domingo, 20 de marzo de 2016

Poesía y matemáticas - Las mejores poesías



He aquí una selección de seis poemas en los que las matemáticas y los números están presentes. No solo de amor vive el hombre, o, al menos, los sentimientos pueden mezclarse y hacerse compatibles con los números. Sí, amigos, hay mucha poesía detrás de tanta incógnita, tanto signo y tanta operación y tanta cifra. Los sentimientos (la nostalgia, la pena, el amor, la pasión o el odio) también, imaginamos, se pueden reducir a números (no me matéis), a ecuaciones en las que despejar ciento y una incógnitas, a una función o a una razón trigonométrica (a un seno o a un coseno), o a un vulgar triángulo equilátero. Los poemas son de diversos autores, algunos más conocidos y otros menos, pero las poesías son sumamente interesantes y amenas para leer frente a un alumnado atento a la melodía que imprima un buen rapsoda.



ME GUSTAN LAS MATEMÁTICAS

Como ninguna otra ciencia
Me gustan las matemáticas
Porque agotan mi paciencia
Con cuestiones enigmáticas

Confieso, sin estridencias,
Que me resultan simpáticas
Todas las circunferencias
Y demás curvas cuadráticas

Yo comprendo que la gente
Piense que soy diferente
Porque me gusta soñar

Con las series divergentes
Los números trascendentes
Y la función modular

José Antonio Hervás



NÚMEROS COMPARADOS

Cuéntame un cuento de números,
háblame del dos y el tres
-del ocho que es al revés
igual que yo del derecho-.

Cuéntame tú que te han hecho
el nueve, el cinco y el cuatro
para que los quieras tanto;
anda pronto, cuéntame.

Dime ese tres que parece
los senos de cualquier foca;
dime, ¿de quién se enamora
ese tonto que es el tres?

Ese pato que es el dos,
está navegando siempre;
pero a mí me gusta el siete,
porque es un roto en la vida,
y como estoy descosida,
le digo a lo triste: Vete.

Cuéntame el cuento y muy lenta,
que aunque aborrezco el guarismo,
espero gozar lo mismo
si eres tú quien me lo cuenta.


Gloria Fuertes




SUMAS

Caballo y caballero son ya dos animales

Uno más uno, decimos. Y pensamos:
una manzana más una manzana,
un vaso más un vaso,
siempre cosas iguales.

Qué cambio cuando
uno más uno sea un puritano
más un gamelán,
un jazmín más un árabe,
una monja y un acantilado,
un canto y una máscara,
otra vez una guarnición y una doncella,
la esperanza de alguien
más el sueño de otro.




MATEMÁTICAS Y POESÍA


Mirar soñando despierto
Al ver dos líneas trazadas
Te refleja como ciertos
Espacios que son del alma;
Mar de infinitos destellos
Acotados por las blancas
Trazas que dejan abiertos
Imposibles movimientos
Capaces de abrir las marcas
Alcanzadas por expertos
Sabios de todos los tiempos
Y soñando lograremos
P enetrar en las esencias
O cultas de los extremos
E squivos de las conciencias,
S abiendo que toda ciencia
I ncluye cuando queremos
A lgo de amor y cadencia


José Antonio Hervás

(Contiene versos acrósticos: las iniciales, leídas en vertical, forman una frase)




EL BURRO EN LA ESCUELA

Una y uno, dos
Dos y una, seis.
El pobre burrito
Contaba al revés.

¡No se lo sabe!
- Sí me lo sé.
- ¡Usted nunca estudia!
Dígame ¿por qué?

- Cuando voy a casa
no puedo estudiar;
mi amo es muy pobre,
hay que trabajar.

Trabajo en la noria
Todo el santo día.
¡No me llame burro,
profesora mía!


Gloria Fuertes



DECLARACIÓN MATEMÁTICA

Niña, me postro a tus pies
para pintar la pasión
que abrasa mi corazón
como dos y una son tres.
Escucha mi amor vehemente,
pues des que te he conocido
continuamente ha crecido
en progresión ascendente.
Que me quieras solicito
y ésta no mires esquiva:
si es mi beldad negativa
mi cariño es infinito.
Multiplicamini, etcétera,
dijo Dios al padre Adán,
y yo quiero ese refrán
seguir al pie de la letra.
Mas no fundo mi porfía
en una incógnita unión
que es regla de aligación
o de falsa compañía.
No a fe, y en buen testimonio
del fin que mi amor barrunta
quiero la regla conjunta
que se llama matrimonio.
Si no sumo grandes bienes
tengo un caudal de razones;
piensa que no hay proporciones
cual la que en tu mano tienes.
Y si bien no da la ciencia
para pavos ni perdices,
ni tengo bienes raíces
ni he de elevarme a potencia.
Sabré, aunque el mundo lo note
prestar a interés compuesto,
y solamente con esto
multiplicaré tu dote.
Espero respuesta el martes.
Madrid, tantos... sin errata.
Tuyo,
Pascasio.
Postdata:
Si me desprecias me partes.

Manuel Ossorio y Bernard

ÁCS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada