viernes, 4 de marzo de 2016

Deep Purple - Collection (años 80): Crítica Review


by King Piltrafilla (@KingPiltrafilla)


Recuerdo ahora cuando visité aquella feria del disco que tuvo lugar en el barrio barcelonés de Sants, una feria modesta en la que sin embargo se podía encontrar mucho material y bien de precio. Si bien había cubetas en las que todo cuanto me parecía interesante –ya sabéis, vinilos de metal 80’s- ya constaba en mi poder, también es cierto que hubo bastantes cosas que llamaron mi atención. En concreto –mi presupuesto no era muy holgado- tuve en mis manos el Keeper of the seven keys II, el Burning the witches y el True as steel, tres vinilos que por un total de 25 eur podían haber sido míos. Una ganga. Pero al final los devolví a la cubeta. 


En el fondo pensé que se trataba de un capricho, una muestra de ese afán por poseer cosas materiales, vinilo y cartón al fin y al cabo, y que podía perfectamente disfutar de aquellas canciones usando diversos medios a mi alcance –de hecho, al llegar a casa me tiré de cabeza a YouTube- sin gastar mi dinero en ello esa mañana. No os negaré que luego también pensé que era gilipollas y que 25 eur tampoco me iban a sacar de pobre, pero es que yo soy así de indeciso y conservador. Total, que toda esta introducción viene a cuento –o no- porque en una de las cubetas me encontré con un vinilo –en realidad tres- que adquirí hace mucho tiempo por un precio irrisorio y que allí se vendía por 40 eur. Estoy hablando del ultra raro Collection, álbum triple editado por Creative sounds Ltd. que recopila los tres primeros vinilos de Deep Purple, a saber, Shades of Deep Purple, The book of Taliesyn y Deep Purple. Al parecer se trata de un bootleg en toda regla copiado directamente de los vinilos del sello original Tetragrammaton.




Grabados en los londinenses Pye Studios –el primero- y DeLane Lea Studios –los dos restantes- y producidos los tres por Derek Lawrence, en estas tres primeras obras de la longeva banda británica nos encontramos al mismo line up, el Mark I de una formación que a lo largo de décadas ha cambiado de integrantes como de ropa interior. Por entonces estaban Rod Evans a la voz, Jon Lord a los teclados, Ritchie Blackmore a la guitarra, Ian Paice a la batería y Nick Simper al bajo. Hay que decir que el diseño de este recopilatorio es bastante pobre ya que pese a contener tres vinilos, la funda es de color negro y contiene un montaje muy básico en la portada con una joven en moto y los títulos de las canciones en la contraportada.


El song list no es otro que: 

Shades of Deep Purple 

A 
And the address 
Hush 
One more rainy day 
Prelude: Happiness 
I’m so glad 

B 
Mandrake root 
Help! 
Love help me 
Hey Joe 

The book of Taliesyn 

A 
Listen, learn, read on 
Hard road (título norteamericano de Wring thet neck
Kentucky woman 

B 
Shield 
Anthem 
River deep – Mountain high 

Deep Purple 

A 
Chasing shadows 
Blind 
Lalena 
Falt line 
The painter 

B 
Why did’nt Rosemary? 
Bird has flown 
April 


Así pues, para que veáis que no solo de hard’n heavy 80’s os habla el King Piltrafilla, aquí tenéis estas joyas –por lo antiguo- de los inicios de un grupo que casi nació conmigo y de un estilo que acabó por atrapar entre sus notas a muchos de nosotros. Aún me parecen geniales e interesantes temas como And the address, I’m so glad, The painter, Shield o Anthem y las versiones de Hush o River deep-Mountain high... pero si os soy sincero, algunos temas de estos tres vinilos se me hacen bastante indigeribles por culpa del clasicón de Lord. Por suerte, tras dejarle hacer realidad esa cosa –sí también me hice con ella en su día- llamada Concerto for Group and Orchestra en el 69, le cogieron por el pescuezo y le obligaron a estar un poco más comedido y pasarse al lado del hard rock. Claro que, viendo lo que Blackmore está haciendo estos años, comienzo a pensar que Lord no fue el único culpable de aquello. 


Os acompaño una pequeña selección de temas.













Feliz finde!
@KingPiltrafilla

1 comentario:

  1. Aquel sonido de Deep Purple, si bien no es mi favorito, es muy pero muy cautivante. Los aires sesentosos le quedaban muy bien a aquella formación.

    ResponderEliminar