domingo, 24 de julio de 2016

Crítica de Eden Log (Franck Vestiel, 2007): review


by King Piltrafilla (@KingPiltrafilla)


Eden Log es una película extraña, enrevesada y oscura que se inicia con un hombre cubierto de barro recuperando la consciencia en el fondo de una cueva sin tener la más mínima idea de cómo y por qué ha llegado hasta ahí. Al poco descubre un cadáver y coge una linterna que el cuerpo tiene en el pecho, lo que le da la oportunidad de hacerse una idea del espacio en el que se encuentra y comenzar a andar buscando la salida. Entonces unos hologramas se le aparecen y le dan la bienvenida a Eden Log. Como en un juego de ordenador en el que hay que ir avanzando por niveles, Tolbiac –más tarde nos enteraremos de que se llama así– atraviesa una puerta y ante él aparecen unos extraños dibujos, como el esquema de un laberinto. 




Los hologramas vuelven a aparecer y le comunican que debe cuidar a la planta para que ella le proteja a él, algo así como la misión del juego, la única manera para salir libre a la superficie y recibir su premio. Poco a poco Tolbiac descubrirá que unas extrañas raíces pueblan el lugar y se encontrará con un hombre atrapado que le grita que huya y le dice que en la superficie no hay nada. Completamente desorientado –aunque se encontrará con más seres, humanos y no humanos–, amnésico e ignorante, Tolbiac seguirá avanzando por claustrofóbicos túneles y pasadizos sin enterarse de nada. En realidad yo tampoco me estoy enterando de nada a estas alturas.






La película es oscura a más no poder y tras veinte minutos de metraje tiene una impresionante apariencia de ladrillo infumable. Entonces, piltrafillas, ¿qué evita que le de al stop y escoja otra cinta par ver? La curiosidad, amiguitos, eso que –aunque mató al gato- me hace pensar que quizás, conforme avance el argumento, este me irá dando información sobre las claves de lo que significa y oculta Eden Log. Así, poco a poco nos enteraremos de que una rebelión estalló en los sótanos de esa especie de complejo biológico llamado REZO, algo así como una plantación experimental con laboratorios subterráneos en la que se cultiva algo que forma parte de un proyecto secreto. Al parecer uno de los técnicos del complejo se rebeló contra los directivos de la empresa y sus guardianes de seguridad al descubrir lo que estaba ocurriendo en realidad. En fin, amiguitos, agobiante y con un desenlace que creo que agradará a aquellos que gustan de los mensajes crípticos sujetos a interpretaciones diversas.

Visita el blog de King Piltrafilla

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada