miércoles, 9 de marzo de 2016

Jose Casas y La Pistola de Papá - Memorias de una Pistola Invisble (2016): Crítica Review



por Addison de Witt (@Addisondewitt70)




No resulta serio que me vea obligado a hacer las presentaciones, pero por si alguno de los presentes no lo conoce, les presento a Jose Casas, guitarrista, teclista, compositor y en la actualidad incluso cantante de la banda Jose Casas y La Pistola de Papá.

Digo que no resulta serio porque un tipo con la trayectoria del sevillano no debería resultar desconocido para ningún melómano, al menos de este santo país, sospecho, y créanme que me alegraría equivocarme que no es así, y el bueno de Jose (sin tilde), no es conocido como debiera, al menos fuera de su Sevilla.




Así que me permito la licencia de a quien no sepa del arte de este amante de los Kinks (no perderse su banda tributo a los de Ray The Village Green Experience), oficiar las presentaciones con el comentario de este "Memorias de una Pistola Invisible" recién publicado hace apenas unos días, y cuya escucha y posterior adquisición, si es que alguien se puede resistir a soltar la gallina tras degustar estos once temas, es posible en el bandcamp del grupo:

Haciendo esto que don Jose sabe hacer desde los ochenta con la mítica formación Helio, en 2003, una vez disuelta ésta, publica su primer disco en solitario, el estupendo: "Plasticland" que no es hasta tres años más tarde cuando es editado en condiciones, le acompaña en los conciertos de defensa del álbum una banda formada por Julio Zabala (guitarras, teclas), Álvaro Márquez (bajo) y Tony Gavilan (batería), estos forman La Pistola de Papá que desde entonces no solo acompaña a Jose sino que firma los discos junto a él.

Y la última firma precisamente la habían estampado en junio de 2013, en la portada del EP de versiones: "Canciones del Kilometro Cero".

Pero aunque sospecho que ha costado y no poco, por fin, dos años y medio después ya esta aquí el nuevo catálogo del grupo, este "Memorias de una Pistola Invisible" que no deja de sonar desde hace días allá donde un servidor se encuentre.

A la temática pop de esencia sixtie y powerpop encendido, se une algún teclado que da un toque lisérgico a algún tema, a lo Beach Boys si ustedes quieren, y unas ingeniosas, divertidas y en cierto modo un tanto desilusionadas letras.

Empezando por el final, con la envolvente y deliciosa "Vibraciones", puro brit pop con toques mod ye-ye, muy sesentera y magnética.




En ese camino lisérgico ya nos ha sorprendido el grupo con unas teclas de mermelada en la magnífica: "Las gafas del lobo" y en la original: "El pantano",de cierto morbo y rodeada de un teclado fascinante.

Hace meses que fue presentado un tema de adelanto, el powerpop de irresistible melodía y excelentes guitarras, ritmo que atrapa y curiosa letra: "Hijos de Boris Becker", con la salida del disco largo nos regalan otro single, un despiporre melódico y sonoro de esos que puedes escuchar un millón de veces y aún querer una más, para bailar, cantar y gozar, el pelotazo, con texto irónico: "Pura diversión", titulo que retrata muy bien lo que ofrece el corte.

El tema de título homónimo es otro ejemplo de producción ejemplar, sonido limpio y sugerente para una melodía simplemente perfecta, se atisban también aquí los ecos psicodélicos, igual comentario merece la no menos excelente "Daltónico".

Mas powerpop adictivo y energético en "Versus" (recuerdos a mis queridos Flechazos), oscura y más aguerrida "La cura", y "La Mala" nos muestra el aspecto más denso y progresivo, para terminar este recorrido con la nocturna y maravillosa: "Orquesta Harrison", con unas guitarras que excitan epidermis.

Si alguien desea completar la presentación de este grupo, solo tiene que darse unos pocos minutos de escucha del artefacto en su bandcamp, me atrevo a asegurar que en ese breve espacio de tiempo quedarán atrapados y entenderán porque digo aquello de que no es serio tener que presentar a estas alturas a artistas tan excelentes como Jose Casas y La Pistola de Papá.

Addison de Witt

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada