lunes, 31 de octubre de 2016

Bon Jovi - This House Is Not For Sale (2016): Crítica del disco review


Erick Delgand




"Burning Bridges", de 2015, pasó por el panorama musical como una pequeña ráfaga de viento. No movió ni a seguidores ni a la crítica a decir al menos que estaba bien, sino todo lo contrario, esto es, que era un álbum malo. Ahora, Bon Jovi nos regala este nuevo disco "This House is not for Sale". Pues bien, si el anterior era malo, este aún es peor.


Jon Bon Jovi ha roto su contrato con Mercury por desavenencias musicales, pues nuestro amigo Bon Jovi quería seguir una línea muy diferente a la que le exigía la discográfica, y el tío ha cogido y los ha mandado a freír espárragos y se ha dicho para sí mismo: voy a hacer lo que me da la gana sin que nadie me diga qué tengo o qué no tengo que hacer...

Olé sus huevos, pero el producto que le ha salido es para santiguarse y rezar tres padres nuestros para que nadie más nos castigue con otro álbum tan malo como este.




Bon Jovi volvió a los estudios Power Station donde comenzó en su carrera y para muchos fue una pequeña pista de que volvería a un heavy de la primera época y una oportunidad para olvidar el mediocre Burning Bridges.

Y aunque la esperanza es lo último que se pierde, que se preparen los fanáticos de Bon Jovi porque este "This House is Not For Sale" no es ni suena a la primera época, ni se parece ni de refilón, ni el sonido es glam, ni hard, ni heavy... Lo que te vas a encontrar es pop, electrónica y una pizca de Hard Rock.




Ya no está Richie Sambora ni sus voces y coros que tanto aportaban al grupo (y muchas veces cantaba mejor que el propio Bon) y sus solos de guitarra tan personales que de vez en cuando te soltaba el figura. Pero Jon Bon Jovi ha dicho y redicho que jamás volverá ni en sueños a Bon Jovi. Es más, por lo visto quería bajarle el sueldo a Richie, que, parece ser, cobraba mensualmente 2 millones de dólares, y su reemplazo -dicen las malas lenguas- que solo cobra 10 mil dólares mensuales.

La producción del disco a cargo de John Shanks, en el que incluso ha participado en varias composiciones del álbum, va en un onda más electrónica y popera, que nos descoloca completamente según lo que realmente uno esperaba oír, es decir, unas  guitarras duras y hard rockeras en primer plano y no en segundo como sucede en todo el álbum.

La portada del álbum cuenta con una imagen en blanco y negro por el fotógrafo Jerry Uelsmann y representa una "una casa orgullosa, histórica, anclada por profundas raíces".




"This House Is Not For Sale" es la del despegue de salida y va del rollo desde el inicio a la de Have a Nice Day. No estña mal; es sello Bon Jovi de principio a final.

"Living with the Ghost" ya nos lleva a dejar las guitarras opacadas y darle un tema más pop rock empalagoso y totalmente falto de garra y fuerza.

"Knockout" otra en plan pop rock y se salva eso que se le da tan bien a Jon Bon, el fabricar estribillos. Y si a la anterior le sobraba aire pop, a esta le sobran toque tras toque de rasgos poperos y unas guitarras horribles, que ni al Sambora en lo peor de su carrera se le habría ocurrido.

"Labor of Love" es la primera balada, de esas que tanto le gusta hacer a Jon, de esas que se pone carameloso en los tonos de voz, más unas guitarras sosas, normalitas, y se echa de menos un pequeñito solo que suene de fondo.




"Born Again Tomorrow" abre como una canción hecha para un anuncio o comercial televisivo, puramente discotequera, las guitarras van en plan U2, sencillas, carentes de ningún sentimiento, hasta que le dejan al final hacer a Phil X un solo más bien malo, que es lo más heavy que ha estado de cerca en lo que lleva de escucha el oyente hasta este momento.

"Roller Coaster"es otro tema falto de guitarra, un estribillo pegadizo y lleno de piano y sintetizadores por todos lados.

"New Year´s Day" va del mismo palo que la canción Mercy de los MUSE.

"The Devil´s in the Temple": por fin el tema lo comienza una guitarra en plan Hard Rock, agradable, muy agradable comparado a sus antecesoras, y aunque sobran órganos y sintetizadores, al menos es soportable.

"Scars on this guitar", otra balada en onda country, sencilla y floja.

"God Bless This Mess" parece la continuación de "This House is Not For Sale".

"Reunion" se sirve de una guitarra sencilla, sencillita, a lo U2, una canción pop, con la misma estructura de estribillo de siempre y que aburre y que se sobre repite infinitamente.

"Come On Up to Our House" posee aires country, con unos toques celtas de vez en cuando que al menos suenan bien. El resto, mucho piano a golpe de acorde y Jon disfrutándola (se le nota), un solo que si suena a Bon Jovi, pero cortito, nada de sobrepasarse.

Hasta aquí el disco versión normal.




Yo dispongo de la versión japonesa deluxe en la que nos regalan 5 temas más.

"Real Love" sería la tercera balada con apertura de piano, un toque triste, sintetizadores para crear ambiente simplista.

"All Hail the King" es pop rock discotequera.

"We Don't Run" es comercial por todos lados, creada para que se la cante todo dios en un concierto.

"I Will Drive You Home" supone cuarta balada del disco, toques pop por todos lados. El estribillo final me descolocó por extraño. No pega nada.

"Goodnight New York", por último, tiene una guitarra a lo I still haven't found what I'm looking for de U2 con mucho piano, mucho estribillo y mucho de lo que han dado a lo largo del disco.




En fin, para mí uno de los mayores fracasos del año y de Bon Jovi, una pastelada de disco que se aleja pero muy lejos de la tierra del hard rock. Unas guitarras faltantes en todos los temas que es el sello casi propio de Bon Jovi. Un disco en el que el único que se lo ha pasado genial ha tenido que ser David Bryan, al que Jon le ha regalado un disco repleto de piano y sintetizador.

Un disco, en definitiva, con mucha balada, mucho tema comercialñon e incluso ni el propio Jon me ha parecido sobresaliente en ningún tema.




ZR

7 comentarios:

  1. Buf pensaba escucharlo sólo por curiosidad pero después de leer esta crónica me parece que me voy a poner el New Jersey o el Slippery. Eso de que Sambora ya no esté supongo que habrá afectado a los temas, algo similar a lo que ocurre con los dos últimos discos de los Red hot sin Frusciante. Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Antes de poner a parir un disco infórmate un poco de su historia y de cómo está hecho y el sentido de cada canción y no de cuatro cosas que leas por internet...que a ti no te gusten las canciones no quiere decir q sean malas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no entidendo ...que no me guste el disco no quiere decir que sea malo?entonces algo que no te gusta como lo llamas?cojonudo?awesome?increible?

      Eliminar
  3. el disco es horrible seamos realistas esta banda se acabo

    ResponderEliminar
  4. Cuando el "crítico" no sabe ni el nombre correcto del vocalista de la banda, o las razones verdaderas (dichas por ambos Jon y Richie) de su separación. No vale la pena leer su crítica. No van a hacer slippery when wet 2. Es una banda que ha sobrevivido 30 años haciendo las cosas a su manera. Lo menos que se puede hacer es escuchar el disco antes de leer una crítica tan sosa y sin una idea concreta de lo que la banda quiere decir con este disco.

    ResponderEliminar
  5. Sois muy cansinos. En cuanto escucháis un teclado por encima de la guitarra ya empezáis el runrun: "se ha vendido", "el peor disco", "están acabados". A mí me parece muy bueno, simplemente con otra producción. "Burning Bridges" tenía temazos. Pretendéis que todo siga como "New Jersey" y eso es imposible. De todas formas, en cuanto has dicho que Sambora canta mejor que Jon, casi he dejado de leer (otra cosa es que le imprima personalidad como cuando hace "I'll be there for you" en directo, pero de ahí a cantar mejor...), y ya la comparación con MUSE. Ejem. Ya vendrán discos más hard rock, sólo hay que esperar a que se den de hostias John Shanks y Jon Bon Jovi.

    ResponderEliminar