jueves, 17 de marzo de 2016

El hombre con rayos X en los ojos (Roger Corman, 1963): Crítica de la película


por Möbius el Crononauta


"(...) y si tu ojo te es ocasión de pecado, sácatelo y arrójalo de ti" (Mateo, 18, 9).

Se trata de un clásico absoluto de la ciencia ficción de Serie B, El hombre con rayos X en los ojos es una de las películas más recordadas del director y productor Roger Corman. El director tuvo la suerte de contar con un Ray Milland cuya carrera comenzaba a bajar por la cuesta hacia la televisión y las películas de bajo presupuesto. ¿Que hacía un flamante ganador de un Oscar participando en una película como The Thing With Two Heads? Supongo que tener un premio en casa no le da a uno de comer.




Con esta cinta me ha pasado como con El increíble hombre menguante, me impresionó verla de pequeño, y muchos años después la he podido visionar de nuevo y es grato comprobar que no ha perdido nada de su vigor. Las andanzas del doctor Xavier siguen siendo la mar de interesantes.

Esos extraños ojos de Ray Milland... es maravilloso contemplar con qué poco se puede impactar al público. Con un presupuesto ínfimo y mucha imaginación (el sello de Corman) los ojos cambiantes del doctor Xavier siguen en mi cabeza días después de haber visto la cinta.




La verdad es que también resulta fascinante como el tono inocente y casi humorístico de la primera parte del film se va volviendo cada vez más oscuro, mientras Milland huye de la policía, con esas extrañas imágenes de la ciudad y del cielo que se tornan de lo más inquietante.



Aunque seguramente muchos recordemos este film sólo por una cosa: su maravillosa escena final. Ese final tan abrupto y desgarrador seguramente haya traumatizado muchas infancias, y aún con unos cuantos años encima resulta de lo más demoledor. Se rumoreó que esa escena había sido cortada por los censores, de ahí el final tan repentino. En esa parte cortada, Milland gritaría la perturbadora frase "I can still see!". Corman ha desmentido el rumor, pero, ¡imaginad que frase tan grandiosa para ese momento! De todas formas, como ya he dicho, la última escena de El hombre con rayos X en los ojos sigue siendo demoledora.




No soy muy amigo de los remakes, y en los últimos años Hollywood nos ha dado gran cantidad de desastrosas revisiones, pero la verdad es que por una vez me gustaría contemplar una visión moderna del film, las nuevas tecnologías podrían dar nuevas posibilidades a la historia. Hasta el propio Roger Corman ha dicho que si tuviera que volver a hacer una de sus películas elegería El hombre con rayos X en los ojos. Bien, llegue ese remake o no, siempre está bien echarle un vistazo de vez en cuando a las andanzas del buen doctor Xavier. Como dicen los americanos, a must see!

Möbius el Crononauta

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada