domingo, 15 de noviembre de 2015

Crítica de "Ant-Man" (Peyton Reed, 2015): Review de "El hombre hormiga"


por MrSambo (@Mrsambo92)
del blog CINEMELODIC



Otra más de Marvel, que si no saca un título mensual revienta… Se van a quedar sin material nuevo que adaptar y nos inundarán a secuelas, reboot o fusiones ad eternum
Este peculiar héroe, el Hombre Hormiga, no confundir con la Hormiga Atómica que tantas buenas tardas me hizo pasar en mi infancia, resulta un producto curioso, pero no por la película en sí, sino por la propia idea del cómic, su concepción original, porque da un giro completo al concepto de superhéroe y sus aventuras desde lo puramente físico.



No ha sido mal recibida ni por el público ni por la crítica esta nueva película Marvel, pero lo cierto es que no es nada sublime ni relevante. Esto me defraudó un poco, ya que esperaba algo más ingenioso al menos, más ocurrente, pero en realidad se queda a medio camino en casi todo. Lo cierto es que a pesar de esta cierta decepción, Ant-Man es juguetona y habría que definirla como simpática.

Una película muy previsible en todo su desarrollo, sin ninguna sorpresa estructural ni giro de guion alguno en la trama que se llevarse a la boca salvo en la parte final, que tiene los mejores momentos. Un último tercio como clímax estirado que funciona eficazmente.




Lo bueno es que a pesar de ello encontramos unas cuantas cosas bastante apreciables, como la esmerada preocupación por la presentación y desarrollo de personajes, a los que la película dedica el grueso de su metraje, lo que puede provocar aburrimiento en algunos, pero que es un acierto tremendo y una decisión valiente. Siempre me han gustado los títulos que pierden el tiempo en presentar a los personajes, especialmente en estas cintas de superhéroes. Al ser inicio de franquicia además era algo obligado.

Es verdad que esos personajes y sus conflictos no presentan grandes novedades. Un héroe (Paul Rudd) desastrado y casi desahuciado que será captado para redimirse y demostrar su verdadera valía; un mentor que ve en ese héroe lo que nadie ve (Michael Douglas); y la chica (Evangeline Lilly), competente y heroica que también mostrará el camino.




Debo decir que me cansan los pucheritos sonrientes de Lilly, pero quizá solo sea porque le cogí manía en Lost por estar toda la serie sin decidirse entre dos tíos, y eso que era fácil…

Todo estará trufado de problemas familiares. Un protagonista que es un competente e idealista ladrón que fue encarcelado, un inmaduro irresponsable que debe demostrar que puede comportarse como un adulto para ver a su hija, y un mentor obseso de su trabajo que se despreocupa de la suya… Y claro, todos sabemos que en el cine mainstream no hay mejor forma de unir y reunir a la familia que una buena aventura, a ser posible con muchos efectos especiales.




También habrá un villano (Corey Stoll), que la verdad es que ni fu ni fa…

El gran problema de esa fase de exposición, que aunque con sus tópicos está muy bien elaborada y desarrollada, es que debería haberse lanzado mucho más decididamente por el humor para aligerarse y facturar algo verdaderamente freso y transgresor, pero como dije al inicio se queda a medio camino: Algún chiste simpático (esas menciones a otros superhéroes, a los Vengadores); algún personaje que no está mal, como el amigo graciosillo que interpreta Michael Peña y sus digresiones, que son un acierto; y alguna escena divertida como el duelo entre Ant-Man y Falcon, uno de los Vengadores, el íntimo del Capitán América, al que veremos en una escena extra post créditos.




El clímax final es excelente y algunas secuencias con efectos especiales también, sacando partido a ese universo miniaturizado que parece rendir homenaje en varias ocasiones a la magistral El increíble hombre menguante (Jack Arnold, 1957), para que comprobemos cómo han mejorado los efectos especiales.

Un clímax que me resulta tremendamente juguetón porque subvierte e invierte la concepción grandilocuente de los mainstream y el cine de superhéroes, donde las grandes destrucciones de ciudades quedan reducidas al cuarto de una niña, donde las maquetas son verdaderas, donde el espectáculo y la acción se encierran en frasco pequeño, como las buenas fragancias…




Un buen entretenimiento, eficaz, pero que se queda a medio camino, que podía haber dado más y del que esperaba más… A pesar de todo El Hombre Hormiga y sus ejército de hormiguitas aprueba con holgura y volverá a nuestras pantallas.

Jorge García

No hay comentarios:

Publicar un comentario