sábado, 1 de octubre de 2016

Crítica de "El castañazo" (George Roy Hill, 1977): Film Review


por Möbius el Crononauta




Quizás no lo sepáis, pero existe la leyenda, no sé si cierta, que asegura que si nombras a Reggie Dunlop o a alguno otro de los personajes de Slap Shot en cualquier bar de Canadá, algún parroquiano te convidará a una cerveza. Sea real o ficción, lo cierto es que una película como esta merece no una, sino muchas cervezas.




El hermano de Nancy Dowd, Ned, jugaba, a finales de los 70, en los Jets de Johnstown. Cuando su equipo se puso en venta, Nancy se interesó por la situación y se le ocurrió hacer una película sobre el equipo de su hermano. En poco tiempo esa inspiración se había convertido en un guon, y todo un director de primera línea y de gran éxito en aquellos tiempos, George Roy Hill, se interesó por el proyecto y se puso tras las cámaras. Con gran acierto, gran parte del reparto se extrajo del propio equipo de los Jets, y George Roy Hill se encargó de elegir qué jugadores de hockey tendrían diálogo y cuáles no. Para el personaje principal, el del entrenador y veterano jugador Reggie Dunlop, se eligió a Paul Newman, quién dicen que aceptó por que se llevaba un buen sueldo, pero que luego se lo pasó en grande. Y no era para menos, El castañazo es, por méritos propios, una de las películas más irreverentes de la historia de Hollywood.




Una película de estas características tenía que tener un lenguaje real, lo que implicaba un registro soez lleno de insultos y palabrotas. Violencia, peleas, extrañas relaciones de pareja... la primera vez que la vi no podía creer que una película así hubiera sido rodada en unos grandes estudios, y que contara con toda una estrella como Paul Newman. ¿Podría una película así ser estrenada hoy? Probablemente, no.




Y si por algo es recordada El castañazo es por los hermanos Hanson. Tres tipos malcarados con mentalidad de niño, que parecen como si Ron Asheton se hubiera puesto a jugar al hockey. Los hermanos Hanson estaban inspirados en los hermanos Carlson, nacidos en Minnesota. Estaba previsto que los tres hermanos se interpretaran a sí mismos, pero uno de ellos fue llamado por un equipo y no pudo participar en el film, por lo que fue sustituido por el también jugador Dave Hanson. Otros personajes también estaban inspirados en personajes reales. El bruto de peinado afro, Ogie Ogilthorpe, estaba basado en el jugador Bill "Goldie" Goldthorpe. En el film fue interpretado por Ned Dowd, el hermano de la guionista.




En fin, la película está llena de momentos memorables. Las manipulaciones de Reggie, el salto a la pista de los hermanos Hanson, el comentarista exaltado, el periodista que se saca noticias de la manga, las peleas, insultos, el pobre jugador francófono, el jugador macarra acosador de mujeres, el jugador guaperas... ¡esa mítica frase que Paul Newman le dirige como despedida a la dueña del equipo! ¡Puro rock and roll!




El castañazo es considerada como una de las mejores películas sobre deportes que existe, y tiene una base de fans leales que matarían por los hermanos Hanson o por el bueno de Reggie. Además, es toda una rareza en las películas de los grandes estudios. Pocas películas cuentan con tal cúmulo de despropósitos con una gran estrella de cine al frente. Imprescindible.

Visita el blog La cinta de Moebius

1 comentario: