lunes, 25 de julio de 2016

Leño - Vivo '83: Crítica del disco review


por Alberto Iniesta (@A_Maqueda_8)
del blog Discos




Este directo de los Leño salió a la venta hace diez años pese a que recoge el concierto que dieron en Barcelona allá por septiembre del 83, muy poco antes de separarse. Musicalmente no cabe duda de que es una joya absoluta por todo lo que significa. Debido a la escasa vida artística de Leño (apenas seis años) no les dio tiempo más que a sacar tres discos y un directo. Es por eso que lanzamientos como este siempre se agradecen, y más tratándose de un grupo capital en nuestro rock como es Leño. Porque si bien es cierto que otras formaciones como Asfalto, Cucharada, Mermelada o Burning surgieron a la par o antes que Leño, el sonido era diferente.




Rosendo y los suyos tocaban un rock más crudo, sucio y directo a los cojones. La aparición de Leño lo cambió todo, supuso una revolución dentro del panorama rockero estatal y sentó las bases de toda una cultura conocida como rock urbano. Y la prueba más evidente la encontramos en las continuas referencias al grupo por parte de muchos de nuestros músicos más representativos: Kutxi Romero, vocalista de Marea, siempre se ha referido a Rosendo como “el padre” añadiendo que “antes de Leño no había nada”. Robe Iniesta, guitarra y voz de Extremoduro, contó que “se me rayó el disco de tanto ponerlo”, en referencia al debut de Leño.

Y vamos ahora con la prueba de todo eso, lo que de verdad demuestra la importancia de Leño en nuestro rock, lo realmente esencial: las canciones.




Entre las cejas va como un guante para dar comienzo al concierto. Constituye un excelente puñetazo encima de la mesa para recordarnos que esto es un concierto de Leño. Sorprendente demuestra la engrasada máquina de crear riffs que es Rosendo, y confirma aquello de que no hacen falta mil acordes para obtener un buen tema. Así pasamos a la sorna de Sí señor, sí señor, para llegar a Mientras tanto, que como Rosendo se encarga de anunciar supone un relato de cómo era la vida de los grupos de rock and roll de entonces: “recorrí sin abandonar la carrera de la decepción; y mientras tanto, ya lo ves seguimos esperando. Y mientras tanto, ya lo ves, qué es lo que podemos hacer.” Y más de treinta años después, ¿realmente ha cambiado la situación?




Sin duda un punto álgido del concierto es la jam que se marcan los tres en el escenario, que refleja la complicidad existente a la hora de tocar y que de alguna manera supone un guiño a lo progresivo cuyo ejemplo más evidente en la carrera de Leño se encuentra en la canción Castigo, joya absoluta de más de diez minutos de duración incluida en su primer LP. Y tras esa jam tres temas capitales de los madrileños: El tren, canción compuesta junto a José Carlos Molina dedicada al LSD precede a Maneras de vivir, probablemente LA CANCIÓN con mayúsculas de nuestro rock. Maneras de vivir es nuestro Satisfaction, y aunque no aparece en ninguno de los tres discos de estudio de Leño en los dos directos sí está presente y a día de hoy sigue sonando en cada concierto del maestro Rosendo Mercado. Este Madrid es la que se encarga de cerrar el concierto dejando el listón por las nubes, demostrando que la desaparición de Leño tuvo lugar en su momento más álgido. Discos como este no hacen sino confirmarlo. Solo queda dar las gracias a Leño por existir, y disfrutar de uno de nuestros grupos más queridos. Eternos Leño.


Mientras tanto



Que tire la toalla



Maneras de vivir


Vista DISCOS blog

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada