domingo, 24 de julio de 2016

Crítica de Dos Buenos Tipos (Shane Black, 2016)


por MrSambo (@Mrsambo92)
del blog CINEMELODIC



Tras el tráiler de la película tuve interés en verla porque prometía algunas risas y buenos gags, y lo cierto es que sin ser gran cosa, los tiene.

Esta comedia de Shane Black (Kiss Kiss Bang Bang, Iron Man 3) cuenta con buena parte de las constantes del cine negro clásico. Voz over, detectives, un caso en apariencia sencillo que se va complicando y uniendo a otros, el sexo, una trama rocambolesca, mujeres fatales… que se desarrollan desde la típica buddy movie, las “pelis de colegas” con caracteres antagónicos.



Cierta polémica, que tiene más que ver con recurso comercial y promocional que con la realidad, acompañó al título. Una supuesta mala relación entre los dos protagonistas, Gosling y Crowe. El caso es que la pareja no funciona mal, aunque sus personajes resulten irregulares.

Esta Dos buenos tipos es la versión mainstream de la extraterrestre y lisérgica “Puro vicio” (2014), también reseñada en esta página, la adaptación de Paul Thomas Anderson de la novela de Thomas Pynchon, también con una trama detectivesca desarrollada en los 70.

El mundo del porno, el sexo, los matones, los detectives, las grandes corporaciones, los políticos corruptos, los hippies y los ecologistas aparecen en una aceptable y kitsch ambientación de la época.
El personaje mejor desarrollado es Holland March (Ryan Gosling), un detective desastroso y torpe, cobarde y a menudo incompetente que tiene la suerte de tener una madura niña por hija que le conduce por el buen camino. Él es el personaje que más evoluciona y tiene un arco mejor estructurado, a pesar de que Gosling está algo pasado e irregular en ocasiones.





Jackson Healy (Russell Crowe) es un matón que se encarga de todo tipo de cuestiones por un módico precio. Crowe está sobrado en su papel, si bien es cierto que su personaje, más allá de su presentación, tiene poca miga, desgraciadamente. El actor, que aparece bastante fornido (dejémoslo ahí), cuando se pone las gafas tiene un asombroso parecido con John Goodman en esta película…

Los dos son como espejos dentro de su compartida mezquindad, uno aprovechándose de ancianos y el otro de jovencitas, ganándose la vida como pueden. Uno es un profesional duro y competente, el otro una “nenaza” cobardona y torpe. Una paulatina aceptación mutua. Dos supervivientes natos. Dos perdedores.

El otro personaje importante, porque en realidad son tres detectives, es la hija de March, Holly (Angourie Rice), que es la pura sensatez y una más que decente investigadora. Su personaje tiene un aspecto alegórico. Es la contenedora de la moral y los valores, ella será la que redima y encauce a esos dos personajes mezquinos y aprovechados. Será la que toque las conciencias de esos pervertidos adultos.




El humor es el gran ingrediente de la película, y lo cierto es que en el gag visual tiene su gran triunfo, es donde tenemos los mejores momentos, con un estupendo juego con el absurdo y el 2º plano.

Los diálogos funcionan mucho peor, con aciertos ocasionales, pero a menudo menos inspirados de lo que pretenden. Esa continua huida del tópico, búsqueda evidente en la película, funciona ocasionalmente, los que es una propuesta loable.

Un humor que tiene mucho de los hermanos Coen en ciertos aspectos, los Coen más cómicos (Ladykillers, El gran Lebowski… incluso momentos de Fargo); mucho más que con “El Guateque” (Blake Edwards, 1968) o Peter Sellers, como han señalado en algunos sitios. De hecho, el género negro es también uno de los predilectos de los notables hermanos.




La frivolidad lo sobrevuela todo, en un acertado tono, que sólo se resiente como salimos de la pura comedia.

Kim Basinger es la gran decepción, un personaje echado a perder que no tiene la más mínima importancia ni trascendencia, que bien podrían haberse ahorrado sin que se hubiera notado. Dos fugaces apariciones sin pena ni gloria.

Sí es destacable, por el contrario, la extensa banda sonora setentera.

Irregular, pero divertida; menos gamberra e imprevisible de lo propuesto, pero entretenida y con momentos hilarantes. En definitiva, una buena opción para una tarde veraniega.

Visita CINEMELODIC blog

2 comentarios:

  1. A MI la película me gustó,la epoca ambientAda,la musica,el humor,los policias,....pero lo que en todo momento ,durante toda la película es que hubiera sido mucho mejor con otros dos actores ,no a Gosling y Crowe,no se cuales, ni porque me parecio que no eran los indicados,ni tampoco se a quien hubiera puesto,quizas a nicolas cage,que ya ha echo papeles parecidos,no se esa sensación de que no pegaban en la pelicula ninguno de los dos

    ResponderEliminar
  2. Sí Metaleros, lo cierto es que a mucha gente la pareja no ha terminado de convencerle, quizá por eso que comento, Gosling está algo pasado y Crowe no tiene qué llevarse a la boca. No sé si con otros la cosa hubiera sido mejor en ese sentido, pero cuando las escenas están bien planteadas la cosa funciona.

    ResponderEliminar