sábado, 15 de octubre de 2016

Testament - Brotherhood Of The Snake (2016): Crítica review

Erick Delgand




Testament son la palabra definitiva del thrash metal americano con honores.Son los únicos a los que aún se les respeta, nos ponemos de rodillas ante ellos y nos hacen recordar que son la mejor old thrash metal del mundo.

Son el thrash metal americano por excelencia. Usando el apelativo "clásico instantáneo" sabes que Testament no defraudan y que siempre lo hacen bien. Regresan con su duodécimo disco, Brotherhood Of The Snake {la hermandad de la serpiente}, y su salida oficial será el 28 de octubre.




La portada fue realizada por el artista Eliran Kantor, quien también trabajó para la banda en el anterior lanzamiento del conjunto, Dark Roots of Earth. Fue grabado bajo la producción de Juan Urteaga (EXODUS, HEATHEN, MACHINE HEAD), el guitarrista Eric Peterson y el cantante Chuck Billy, y fue mezclado y masterizado por el productor Andy Sneap.

Según Chuck Billy afirmó que Brotherhood Of The Snake se inspiró (según por las escrituras sumerias que datan de hace más de 6.000 años), por una sociedad secreta del mismo nombre fundada por un extranjero draconiano atribuido a Ea, a veces conocido como Enki. De acuerdo con dichos escritos, el hombre fue creado por Ea como una raza híbrida, que conocemos como homo sapiens, para servir como esclavos abriendo una mina de oro y minerales de la Tierra. La Hermandad de la Serpiente, o simplemente "La Hermandad", se formó para iluminar a la humanidad en secreto, para desacreditar la mayoría de las formas de la religión, y en los últimos 2.000 años, en particular el cristianismo. "La Hermandad" ha evolucionado a lo largo de los años para formar las órdenes tales como los masones, los rosacruces, los templarios y los caballeros de Malta.

La producción y la mezcla es fantástica. Juan Urteaga y Andy Sneap hacen un gran trabajo en la preservación del sonido Testament.




Brotherhood Of The Snake es la apertura el álbum, desatando un infierno con una entrada brutal en la batería por parte de Gene Hoglan y unas guitarras con un ritmo aplastacráneos, dando rienda suelta a todo lo que tienen Testament. Una entrega de montones de ríos de Thrash metal con un Chuck Billy con una voz salida de un volcán infernal. Ya con este tema que sirve de apertura, sabes que va a ser un disco increíble

Continúa la fiesta con The Pale King, que te hace ponerte de pie de la emoción que te produce que unos Testament a pesar de la cantidad de años en esto logren emocionar y ponerte la piel completamente de gallina. Hay que decir que el talentoso trío de Peterson, Skolnick y Hoglan alcanza su verdadero potencial en este álbum. Un tema a la vieja usanza de las épocas del The new order y un Chuck Billy en la voz totalmente alejado de voces guturales y mas metido en la primera época del oficio.

Stronghold es un gran ejemplo de la magia que sostienen como músicos en interpretación y compenetración mutua. Un tema muy pegadizo, con coros y dejadas muy Testament. Durante el solo, un poco después de la marca de 2 minutos, si todavía estás aún sentado y aun no te has levantado, es que realmente no amas el metal.




Seven Seals posee un riff melódico que da pase a otro más machacón y contundente que es la preferencia a lo largo del tema, pequeños solos en armonía con un estribillo pegadizo, un tema más calmado en fuerza, lleno de armonías en forma de solos.

Born In A Rut está marcado por golpes duros y pausados que nos preparan para una locura que estalla a esa época de Testament en los tiempos de LOW.

Centuries Of Suffering te hace viajar a los días de The Legacy con algunas de las mismas progresiones de acordes, riffs y la evolución de todo el tema, cargado totalmente de una energía brutal y unos solos de guitarra de lo mejorcito del álbum.




Neptune’s Spear tiene un riff rompedor, con un trabajo rítmico en los tambores que alucinas. La batería en este tema es rompedora, majestuosa, jugando en total armonía con los solos de guitarra. Es de mis favoritas del disco sin ninguna duda.

Black Jack tiene un pedazo de solo interminable, lleno de toda la belleza guitarrera que le pueda dar Skolnick.

Canna-Business: Con juego de guitarras a dos manos en el comienzo, nos destrozan con un ritmo brutal a doble bombo, que te genera toda la rabia y fuerza que puedas soltar, un temazo, un chuck que se sale con algo más de bestialidad que en las anteriores en la escucha del álbum. Como en todos los temas, unos solos rompedores y envidiables en destreza.

The Number Game conduce al viaje final y espectacular donde Alex Skolnick y Eric Peterson machacan con sus solos de guitarra junto a Gene Hoglan en una procesión de golpes que se convierte en gloria absoluta para los oídos.




Muchas bandas de la old school y bandas jóvenes deberían tomar como ejemplo la música y la filosofía de bandas como Testament, que desde la sombra y en el último asiento del salón de la fama siguen enseñando cómo se debe hacer metal con mayúsculas. Si bien los Big 4 nunca los incluyeron, he de decir que LOS SUPERAN en carrera y en calidad artística a todos esos GRANDES CUATRO: Megadeth, Anthrax, Slayer y Metallica, los cuales solo divagan y viven de sus viejas rentas, del éxito. Por supuesto a Testament solo les ha faltado para ser los mejores de todos un Rust in peace, un Master of Puppets, un Among the living o un Reign in Blood.

Son un ejemplo de romper la regla de lo que se hizo bueno antes. Ya esos tiempos no volverán... Pues bien, Testament rompen con todo lo que otros ya no consiguen. Son capaces de hacer obras maestras después de 30 años en el negocio, y lo han hecho una vez más con Brotherhood Of The Snake. Un disco que amarás y te darás cuenta de que son los únicos, en el old thrash, insuperables,con una carrera envidiable y con una vuelta a sus inicios hermosa.



1 comentario:

  1. Muy buena reseña. Seguro estoy que TESTAMENT dará un golpe de autoridad con su nuevo álbum.

    ResponderEliminar