jueves, 9 de junio de 2016

Crítica de la película Zodiac (David Fincher, 2007): film review



por Möbius el Crononauta


Si hacía ya mucho tiempo hablaba de una película sobre la caza de un psicópata y de Harry el Sucio supongo que estaba escrito en mi destino que poco después vería Zodiac (de una maldita vez). No había visto El club de la lucha ni Panic Room, pero desde luego lo que suponía esta nueva cinta semejaba mucho a Seven, desde luego muy superior a The Game. No puedo decir que no disfrutara con la película protagonizada por Michael Douglas, pero a los cinco minutos ya la había olvidado.



En aquella ocasión, sin embargo, David Fincher logró recuperar ese pulso que le lanzara a la fama, precisamente con una historia de asesinos y policías, solo que esta vez los hechos eran reales. Zodiac es la historia del asesino del Zodiaco, un psychokiller que aterrorizó a California allá por los años 70. De ahí que el homenaje que Fincher realiza al clásico de Don Siegel no sea gratuito, ya que la historia de Scorpio había sido inspirada por ese escurridizo asesino del Zodiaco.

Supongo que por la estética y por los periodistas por momentos la película me recordaba a Todos los hombres del presidente, con todas esas llamadas, confidentes, pruebas... otras similitudes me retrotraen a la cinta Ciudadano X, que también narraba hechos reales sobre un asesino imposible de atrapar y unos policías frustrados.




El llegar tan tarde a ver un estreno supuso el problema (o la ventaja, según se mire) de haber escuchado muchos comentarios sobre la película. A algunos les sobraba media hora, otros cargaban contra Robert Downey Jr., otros no ataban cabos con la historia... en mi opinión algo de verdad hay en esos comentarios, aunque quizás exageran.

La primera parte del film, la de la investigación policial, es realmente excitante, con todos esos saltos en el tiempo y el espacio tan bien llevados, atrapándole a uno cada vez más, y con ese primer asesinato al amparo de la noche rodado de una forma excelente. Pero llega un momento en que la investigación llega a su fin, y Fincher se centra en el personaje del escritor Robert Graysmith, con lo que la pauta se torna más lenta, y entramos más en la vida personal de ese dibujante y su obsesión con el asesino Zodiac. El director tenía delante de sí una gran e interesante historia que contar, y aunque se ponía haber eliminado metraje, ¿de dónde quitarlo? ¿de las escenas con sus hijos y su esposa? Creo que tanto para el director como para el espectador es importante saber que la obsesión de Graysmith le cuesta perder a su familia. Por supuesto, se podía haber hecho de muchas maneras, pero la manera de Fincher es realmente acertada, a pesar de los cabos sueltos. Personajes como el de Paul Avery, que prácticamente se disipan en la segunda parte del film, aunque si tal como da a entender también lo hicieron en la vida real, es una baja aceptable. Por cierto, no creo que Downey Jr. lo haga tan mal, aunque nunca ha sido santo de mi devoción. Pero comentarios de gente que le ha conocido y de actores a los que respeto mucho, diciendo de él que era un enorme talento que se ha echado a perder siempre me han intrigado. En Chaplin no vi ese talento por ningún lado, pero estoy divagando.

Creo que el mejor de todos los actores es Jack Gyllenhaal, que interpreta a Graysmith, durante gran parte del film realmente parece un pirado extraño lector de El guardián entre el centeno o algo así. Mark Ruffalo tampoco está mal, pero su personaje podía haber sido más interesante. Quizás al final de la película uno se quede con la sensación de que realmente no ha llegado a conocer a ninguno de los personajes, pero creo que la historia es lo bastante sólida como para que ese detalle no nos quite el sueño.

Brian Cox aparece brevemente como el abogado Belli, y curiosamente le tenemos de nuevo en una película con la misma canción de Donovan que aparecía en L.I.E., en la cual Cox también aparecía. Supongo que no sería la intención del hippioso Donovan, pero su tema "Hurdy Gurdy Man" suena realmente oscuro y tenebroso. La verdad es que la elección de Fincher difícilmente podría haber sido mejor. De hecho la banda sonora de Zodiac tiene muy buenos momentos: Sly & The Family Stone, el "Soul Sacrifice" de Santana...

Una buena obra siempre ha de tocarle a uno de alguna forma, de hacerle interesarse por algo, de reflexionar sobre alguna cuestión. O, cuanto menos, descubrirle algún personaje, una historia, lo que fuera. Para alguien como yo a quién la figura de Jack el Destripador siempre le ha seducido, saber de un moderno asesino que nunca fue cogido ha supuesto una pequeña sorpresa. Realmente me gustaría ahora tener el libro de Graysmith entre mis manos.

Zodiac es, pues, una buena película policíaca, con la firma inequívoca de Fincher, su oscuridad, su atmósfera opresiva por momentos, su cuidado de los detalles.... no creo que decepcione a nadie que disfrutara con Seven, aunque desde luego Zodiac no es tan brillante. Pero es un buen film que narra una historia muy interesante, creo que con eso no hará falta decir mucho más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada