domingo, 29 de noviembre de 2015

Las mejores películas de Sergio Leone - Sus películas de la mejor a la peor


Sergio Leone no fue un prolífico director. Siete películas no es un número muy elevado. Pero entre su producción hay títulos enormes, otros pretenciosos pero algo chatos, otros, solo hechos para el entretenimiento, con personajes, situaciones y efectos algo hiperbólicos, también algo grotescos, con guiones impactantes (más aún cuando sus películas se estrenaron), más aún con su particular puesta en escena, sus encuadres y un buen puñado de detalles con energía, vistosos, singulares. 

Pero digamos algunas obviedades más. Por ejemplo, Hasta que llegó su hora me parece uno de esos títulos imprescindibles, dichosamente culminado, no solo por el guion, que me parece deslumbrante, sino por la manera de plantearlo con ese cruce de historias que sobrepasan la historia particular y terruñera, para trascender y hacerse eterna (lo será por mucho tiempo): los personajes son recipientes de las grandes pasiones, pero con una personalidad que los hace únicos; no son tipos, son personajes muy redondos, con carácter; también el amor (en todas sus variantes), el egoísmo humano, un superhéroe, un malvado, la injusticia vengada, un país creciendo como telón de fondo proyectando su sombra sobre unos personajes que viven como al margen de la Historia con mayúscula pero a la vez intentando robarle su dinero, esa colisión entre la vieja raza y una nueva manera de ver el mundo y, como toda gran obra, algo incógnito que nos mantiene atentos a lo que ocurrirá un segundo más tarde. Los actores hacen el resto, y es mucho (inmenso Fonda). Creo que podría estar horas hablando de sus bondades. Para mí, una de las tres mejores películas de la historia del cine, porque aúna todo lo que admiro en él.

Sin deseos de trascender, en cambio, porque, por otro lado, la historia general de América no se cruza en el camino de El bueno, el feo y el malo, me parece un placentero ejercicio de diversión audiovidual, de los mejores que ha dado el cine (predico). En cambio, Érase una vez en América, es uno de esos pretenciosos filmes de Leone que, pese a ser admirable, no resulta a mi entender una obra perfilada, culminada, rematada. Se alarga en exceso y no me entusiasma desde luego la banda sonora. Sin embargo, nadie duda (ni yo, que sé reconocer en ella, de todos modos, ciertos aspectos que a mí me enervan) de que se trata de una gran película; es el ritmo, no sé, la cadencia, lo que falla (no digo lo que la mata), quizá la falta de proporciones y ese pretencioso afán por trascender, por crear algo grandioso, que no supone sino un lastre si bien se juzga. Algo parecido, pero en peor, ocurre con Agáchate, maldito, que llega a aburrir de narices, por no decir otra cosa, y, sin embargo, uno no termina de verla como una peli del todo mediocre o fallida.

Las otras dos de la llamada trilogía del dólar, La muerte tenía un precio y Por un puñado de dólares, valen para entretener una buena tarde de domingo, con la calidad que le da la dirección, lo resultón del guion y de algunas escenas siempre al borde de la parodia: si en ocasiones nos recuerda al oeste "serio" y canónico de Ford, otras nos trae a la memoria a ese Trinidad posterior, que bebe directamente en el Leone más sarcástico e hiperbólico.

El coloso de Rodas, por último, se ha visto como un peplum que hace chirriar los goznes del establecido en Hollywood, de modo que el director pone su ojo clínico al servicio de su particular manera de entender el cine: toques de humor, entretenimiento y una más que notable peli dentro de su género que algunos han tildado de spagheti peplum.


Las películas de Leone de la mejor a la peor:

1. Hasta que llegó su hora

2. El bueno, el feo y el malo

3. Érase una vez en América

4. La muerte tenía un precio

5. Por un puñado de dólares

6. El coloso de Rodas

7. Agáchate, maldito

----------------------
Otras en las que intervino de "codirector" por haber suplantado al director de la película:

8. Sodoma y Gomorra
(sustituye a Robert Aldrich, pero en los créditos aparece como director de segunda unidad)

9. Los últimos días de Pompeya
(en esta sustituyó por enfermedad a Mario Bonnard, pero no firmó como director)


ZRS

No hay comentarios:

Publicar un comentario