domingo, 1 de mayo de 2016

King's X - Gretchen Goes To Nebraska (1989): Crítica review reseña


por TheOutlaw76 (@TheOutlaw76)
del blog THE OUTLAW


No sé si los tenéis presentes. King's X es una de esas bandas musicalmente inclasificables. Alabados por un montón de músicos y adorados por sus fieles fans, pero relegados, inexplicablemente, a ser una de esas geniales bandas de culto. La amalgama de estilos que abrazan, donde mezclan acertadamente la calidad del progresivo, la fuerza del rock y la sensibilidad del gospel ha sido su mayor atractivo y, quizás también, su mayor lastre.


A finales de los noventa, cuando editaron este magnífico segundo disco, Gretchen Goes To Nebraska, la compañía de discos Megaforce no supo cómo venderlos, ya que no encontraron un público concreto. Otra de los estigmas que han arrastrado siempre es esa etiqueta de rock cristiano, que ellos siempre han negado. Lo cierto es que en temas como Over My Head o Pleiades hablan abiertamente de religión. Por el contrario en Mission, cuya intro parece invitarnos a una homilía, critican duramente a los telepredicadores.




Sea como fuere, este power trío tejano editó en 1989 este Gretchen Goes To Nebraska, uno de sus mejores discos.

El trío está formado por Doug Pinnick, bajista y cantante, con una voz emotiva y con mucha alma. Una de esas voces características, que reconocerías entre un millón. Ty Tabor, a las guitarras y con una voz mucho más delicada, que contrasta con la voz negra de Pinnick y Jerry Gaskill a la batería y también a las voces. Y es que sus melodías vocales son una de las bazas más potentes del grupo. Las tres voces encajan a la perfección y crean melodías dignas de unos Beatles o unos Alice In Chains: Don't Believe It (It's Easier Said Than Done) o The Burning Down son dos buenos ejemplos de ello, donde los juegos vocales son particularmente brillantes.




El disco se abre con el exótico sittar de Out Of The Silent Planet , que parece invitarnos a pasar por la brecha abierta de la portada, hacia el onírico mundo de Gretchen. Continúa con Over My Head, que fue el primer single del disco y es uno de los temas emblema del grupo. En este tema el groove y la voz soul de Pinnick contrastan maravillosamente con el riff netamente metálico de Ty Tabor.

Summerland es otra de las canciones inevitables en cualquier directo del grupo y una de mis preferidas, con la voz llena de feeling de Pinnick. Ambos temas llegaron a sonar bastante en las emisoras de radio americanas y pasaron sendos videoclips por la MTV.

Everybody Needs A Little Bit Of Something es un tema con unas voces muy negras y una estribillo muy a lo Prince, para dar paso luego a unos solos de guitarra realmente salvajes de Ty Tabor. Otro ejemplo más del crisol de estilos que abarcan, siempre de manera brillante.




En Pleiades es Ty Tybor quien lleva todo el peso del tema, ya que es la voz principal arropada por unos coros angelicales y unas geniales dobles voces. Todo ello sobre una base con unos riffs realmente potentes. También Tybor destaca en I'll Never Be The Same por su desarrollo de guitarras, tanto en los riffs como en el solo, realmente atípico. La voz, en este caso rota de Pinnick, es otro de los atractivos del tema...por no mencionar, de nuevo, esos juegos vocales.

King's X aún siguen en activo y han ido publicando discos ininterrumpidamente, algunos de ellos realmente buenos como XV (2008) o Dogman (1994) , que fue con el que los conocí, y otros menos acertados. Si nunca los has escuchado, este Gretchen Goes To Nebraska es una buena manera de empezar. Si, por el contrario ya los conoces, ya sabes de lo que te estoy hablando…


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada