miércoles, 25 de mayo de 2016

"Una biografía Gainsbourg: Elefantes rosas", de Felipe Cabrerizo: reseña


por Sergio Vargas
(@zarrabeita)



Felipe Cabrerizo autor de esta primera biografía en español sobre el compositor, poeta maldito, novelista, seductor de bellísimas mujeres (Catherine Denueve, Jane Birkin, Brigitte Bardot… y así hasta el infinito) Serge Gainsbourg; es realizador de un programa de radio de culto llamado Psycho Beat! en el que puede escucharse beat y ye-ye sesentero quedando para el destierro cualquier tema anglosajón (él se lo pierde).


Elefantes Rosas (Editorial Expediciones Polares/Dock of the Bay) no es una biografía al uso, muy amena, de lectura veloz como las mil vidas que se fumaba su protagonista, te deja un sabor profundo como los muchos chupitos de licor que deslizó por las barras de los cabarets parisinos donde empezó a formarse como músico y compositor. Libro con voz propia en los que se acumulan fragmentos de sus canciones traducidas (conveniente leerlo teniendo a tu lado su discografía). Que aparece en un momento perfecto pues el 2 de marzo se cumplió el 25 aniversario de su muerte.




El autor diferencia de forma clara el perfil esquizofrénico de la estrella de la chanson francesa, es decir, separa la persona y el interprete con precisión de un bisturí, notándose que Cabrerizo se haya tirado seis años recabando documentación y quitándole a su obra cualquier aroma moralista made in Walt Disney o convertirla en una historia para la prensa del corazón donde se incluya su gloria, caída y resurrección.

Otra virtud de esta biografía es que por mucho que no seas seguidor del francés se lee de forma entusiasta y donde en cada pagina se va también descubriendo a la vez el negativo de la Francia vivida por Serge, la ocupación nazi de un niño judío como él, la mujer como icono, sus diferencias políticas y su esplendoroso cine.




Desmembrar a un ser tan complejo autor de la famosa "Je t'aime moi non plus" (sin censura en España) es una tarea ardua que supone muchos quebraderos de cabeza para el escritor con la consiguiente bifurcación hacia otros terrenos más disparatados, pero he aquí que el autor se mantiene fiel a su línea recta y no se pierde por atajos que no llevan a ninguna parte y a la misma vez mantiene la lectura placentera de la obra.

Les invito a que participen en esta montaña rusa de vivencias relatadas por un fan total del artista francés, explosiva en muchos de sus lances con decadencia incluida y que, desde punto de vista, marca un punto y aparte en cómo deben escribirse las biografías musicales, deberían ser como esta si no queremos dejarlas a medias como muchas de sus antecesoras.


1 comentario: