domingo, 9 de octubre de 2016

Crítica de la película "Star Trek Más allá" (Justin Lin, 2016): film review



por MrSambo (@Mrsambo92)
del blog CINEMELODIC



Tercera entrega de este nuevo impulso a la saga Star Trek que comenzó en 2009 de la mano de J. J. Abrams con un excepcional éxito comercial y artístico.

Luego llegó “En la oscuridad”, en 2013, igualmente entretenida, pero menos original y de menor enjundia.

Ahora, con Justin Lin a los mandos, un habitual de la saga “Fast and Furious”, nos encontramos con esta “Más allá” que resulta un espectáculo tan entretenido como insulso, tan aparatoso como convencional.




Nada nuevo bajo el sol. Una misión de rescate a una nave varada en una nebulosa que termina en emboscada y con nuestros héroes a salvando la situación.

Se recupera esa reflexión sobre el tiempo, tan querida por Abrams y sus juegos temporales, en la figura del villano, un irreconocible Idris Elba.




Por lo demás, tenemos el habitual mundo trekkie con sus misiones diplomáticas y el impacto que tienen en nuestra conocida tripulación. Se nos descubre a un Kirk (Chris Pine) hastiado de su trabajo, que encuentra contraprestación en la aventura y su importancia vital salvando mundos al aburrido vagar por la galaxia sin mucho que hacer. También al Spok (Zachary Quinto) más emocional y romántico, dispuesto a abandonar la flota por el recuerdo del bueno de Leonard Nimoy, y menos discreto en su interés y atracción por su novia Uhura (Zoe Saldana).




Queda bien expuesto el aburrimiento rutinario de la vida en el espacio, el impacto en los protagonistas, especialmente Kirk, como he comentado, lo que ayuda a desarrollar ciertos aspectos del carácter de los personajes. Angustias vitales y cumpleaños, el temor a que pase la vida sin que nos enteremos. Un inicio tranquilo, de planos largos y elaborados, elegantes movimientos de cámara y aparente seguridad.




Justin Lin se deleita con los universos que nos muestra, con un magnífico uso del plano general, ya sea en las modernas instalaciones que visita la Flota Estelar como en el planeta en el que se desarrolla el grueso de la narración y al que nuestros amigos se han visto abocados a caer por culpa de una engañifa, comandado por el despiadado Krall (Idris Elba), que es una especie de vampiro galáctico. Un villano que tiene un ramalazo al “Duende Verde” de Spiderman en su look.




Hay un aspecto curioso en la dirección de Lin. Esas grúas en apariencia arbitrarias o equívocas, como distraídas, que muestran entornos y parecen desperezarse cuando sienten que alguien usurpa la paz de la escena y el escenario al inicio de algunas secuencias. Travellings oblicuos y circulares con panorámicas. También hay un aceptable uso de cebos.

Un mundo extraño, donde parece encajar mal la ultramodernidad y contundencia de ese ejército villano con el primitivismo estructural en el que viven allí.




Las escenas de acción cumplen sin alardes, destacando el brutal ataque que recibe el USS Enterprise, bien rodado y coherente con lo que se pretende. El plano desde el punto de vista de Kirk viendo caer su nave es notable.

No todas cumplen igual, las hay poco convincentes en sus resoluciones y modos de escape de los protagonistas. Situaciones tramposas o poco convincentes, con huidas y descubrimientos de cosas esenciales en lugares extrañamente poco vigilados sin que a estos villanos se les ocurra matar a nadie. Además no hay ninguna que destaque por su originalidad.




El clímax es simpático, jugando con las leyes de la gravedad.

En el planeta las historias se dividen cuando nuestros héroes se desperdigan, recurso de guión para reflexionar sobre lo ocurrido y darnos respuestas con cuenta gotas descubriendo alguna cosilla aquí y allá.

Deja alguna presunta sorpresa en el guión, pero son previsibles desde el primer momento, lo que tampoco beneficia al conjunto.




El guión está poco elaborado, apresurado en muchos momentos, resolviendo de forma escapista situaciones y planes. Lo del espionaje y pirateo galáctico y el tema de las naves enjambre, visto miles de veces sin exagerar, ya repatea bastante. No está muy bien escrito. Tenemos a Simon Pegg entre los guionistas… Lo más notable es esa silenciosa e íntima amistad entre Kirk y Spock en la resolución.

Entretiene, pasas el rato, más o menos, pero lejos de la primera, incluso de la segunda, y de ser una gran película.

Visita el blog CINEMELODIC

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada