miércoles, 29 de junio de 2016

The Fakeband: Shining on Everyone (2014): Crítica review



por Addison de Witt (@Addisondewitt70)




Último capítulo que entrego como previo a El Último Vals de Frías. Hemos intentado recopilar comentarios y críticas de los grupos que se van a concentrar en la ciudad burgalesa este fin de semana para conmemorar los 40 años de la celebración del mítico The Last Waltz, concierto despedida de una de las formaciones más grandiosas de la música americana, The Band.


Los getxotarras The Fakeband son expertos en el evento homenajeado, pues han llevado a los escenarios el vals en más de una ocasión con un éxito incuestionable, os lo digo yo que he sido testigo más de una vez.

Así que serán voz reconocida en el festival, aunque para hoy, traeremos su último disco de estudio, parido en 2014 y con participación ciudadana en su edición de vinilo, un servidor incluido. El disco se titula Shining on Everyone y os cuento un poco lo que oculta su bonita portada.






Nos encontramos ante un trabajo fino, elegante, de construcción geométrica en las formas, un pelín rígida en las construcciones melódicas pero repleta de matices e influjos en el apartado sónico.

Son varias y muy sutilmente aplicadas las influencias que arropan cada una de las piezas que forman este puzzle, desde los influjos sónicos a base de guitarras entrelazadas entre si que nos recuerdan a los más inspirados momentos de Wilco, pasando por sonoridades souleras en vientos de disposición clásica y actual, sin olvidar letanías del más íntimo y lírico Tom Petty.

Es digno de resaltar también los aportes personales de la banda, el tratamiento vocal es delicioso en todos los casos, las guitarras suenan gaseosas cuando así lo requiere el tema y arenosas cuando la fuerza épica del corte lo exige y los teclados acompañan siempre dando un toque invisible e imprescindible al tiempo, tal es la deliciosa discreción con que son utilizados en todo momento.

En cuanto al track-list, resulta un impoluto catálogo de canciones, catálogo en el que no se advierten fisuras ni puntos débiles y que forman un rico mosaico de diversidad dentro de una coherencia sónica que es de agradecer y de respetar en su justa y meritoria medida.

Empezando por la elegante y fluida melodía pop de "Top Of The World", tema con guitarras juguetonas y risueñas que caminan de la mano de una vocalidad relajada y bellamente modulada por el carnoso timbre de Txomin Guzmán, vocalista de excepción.

"Fool Me" resulta más ácida y directa, con estribillo mas afilado y guitarras más diáfanas, otro gran tema.

Mi querido colega y amigo Johnny nos indica en su Espacio WoodyJaggeriano que este tercer tema llamado, "Parking Lot" le evoca a Louris, y creo que acierta plenamente, y yo iría más allá y creo escuchar alguno de los maravillosos cortes de esa POM que es "Sound Of Lies" en la que falta el influjo country de Olson y nos queda la elegancia de lírico sentimiento de Lauris, creo que así es esta tremenda balada de señoriales guitarras.




Más mundanas suenan las guitarras adheridas a unos vientos souleros y una vocalidad mas oscura y arenosa en la fantástica y señorial "Healing Time", una de mis favoritas, para bailarla el viernes con alguna señorita que se quiera acercar a hacerme los honores.

Teclados y arpegio en la springsteeniana balada digna de un ochentero Boss, "Kate" suena cercana y bella, canción de evidente liturgia resucitada de las arquetas de la calle E.

Con "Get You Back" vuelve el soul elegante, blanco y con pajarita crooner, finura y estilo tras la barra de un bar con un San Francisco mojando los labios de la embelesada dama que escucha como en un ensueño las deliciosas líneas melódicas de este gran corte. "Someone" es el acercamiento al folk y al country dentro de los parámetros marcados por los getxorarras, felizmente cantada y con estribillo a lo Eagles, vaporoso y sugestivo solo de guitarra, otro exquisito tema.

Power-Pop menos amable y más decidido a plantar cara a la elegancia sutil y respetuosa hasta ahora expuesta, este tema "She Told Me" nos hace vibrar al ritmo de la distorsión controlada de un riff que se reitera sin cansar.

Melodía de construcción férrea en "Back on The Road" que busca la emoción, haciéndole el encargo al bonito color del instrumento de Guzmán apoyado por unos coros ante todo reales y humanos, apoyo testimonial en la instrumentación y a soñar con un breve capítulo a la armónica.

Guitarras sucias y entregadas en "Something About You", melodía a lo Quique Gonzalez pero con un veneno en las cuerdas que no practica el madrileño, rock combinado con letanías americanas en un tema que entiendo agradecería un poco mas de contaminación sónica.




Y punto final a este sensacional disco con la mas experimental "The Secret", nuevamente Wilco se cuela en una melodía que contiene inflexiones de tal intensidad emotiva que parece permanecer en una suerte de limbo sonoro, finiquito para un disco que sin duda quedara adherido al corazón de muchos por diversos motivos, por lo que de sentimental tiene para algunos el ser y estar de esta banda tras vivir experiencias como sus "The Last Waltz" o su inolvidable bolo de Frías en el que los que ya les conocíamos solo flipamos lo justo, pero el resto de hermanos que allí se congrego en aquel idílico fin de semana, fliparon como hacía tiempo no hacían, estoy deseando de que este viernes salten a la arena del Antzoki bilbaíno y nos muestren todo lo que en este álbum han grabado con esa virtud de artesanos que ya han demostrado poseer en directo, contaremos lo que ese día ocurra allí.


Visita Rock & More blog

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada