sábado, 2 de abril de 2016

Crónica de The Bellrays en Barcelona: Sala Bikini, 31 de marzo de 2016


por TheOutlaw76 (@TheOutlaw76)
del blog THE OUTLAW




Mucho tiempo ha pasado desde que The Bellrays editaran el explosivo Black Lightning. Esta vez venían presentando un EP, Covers, versionando a algunas de sus bandas preferidas (raro que no haya caído algo de Iggy Pop & The Stooges o MC5). La verdad es que esperaba un disco de temas propios ya que, a priori y tras más de cinco años de silencio discográfico, un EP de versiones me sabe más bien a poco. Pero son The Bellrays y no han grabado unas versiones al uso sino que las han pasado por su particular batidora sónica llevándolos completamente a su terreno.

Aclaro que siempre es tendencioso e injusto comparar grupos y mucho más ponerles etiquetas. Aunque a veces resulta inevitable. En el caso de The Bellrays hay una de sus frases que los define perfectamente, sin necesidad de recurrir a manidas etiquetas: “Blues is the teacher, punk is the preacher”. Y es que The Bellrays maman del blues, del rock, del funk y también del soul, claro, no podía ser menos con esa pedazo de voz que gasta Lisa Kekaula. The Bellrays predican sus creencias musicales a base de poderosos guitarrazos, dignos herederos de la furia y distorsión de los MC5, pero sin olvidar ese lado deliciosamente soul que imprime Lisa.




Así las cosas, el concierto se inició con una sala injustamente a medio llenar y con un público y una banda un tanto fríos. Black Lightning fue el primer tema en sonar y, la verdad, es que es toda una declaración de principios. No hay canción que defina mejor a Lisa…y es que ella es un verdadero relámpago. Sin apenas descanso y caldeando el ambiente continuaron con Mine All Mine y Manic Blues. Lisa tiene una de las voces más potentes del rock-soul que puedas escuchar a día de hoy y una actitud que es puro rock’n’roll. No paró de recordarnos que, a pesar de ser un jueves noche, aquello era un Rock Show, así que quería a todo el mundo animado. El otro 50% de The Bellrays, el enérgico Robert Vennum a la guitarra, saltando y haciendo el duckwalk a lo Chuck Berry, repartió furiosos riffs garajeros a diestro y siniestro. Sin duda la pareja Kekaula/Vennum es el matrimonio más enérgico de la escena musical actual. El resto del grupo cumplió como complemento perfecto para que la guitarra de Robert Vennum alimentase a la fiera que Lisa lleva dentro, desatándose en cuanto suenan los riffs de Detroit Breakdown o Everybody Get Up.




Lisa, aunque no parecía en plena forma, cantó con garra, se mostró tenaz y desafiante... pero también dulce y llena de feeling cuando los temas lo requieren. Es increíble como pasa de la energía explosiva, tan propia del punk, en temas directos como Pinball City o Power To Burn a convertirse en toda una diva del soul con la elegante Anymore. Definitivamente la fiereza de unos Stooges se puede dar la mano con la sensualidad de una Aretha Franklin…eso es lo que hace especiales a The Bellrays.

A lo largo de la noche presentaron un par de nuevos temas que sonaron de maravilla, con lo que parece que no tardarán mucho en publicar nuevo material. También hubo espacio para algunas de esas versiones que hacen totalmente suyas en el EP que venían presentando, como el Whole Lotta Love de Led Zeppelin, el Dream Police de Cheap Treack o el Never Say Die de Black Sabbath. Solo The Bellrays son capaces de hacerme disfrutar aún con el tan manido Highway To Hell de AC/DC, con el que finalizaron un concierto un tanto corto pero intenso.

Esta era mi primera experiencia Bellrays en directo y, aunque me dio la sensación que Lisa Kekaula no puso toda la carne en el asador, sin duda fue una descarga de puro rock & Soul de alto voltaje. Si una noche tranquila de Lisa es así no quiero ni imaginar cómo puede ser una actuación con ella al 100%. Espero tener más ocasiones para comprobarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada