domingo, 8 de noviembre de 2015

Sam Cooke - Night Beat (1963): Crítica del disco Review


por Tony Soulman




Durante los años 50, Sam Cooke habìa definido un estilo propio como cantante, con una impronta completamente nueva. En 1963, ya consagrado y en pleno auge del soul, se rodea de músicos tremendos y graba uno de sus discos mas importantes y consistentes: Nigth Beat, con influencias y repertorio fundamentalmente blusero.

Sam Cooke había iniciado su carrera como voz principal de The Soul Stirrers, uno de los grupos vocales gospel más populares de los principios de los 50. En esos temas grabados con los Stirrers, anteriores al nacimiento del soul, ya se aprecia con mucha claridad un fraseo muy característico que se convertiría en su sello hasta su muerte en 1964. Rene Hall, guitarrista y arreglador de Sam Cooke en un breve y sencillo comentario explica o revela el secreto: "Sam tenía un oído muy extraño, diferente incluso de los cantantes de gospel. porque la mayoría de los cantantes de gospel caen en séptimas, como en el blues, pero Sam caía en sextas. Incluso cuando hacía un standard, lo encaraba con esta original versión de la melodía."




A mediados de los 50 Sam Cooke fue lanzado como solista obteniendo gran éxito con temas como You send me, Sentimental reasons, Wonderful word y Twisting the nigth away. Cooke fue tan importante para el desarrollo del soul como Ray Charles, James Brown u Otis Redidng. Aunque no es tan popular, Nigth Beat se convierte en una grabación esencial para la historia de la música negra. La lista esta integrada por temas en su mayoría, como dicen en USA, downbeat, es decir con un ritmo en tempos medios o lentos.

Escuchando “Lost & Lookin” se darán cuenta lo que quiero decir: voz, contrabajo, y un mínimo hi hat. Hay una adaptación muy original del standard gospel "Nobody Knows the Trouble I've Seen" despojada de cualquier arreglo, con toques mínimos de tambores y el piano entrando recién a la mitad de la canción... y Sam diciendo “Glory Haleluyah” ...Tre-men-do!


"Night Beat" fue grabado durante 3 noches en febrero de 1963, con un pequeño grupo de músicos, sin vientos ni cuerdas. Ellos son los guitarristas Rene Hall, Barney Kessell, y Clifton White, el legendario baterista de la costa oeste Hal Blaine y el pianista Ray Johnson. También particpa un adolescente de 16 años en órgano: Billy “toque con todos” Preston.




Justamente es Billy quien se destaca emulando los sonidos del gallo con su hammond en la versión del clásico del blues de Chicago, Little red rooster (Willie Dixon). Una verdadera rareza es la interpretación del tema popularizado por Bill Halley, "Shake Rattle & Roll". Mi track favorito es "Please don’t drive me away" (Charles Brown). Un rythm & blues de poco mas de 2 minutos que empieza por el estribillo. Tanto swing en un solo tema debería estar prohibido!

En que batea pondrìamos este disco? ... jazz? blues? soul? Por algo Robert Palmer consideró alguna vez a la música de Sam Cooke como un género en sí mismo.


Aquí pueden escuchar el album completo. Puedes acudir, no obstante, a Spotify, donde también lo tienes.


Nigth Beat (1963) Sam Cooke

Voz: Sam Cooke
Batería: Edward Hall, Hal Blaine
Guitarra: Rene Hall, Barney Kessel, Clifton White
Piano: Ray Johnson
Órgano: Billy Preston
Bajo: Cliff Hils


Lista de Temas:


1. Nobody Knows The Trouble I've Seen
2. Lost And Lookin'
3. Mean Old World
4. Please Don't Drive Me Away
5. I Lost Everything
6. Get Yourself Another Fool
7. Little Red Rooster
8. Laughin' And Clownin'
9. Trouble Blues
10. You Gotta Move
11. Fool's Paradise
12. Shake, Rattle And Roll

Tony Soulman


1 comentario:

  1. Obra maestra absoluta, disco mágico, irrepetible e insuperable. Lo llevo a donde quiera que voy. Saludos

    ResponderEliminar