jueves, 3 de marzo de 2016

Crítica de la película "Vivir rodando" (Tom DiCillo, 1995): film review


por Möbius el Crononauta




Pese a que no es la mejor traducción (mucho más clarificador es el original Living In Oblivion), el film Vivir Rodando es una interesante propuesta del director y guionista Tom DiCillo, que comenzó una prometedora carrera con este y otros títulos como Johnny Suede o Box of Moon Light.



Resulta curioso que cuando el mundo del cine centra una de sus películas en el rodaje de un film ficticio se suela recurrir a la comedia para retratar todas las alegrías y miserias que se escoden tras la magia de la pantalla. Aunque no resulta de extrañar, pues los anecdotarios están llenos de situaciones absurdas o momentos míticos sucedidos en los accidentados rodajes de muchas de nuestras películas favoritas.

Mezclando momentos reales y oníricos y con un peculiar uso del color y el blanco negro DiCillo nos acerca al problemático rodaje de una cinta de bajo presupuesto donde todo parece ir de mal en peor. El director, Nick Reve (Steve Buscemi) trata de llevar adelante una historia intimista mientras el tiempo se le viene encima y los contratiempos le provocan un estrés que se trasladará a sus sueños y al de otros miembros del equipo.




Los fascinantes tópicos que rodean a una producción cinematográfica se encuentran aquí: el director con ínfulas artísticas que quiere ligarse a la actriz principal; la protagonista emocionalmente inestable que se ve perdida y sola mientras actores egocéntricos y guaperas se aprovechan de ella; un director de fotografía aparentemente duro (juraría que el detalle del parche no es gratuito) pero que cuando su novia le deja llora como cualquier hijo de vecino; un encargado de sonido que ha escrito un guion y se lo quiere ofrecer a la gran estrella; una script con gafas y pinta de secretaria que se derrite ante el guaperas de turno...

Vivir rodando tal vez no pase a la historia del cine, pero es un film entretenido con algunos buenos momentos (¡especialmente la escena del enano!) que sobretodo gana muchos enteros gracias a la presencia de Steve Buscemi, que no nos tiene demasiado acostumbrados a ejercer de protagonista, lo cual es una lástima porque es un actor fantástico.




Hay un detalle en una escena, mientras todos sueñan con un probable futuro(ya sabéis, el director gana el premio a "la mejor película jamás rodada por un ser humano" y aprovecha para cagarse en ex-novias y profesores cabrones, la actriz teme acabar de camarera, etc.) donde el encargado del sonido piensa en ¡una jodida hamburguesa! Chapeau.


Möbius el Crononauta


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada