domingo, 2 de octubre de 2016

Crítica de Push (Paul McGuigan, 2009): review



by King Piltrafilla (@KingPiltrafilla)




Push es una película de acción que me gustó bastante y que nos muestra una visión muy poco poética del mundo de los superhéroes, cuando ser diferente es un lastre y no un privilegio. Push nos cuenta como durante la segunda Guerra Mundial los nazis experimentaron con personas con poderes psíquicos excepcionales para convertirlas en soldados. Tras la contienda –al igual que ocurrió con muchas otras investigaciones que científicos alemanes llevaban a cabo-, el proyecto pasó a manos norteamericanas y de otros países. Así se crearon agencias gubernamentales secretas llamadas La División que se dedicaron a buscar seres humanos con poderes paranormales para convertirlos en superagentes. Así, utilizando su nomenclatura, podemos encontrar a watchers –pueden ver el futuro-, movers –que utilizan la telequinesia- y pushers –capaces de controlar el pensamiento ajeno- entre otros individuos como olfateadores o sangradores. Todas esas categorías tienen algo en común y es que ninguno de esos agentes ha sobrevivido a las drogas con las que la División experimenta con la pretensión de potenciar los poderes de esas personas en su búsqueda del supersoldado. Pero un día ocurre, alguien logra sobrevivir... y escapar.









No otro sino ese es el punto de partida de Push, el que nos permitirá conocer a Nick –un mover- y a Cassie, una watcher adolescente que dibuja en su cuaderno las imágenes que puede ver del futuro y que pide ayuda a Nick para encontrar a Kira, la pusher desaparecida, la paciente 0 del programa secreto de la División. En su camino a través de los callejones de Hong Kong serán perseguidos por el gobierno, ambiciosos delincuentes con poderes y serán ayudados por diversos disidentes que viven como pueden gracias a sus habilidades a la vez que se ocultan de sus perseguidores. Os la recomiendo, piltrafillas. Push tiene ritmo, una fotografía excelente, el trabajo de la genial Dakota Fanning es convincente y lo mejor de toda la cinta, hay humor, hay acción... o sea, todo lo necesario para pasar un buen rato con o sin palomitas en esas tardes de domingo como hoy en las que la mejor de las opciones es tumbarse en el sofá a relajarse intentando no pensar en el lunes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada