente que ya estaba pidiendo a Avantasia a gritos. Tras la canción se apagaron las luces y empezó a sonar el temazo de 2001, una odisea del espacio. Servidor le tiene mucho cariño a esa canción y siempre es un gusto oírla como una intro. Al terminar, tal y como en la película los monos miran un monolito, servidor y la sala mirábamos como iban desfilando en el escenario los músicos y los cantantes de coros y PUM, sin previo aviso arrancó “Mystery of a blood red rose”. Pese a que para ser un single es un tema que le falta más chicha que a un bocata de lechuga, todo el público se la sabía y acompañaba a un Tobias Sammet que le costó un par de canciones de calentar a tope la voz. A continuación tras los aplausos y saludos de rigor, la cosa continuó fuerte con uno de los pesos pesados del Metal. Mister “Michi” Kiske. La probablemente mejor canción de su último disco “Ghostlights” empezó a sonar para delirio de la sala. Un Kiske que pese a la decadencia física, mantiene su voz a un altísimo nivel y es capaz de llegar a tonos inalcanzables para el resto. Pelotazo para continuar el concierto. Tal y como Tobi adelantó, iban a sonar canciones de todos los álbumes de la banda y efectivamente, ahí estaba “Invoke the machine” del disco anterior con un Ronnie Atkins que para gusto personal, está un poco por debajo del resto de vocalistas. Su voz rota y gamberra hace que a veces lo vea un poco “fuera de juego” en Avantasia, no obstante es un gran frontman. Kiske volvió al escenario para acompañar a Atkins en Unchain the light, gran tema del Ghostlights.

Era el turno de uno de los vocalistas más influyentes del género, Mister Bob Catley. Me encanta la apariencia majestuosa que tiene este tipo, que también mantiene la voz a un grandísimo nivel. Con el sonaron “A restless heart and obsidian skies” y “Great Mystery”. (Tampoco esperaba esta para nada, pero en un set de 200 minutos, hay que tocar muchas canciones). Turno ahora para el mayor pepino de la banda con el cantante más potente de la banda. El lucifer noruego, el tipo de los pantalones horribles, el puto amo en general, ay mi madre el bicho, mister Jorn Lande. Que voz tiene el hijo de puta. En la anterior gira “The scarecrow” no terminó de sonar como a mi me gustaría porque no estaba este fiera. Ahí me iba a resarcir yo, la puta como me resarcí. Menudo final de canción más apoteósico. La rehostia hecho canción y hecho cantante. Tras algunos intentos fallidos de malabares con las baquetas de Felix Bohnke (No era su día para los malabares porque se le cayeron un cojón de baquetas). En conclusión que sonaron Scarecrow y Lucifer con un Lande en estado de gracia. De los que había, al que más ganas tenía yo de ver era a este tipo. No estaba en la visita al Sonisphere de 2013 y viendo videos del flying opera y como fanboy de su época masterplan y trabajos en solitario, tenía muchas ganas de verlo con Avantasia.




Que se dedique a tocar la guitarra no quiere decir que Oliver Hartman sea peor cantante que Robe Iniesta. Este tipo anda sobrado de voz y nos lo demostró con un “The watchmaker’s dream”. Gran canción del disco anterior con un riff cojonudo que no esperaba oír, en resumen, entre Sammet y Hartman hicieron que entraramos en delirio.

¿Queda alguien que no haya salido? Sip, Eric Martin, el americano y sus pintas de dudoso género hicieron su entrada en “What’s left on me”. Gran vocalista este tipo, tiene un toque algo diferente al resto pero esa canción le viene como anillo al dedo. Grandes minutos los suyos.

Carajo, sí que están cayendo canciones de los dos últimos discos ¿no? Pues sep, de las 10 que llevamos, 9 son de esos dos, ¿cambiamos de tercio Tobi? Venga vale va, para que te calles me largo y dejo en el escenario a Hartman, Lande y Martin. Entre los tres se cascaron un “Wicked symphony” que nos dejaron pero wicked del todo. Llevamos 11 canciones y hay 2 tipos ahí al lado del escenario haciendo coros, que pasa ¿Qué son unos mataos? JA, mataos dice, Herbie Langhans y Amanda Sommerville son los encargados de hacer que todo suene bien. Acompañan todas las canciones y aunque generalmente estén más apartados, su presencia es imprescindible. En primer lugar saltó Langhans y con una voz camaleónica para cantar “Draconian love”. Canción con toques a lo HIM pero que el público disfrutó con locura con los “hey,hey,hey” Me quedé flipando con este tío. Es capaz de cantar en registros muy agudos y muy graves. Hasta Tobi se quedó flipando e intentó hacer un registro ultragrave para risa de toda la sala. No he comentado nada, pero no hace falta saber que Tobias Sammet es un cachondo de cuidado, se pasa todo el rato bromeando con el público y el resto del grupo. Insinuó que Kiske era un castrati por cantar de esa manera, bromeó con Hartman acerca de unos acordes de guitarra, nos “reñía” si no decíamos que el Ghostlights era el mejor disco de la historia… Es un cachondo que adora su trabajo, y eso se nota.




Una cosilla, ¿quién es esa mujer con su melena rubia? ¿Hay 12 nabos y la única mujer aún no ha tenido su momento? Venga hombre… Villarato, Benítez dimisión, Neville vete ya... Lo que quieras, pero que cante ya en solitario esta mujer. Con la precisión alemana que Tobi nos obligó a hacer para arrancar la canción, arrancó Farewell. Servidor llevaba una camiseta del Bayern para impresionar a Tobi y vaya si me vio, le cambió la puta cara y nunca olvidaré los gestos que me hizo (Super Bayern eh eh). Perdón que me vengo arriba y me lío, siguieron tres pepinos clásicos de la banda “Stargazers” (No la esperaba para nada), “Shelter from the rain” (Kiske eres el puto amo) y The Story ain’t over (Que bueno que estaba Catley porque no se le espera en todos los conciertos).

Tras volvernos a obligar a decir que “ghostlights” es el mejor disco de la historia, arrancó el temazo “let the storm descend upon you”. Que melodías, que estribillo y que puto amo es Lande. Como es tan puto amo, se quedó a la siguiente, el “promise land”. Con esta canción arrancó un trio de velocidad, y no me refiero a Vettel, Hamilton y Alonso no. “Promised land”, “Reach out for the light” y “Avantasia sonaron. Menudo trio, los del trio de Rockfm deben estar dándose golpes contra la pared, eso es un trio musical y no las canciones quemadas que ponéis. Tras recoger del suelo mis pelotas, arrancó “twisted mind” (Una gozada como siempre) y “Dying for an Angel” (Eric Martin se lució aquí).

La cosa llega al final. Llevamos 3 horas saltando y gritando, el segurata empieza a bostezar, me duelen los pies, estoy casi afónico, tengo una púa del bajista que me dio en la mano y llevar una camiseta del Bayern ha sido la mejor idea de mi vida. Pero, ¿esto se ha acabado? NI DE COÑA. Falta la “boring pussy ballad” de Lost in Space. La canción está bien y tal, pero no para el encore. Una vez terminada, la cosa empieza a despedirse. Tobi presenta a todos los miembros de la banda (Algo austeramente porque si se entretiene nos dan las uvas) y arranca la majestuosa “Sign of the cross”. Todos los cantantes a escena a disfrutar del momento, cada uno una estrofa y al final, todos a darle al medley de “seven angels”, y ahí, entre aplausos y gritos terminó la cosa. Sascha sonriente, Tobi pletórico, Felix agotado pero feliz y el resto del grupo todos saludando a uno de los mejores públicos que se puede tener.

Como conclusión y porque tengo que sacar alguna pega, me faltó “master of the pendulum” como queso a una hamburguesa y alguna del “metal opera II” entera ya que el cacho de “seven angels” está muy guay, pero no deja de ser como meterle solo la puntita a Scarlett Johanson. No me pareció caro para nada, menos de 40 euros para un pedazo de show con 8-9 cantantes, una escenografía muy bien conseguida y una calidad impresionante. Avantasia se ha comido a Edguy, lo mires por donde lo mires, el problema que al ser gente con otros compromisos y cosas, no pueden permitirse el lujo de sacar disco y gira cada año porque además, perdería la gracia. Prefiero que giren cada 3-4 años en shows de 3 horas y que cada año en shows de hora y media larga. Y bueno, para sorpresa un poco de todos, veremos a Tobi este verano en el secarral de Villena. Gran cartel del leyendas este año. Tobi, eres el puto amo, #MiaSanMia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada