sábado, 9 de julio de 2016

Ilegales - Ilegales (1982): Crítica del disco review


Erick Delgand




Ilegales son palabras mayores en la historia de la música en España. Ilegales gozan del respeto total por parte del público y de la crítica. Sin ellos el pop punk de la época no hubiera sido lo mismo, siempre hubiera faltado ese hueco reservado para única y exclusivamente para alguien de su calibre y genialidad.


Ilegales, originarios de Covadonga (Asturias),  empezaron su carrera artística en Gijón. En 1977, Jorge Martínez, su hermano Juan Carlos y David Alonso forman el trío Madson, que dos años más tarde cambiaría su nombre a Los Metálicos. Juan Carlos Martínez abandona posteriormente la banda, siendo reemplazado por Íñigo Ayestarán en el bajo. En ese momento se rebautizan como "Ilegales". En 1981 ganan el concurso rock Villa de Oviedo, lo cual les da derecho a participar en la grabación de un disco colectivo, en este caso con los temas "Europa ha muerto", "La fiesta" y "Princesa equivocada". Pocos meses más tarde publican un single con "La pasta en la mano" y "Revuelta juvenil en Mongolia". En 1982 el productor Paco Martín consigue que graben su primer trabajo. En este disco, titulado Ilegales, con ese Jorge Martínez o Jorge ilegal característico por su forma peculiar de componer las letras, reflejando una mirada dura del mundo, urbano, callejero y muy de la época en la que se estaba viviendo una gran revolución musical en el mundo entero.





El álbum se abre con el tema que se convertiría en himno de Ilegales, "Tiempos Nuevos, Tiempos Salvajes", una canción que reflejaba una situación que se vivía en el país, llena de paro, crisis y una salida hacia delante después de una dictadura: "Levántate y lucha, esta es tu pelea, levántate y lucha, no voy a luchar por ti". Todo un himno juvenil con el que se identificaba todo hijo de vecino.

"Delincuente Habitual" es otra cancion con tono ska rock, reclamando en la letra el delincuente habitual , delincuente que abundaba, un reflejo otra vez de la vida en el barrio.

"Yo soy quien espía los juegos de los niños" es una canción con una letra que tira diferentes cuchilladas al sistema "Nuevas parejas se estrenan esta noche, entre las sábanas de pensiones baratas"; "nuevos cantantes hacen el ridículo en viejos festivales como Eurovisión"; "los estudiantes se suicidan disparando contra la policía", "diez mil obreros en paro esperan en la plataforma del suicidio colectivo"), una música con un tono triste y melancólico, con una calidad musical sobresaliente, un riff ska parado, que le da todo el balance para que Jorge se destaque a lo largo de todo el tema, un temazo gris y brillante.




"Hombre Solitario", una critica al policía que defiende el orden y la ley, que primero dispara y después pregunta, a un ritmo frenético empieza el tema, cambiando a ye-ye en el estribillo, un temazo que hacía saltar al público en directo.

"Problema sexual", una divertida y pegadiza canción en tono de broma con una letra absurda y sin sentido en donde el estribillo era un simple "Ah-uh-ah" y del que disfrutabas como un enano al cantarla.

"Me sueltan mañana", un expresidiario que busca al chivato que lo metió en prisión para vengarse dándole un disparo, otro tema con toque ska blues, muy simpático.

"Heil Hitler" aunque Jorge ilegal siempre dijo que era pura provocación punk hacia hipócritas bienpensantes, yo siempre he creído y creo que el realmente tenia el colegeo de amigos nazis de la época,y digo época,porque abundaban em todas las ciudades un pequeño colectivo nazi y amantes del ska, e incluso abundaba verlos en sus conciertos y era todo un flipe y flipao en el que te quedabas cuando veías cantarla a dichos elementos con su cabeza rapada y su uniforme de ´¿a ver quién damos de hostias hoy?'. De todas formas, Ilegales, si fue en tono broma,creo que hasta hoy en día confunden a todo hijo de su madre, en que lado del mapa están, si realmente compartían el rollo cabeza rapada o no.




"Hola Mamoncete", todo un reflejo del camello de barrio de aquellos días, letra simple y directa de lo que uno veía en todos los barrios de clase trabajadora de los 80, un ritmo a tono de ska.

"No me acaricies el pelo", una melodía que te suena a The Police en todo el tema, una letra profunda con un estribillo que dice mucho en tan poco.

"La casa del misterio" es una de las baladas más conocidas del grupo una de las mejores de Ilegales, te llega enseguida al corazón y no la olvidas; un pedazo de letra muy profunda del gran Jorge.

"Caramelos Prohibidos", la última de esta obra maestra, un himno para salir los sábados en la noche y cantarlo por todo lo alto, una declaración de vamos a pasarla bien y gritar bien alto-SOY UN BORRACHO,

Un disco que supuso todo un fenómeno entre la gente joven, que sonaba y le cantaban. Un disco fresco, con una energía y fuerza al más puro rock-punk-ska-pop de la época. Letras con mensajes muy claros de lo cotidiano de lo que se vivía día a día, de lo oscuro de la delincuencia, las drogas y el camellazo del barrio .Un discazo de protesta a la sociedad de unos gobernantes que no gustaban y de una situación desesperante de aquellos tiempos. Todo un discazo a manos de Jorge Martínez-ilegal-que es un fenómeno, mostruo y artista de lo más grande que parió España.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada