jueves, 26 de mayo de 2016

Copying Beethoven (Agnieszka Holland, 2006): Crítica film review


por Möbius el Crononauta


No sé si la conocéis. Copying Beethoven relata la historia ficticia de Anna Holtz, una copista y aspirante a compositora que acompaña al genial compositor Ludwig Van Beethoven en su último año de vida, ayudándole a completar su "Novena Sinfonía". El difícil y temperamental carácter del maestro no le pondrá fácil las cosas, pero gracias al tesón de Holtz y a su franca sinceridad, Beethoven se encariñará en cierto modo con la joven, llegando a encontrarla insustituible.



Poco sabía de la directora Agnieszka Holland, y el único film suyo que había visto era Europa Europa, una buena adaptación de la novela homónima de Simon Perel. En Copying Beethoven la cineasta polaca nos ofrece una visión del Beethoven más pasado de vueltas, excéntrico, huraño, siempre impredecible, pero también intercala sesgos del hombre solitario y lleno de miedo, frustrado por su sordera, y que mantiene una difícil relación con un sobrino al que adora, pero que le roba y le teme. En resumen, y a pesar de las licencias artísticas, un retrato más realista que aquél imberbe Mozart de risa estrambótica de la afamada cinta Amadeus.




Hay que resaltar que en una película sobre un músico y compositor haya precisamente eso: música. Puede resultar extraño, pero en muchos biopics muchas veces la música por la que se han hecho famosos los retratados queda en un segundo plano. Holland, contando quizás con la ventaja de no tener que retratar toda una vida, se permite rodar escenas donde la música cobra protagonismo absoluto. Destaca sobre todo la presentación en sociedad de la "Novena Sinfonía", donde Holtz jugará un papel muy importante. Son varios minutos (¿diez? ¿quince?) de pura música, una suerte de resumen de la magna obra del alemán, con momentos realmente sublimes, llegando a un clímax en el que parece que maestro y aprendiz copulen a través de las notas y los instrumentos.




Y quizás el mayor galardón corresponda a un excepcional y sorprendente Ed Harris como el compositor alemán. Acostumbrado a verle en papeles tan calmados resulta chocante verle tan exaltado y fuera de sí. Entre la caracterización y esos arranques de furia por momentos dudaba de si era realmente él. Sin duda uno de sus mejores papeles en estos últimos años. Aunque la actriz Diane Kruger también realiza un buen trabajo, Harris, al igual que el compositor, sobresale por encima de todo y de todos.

En definitiva, un título que todo aquél que guste de buenos biopics (y estos cada vez abundan menos) no debería perderse.

Visita el blog La cinta de Moebius

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada