martes, 21 de junio de 2016

Le Clotêt Avec Garcés y Pere Ginard: Entrevista a dos bandas



Le Clotêt Avec Garcés publicó este mismo mes el videoclip del tema "Dragones y mazmorras" (ver info y teaser), perteneciente al disco Pasen, acomódense y salgan por donde puedan (ver detalles), un disco singular en el que se dan cita en donosa promiscuidad la música amazigh del Riff argelino-marroquí y del Kabily con sonido y cadencias del grunge.

Dada la colaboración del autor del disco y el artista Pere Ginard en la elaboración del vídeo, los hemos sentado a ambos cara a cara para convertirlos en periodistas en un particular duelo en que las palabras han servido de armas para desbrozar esa cooperación. Un río de impresiones nos dejan en este singular combate dialéctico que nos va a ayudar a conocerlos mucho mejor y apreciar, así, su obra. Atentos a la pantalla, que empieza.


Ginard disparando a Garcés:


Pere Ginard: Siendo un músico árido, austero y desesperado me sorprende tu nombre artístico: Le Clôtet Avec Garcés. Un nombre que, personalmente, me remite a cierto pop francés endulcorado y facilón. ¿Cuál es la historia?

Le Clotêt: La historia y sus orígenes provienen de la abundancia de la burguesía catalana por parte de madre y de la miseria por parte de mi padre en Orán (Argelia), es un crucigrama emocional con ruinas y cenizas destruidas por la violencia doméstica sufrida en mi etapa de infantil, diferentes abusos han hecho que buscara mis raíces para no perder el norte, construir una nueva identidad dentro de la música y renacer del dolor mudo a la luz sin vértigos y conseguir hoy lo que es, una realidad sonora en los principales medios del país e internacionales sudando sangre.

Como dicho nombre indica en francés "EL AGUJERO DE GARCÉS" traducido en castellano, donde una alquimia potente ha hecho de mis miserias música para sanar a las personas salvándolas de varios suicidios con un pasado vivido suicidia. Con ello sentencio a la gente que se ha reído sin saber que he vivido con mi música y sobre todo porque hago esta música o proyecto sin preguntar antes por respeto, cosa que como mínimo un servidor sí hace. En mi ciudad natal me decían: "ERES TONTO, ESA MÚSICA NO VA NINGÚN SITIO". Años después de que SUB-POP RECORDS se interesara y después se enteraran, me dijeron: " ESTÁS LOCO, PERO CÓMO MOLA TU MÚSICA". Yo les respondí: "Sigo siendo el mismo tonto de siempre sabiendo antes que estaba loco y sabía que algún día se darían cuenta quién era el tonto y quién el loco en aquel momento.

Vic Chesnut me ayudó a entender que es mejor ser feo y astuto que guapo y sin contenido. Solo sé que mañana no puedo estar vivo. Por ello hoy es siempre el mejor día para desaparecer lentamente entre los mediocres necesitados de admiración continua, un servido solo trabaja música para llegar al corazón de las personas, reparar su alma y decir gracias, y lo hemos conseguido con este trabajo y clip.


P. G.: ¿Qué grupo querrías que te versionara? Tienes al menos dos opciones (no importa si ya están muertos, imagínate que resucitan).

L. C.: Cualquier persona que sea pura y quiera usar la música para ayudar no para ganar fama, pero con La Trinca me conformo.


P. G.: Tu barba es más larga que la mía y eso lo llevo fatal. Fue por eso que acepté el reto de realizar un videoclip de casi 9 min. para tu 3er single. Un reto personal (ya que mi barba es más corta, el vídeo al menos sería igual de largo que el tema). ¿Qué opinas de los hipsters? ¿Crees que podrían llegar a entender tus canciones? ¿O prefieres que se queden ahí donde están y con Radiohead?

L. C.: Los Hipsters son cucarachas con carencias cognitivas que se esconden detrás de una máscara intelectual. Yo llevo barba antes desde que se pusiera de moda, me miraban mal. Ahora todos van con barba como "subnormales reprimidos" cuando antes te llamaban guarro. Ahora ellos son los que se compran champú para la barba. Van de superiores, por lo tanto hay que pasar de ellos, pero suelen hacerse notar y debes escapar y huir lejos.

Es muy importante saber qué tipo de seguidores no quieres en tu música porque solo que tengas un grupo grupie mal te darán por el ojete mucho tiempo, pero tienen su lado bueno... te hacen la promo gratis, y como buen ajedrecista lo importante es ser fiel a tus convicciones y por el respeto del juego, o sea la música y las personas nobles.


P. G.: Siempre comentas que haces música para las personas, pero no creo yo que todo el mundo esté preparado para tu carga emocional. ¿Te preocupa convertirte en un músico de culto y de reducido público o aceptarías sonar en los 40 Principales a condición de llegar a cuanta más gente mejor?

L. C.: Me precuparía que mi música no emocionara y me dijeran ...."¡Tío, tu música es una mierda porque no me transmite nada de nada!" Y eso aún no ha pasado, ha sido todo el contrario. No me preocupa la fama, aunque en España me hayan parado varias veces por la calle o en Finlandia me hayan reconocido. Creo que si un músico quiere ser una banda de culto ya deja de serlo desde un principio, pierde toda la credibilidad posible como original, se convierte en lastre; un músico debe hacer música que emocione, ayude a personas y no hacer el payaso en los conciertos porque si no te respetas, ¿cómo te van a respetara ti?

En tiempos oscuros tuve que hacer el showman en los bolos porque la gente no se callaba nunca y es muy triste hacer el payaso cuando tú eres músico. La gente no tiene cultura como en otros países. Aquí en España solo se sabe comer, follar y emborracharse, la música siempre ha sido para los freaks hasta que aparecieron los putos hipsters en Gracia y lo magnificaron todo.

Referente a los 40 principales no es un sitio que me atraiga, pero me lo han propuesto y dije ahora no. Pero por otra parte, creo que en cuantos más medios se publique a más personas llegas. Cerrarse puertas no es inteligente, lo inteligente es nunca fallar a tus valores, convicciones personales y sobre todo a tu audiencia que te ha hecho lo que eres. Es mejor ser un buen medico de cabecera que un cirujano mediocre recordando que usar la palabra inteligente como tal es poco inteligente.


P. G.: Tu música me recuerda a Codeine, un grupo que escuché hasta la saciedad cuando era adolescente y que he redescubierto gracias a ti. ¿Cuáles son tus referencias musicales?

L. C.: Todo el movimiento del Slowcore, post rock, grunge, nu-metal, punk, música árabe, bereber, clásica, ópera, experimental, no me quedo en un sitio pero está claro que ahora estoy con mi FOLKGRUNGE!!! Música bereber con disonancias vocales mezcladas con slowcore y grunge.


Le Clotêt disparando a Ginard:


Le Clotêt: Señor Ginard, ¿por qué la manía de ensuciar tanto sus imágenes? ¿Es emocional su proceso creativo por experiencias del pasado?

Pere Ginard: Ensucio mis imágenes porque no me gusta la perfección. Prefiero lo quebradizo, lo frágil, lo que está al borde de la desaparición. En cierta manera siempre he despreciado la técnica, la uso porque no tengo más remedio, pero paso a través de ella con rapidez para llegar a lo que quiero expresar. Mi proceso es emocional 100%, pero no creo que sea fruto de experiencias pasadas; afortunadamente no he sufrido grandes traumas, pero uno es como es, y yo vivo amarrado a la melancolía, sin remedio.


L.C.: ¿Dónde empezó todo?¿ como le fue en México?

P. G.: Nunca empezó, siempre fue así, una especie de continuo en el espacio-tiempo. Simplemente he ido aprendiendo a gestionar mis ideas creativas para intentar vivir de ellas. México fue una gran experiencia: allá me topé con una realidad muy diferente a la nuestra, en la cual los creadores se movían como pez en el agua en la adversidad. Mucho potencial creativo y emprendedor a pesar de las dificultades, infinitamente superiores a las nuestras.


L. C.: ¿ Es cierto que se formó en gran parte en un estudio de cine en Barcelona? ¿Qué sucedió para que empezara su andanza en solitario?

P. G.: Sí, tras estudiar Bellas Artes mi pareja de entonces y yo formamos un colectivo casi sin saber lo que estábamos haciendo. Laboratorium, bajo ese nombre empezamos a crear nuestras piezas y a moverlas por festivales, hasta que poco a poco empezaron a encargarnos proyectos. Fue una época intensa en todos los sentidos. Pero todo se derrumbó con nuestro divorcio. En ese momento me encontré de nuevo en un punto cero, que aproveché para reinventarme y regresar a los orígenes, desaprendiendo todo lo posible para volver a realizar películas como si no supiera nada de técnica cinematográfica. Fue un reset en toda regla, tanto vital como profesional.


L. C.: Después de darle miles de vueltas a sus doctrinas de revelado oscuro, me recuerda bastante a Batman, por su fidelidad a sus convicciones artísticas, pero si le dieran a escoger un personaje para identificarse en cuanto a personalidad, valores y filosofía de vida, ¿Batman o el Capitán América?

P. G.: Batman sin duda, y el Capitán América sería mi eterno rival.


L.C.: ¿Cuándo escuchó por primera vez la marca Folkgrunge Le Clotêt Avec Garcés? ¿ Qué se le pasó en la cabeza antes y que después al escucharla?

P. G.: Fue un flechazo que me conectó con música que ya casi no escuchaba. De algún modo reviví experiencias de adolescente: de cuando el slow-core y el post-rock eran mi casi única fuente de inspiración. Pensé que quería formar parte de aquello como fuera. Lo percibí auténtico, puro, rabioso y lleno de alma.


L. C.: Como ilustrador y cineasta, ¿dónde se siente más cómodo: detrás de su barba o delante de ella en el momento de ejercitar su talento artístico? ¿Gillette o Wilkinson en caso de urgencia? ¿Los Ovnis toman Biodramina, señor Ginard? Sus ilustraciones me parecen muy elípticas, muy originales, muy de trazadas hacia lo inaudito pero con carisma, con mucha información que descubrir pero minimalista, lo mismo me pasa con sus trabajos como cineasta, tiene una habilidad en hacer de la imperfección digesta para personas pluoscuamperfectas, me gusta su trabajo inédito... ¿Tiene planes de hacer un día una película con actores imperfectamente perfectos?

P. G.: No me interesan los actores. Nada. Cuando filmo no sé nunca lo que voy a hacer. La intuición manda y creo que es un proceso que hace imposible trabajar con técnicos en general y actores en particular. Para mí hacer películas es algo muy personal, íntimo: yo y mi cámara super8. Nadie más puede entrar, a no ser que me paguen mucho por ello. Mi trabajo personal es casi secreto, críptico, me gusta jugar a dar poca información y mucha evocación. A partir de ahí cada cual saca sus conclusiones a partir de sus experiencias vividas. Yo disparo, y quien quiera sentirse herido que lo haga, pero nunca será culpa mía.

Ah!, y y la barba, mi barba: ni tocarla.





ZR

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada