domingo, 31 de julio de 2016

Crítica de "Dioses de Egipto" (Alex Proyas, 2016): film review


por MrSambo (@Mrsambo92)
del blog CINEMELODIC



Antes, Alex Proyas molaba…

Tras “El cuervo” (1994) -una interesante y exitosa, aunque sobrevalorada, película, que vive marcada por la leyenda y tragedia de Brandon Lee, que cuenta una historia de venganza de tintes fantásticos de sensacional estética e imaginería visual, muy influyente-, y su siguiente obra, la espléndida “Dark City” (1998) -que indaga en esa fascinante estética con una historia que mezcla ciencia ficción y cine negro, marcando el cenit de su filmografía-, el director australiano nacido en Egipto ha aparecido con cuenta gotas y sin mucha lucidez por las pantallas de nuestros cines.


“Días de garaje” (2002), “Yo, robot” (2004), “Señales del futuro” (2009) y esta que nos ocupa son todo lo que hizo desde aquel 1998.

Aquí tenemos una presentación superficial de la mitología de la película, un humano ladronzuelo y enamorado, una coronación fallida, un Horus follador, un Osiris generoso, ponderado y juicioso, y un Seth, interpretado por Gerarld Butler, con ganas de guerra…




Gerarld Butler se lo pasa bien, porque Gerarld Butler se lo pasa siempre bien si puede arrear unas cuantas tortas desde derecha e izquierda. Aquí encima tiene poderes y hace de malo, con lo que imaginaos…

Los dioses de la antigüedad, como es sabido, eran un “pocobastante” golfos, algo que queda retratado timoratamente con Hathor (Elodie Yung), la diosa del amor, y el propio Horus (Nikolaj Coster-Waldau). Eso y su imprescindible prepotencia, serán los rasgos más reseñables de todos ellos. Eso sí, gracias a un hombre -que lo cierto es que parece tan prepotente y orgulloso como cualquiera de los dioses que vemos, pero que lucha por amor-, algunas de las deidades, las mejores, alcanzarán su madurez y un camino de redención. ¡Es muy bonito!




La escena de la coronación tornada en golpe de estado es muy divertida y nos muestra el modus operandi habitual en muchas de las escenas por parte de los personajes. Mientras dos pelean o se encuentran en crucial situación, el resto se pone a comer palomitas y a mirar el espectáculo con sumo interés. Así, mientras Seth es pone a sacar con maña los ojos a su hermano Horus tras haber matado a Osiris, sutil que es el muchacho, el resto de dioses no moverá un dedo, pondrán caras de susto y un poco de asco, y le darán a las palomitas…

También nos dicen que los dioses son mucho más altos que los humanos, pero visto lo visto o Pau Gasol es un dios o tampoco son para tanto…




También sale Rufus Sewell, que parece abonado a las historias de mitología últimamente (Hércules en 2014), y un viejo conocido de Proyas, ya que protagonizó “Dark City” en 1998. Aquí interpreta a Urshu, un interesado y ambicioso arquitecto aliado de Seth.

El humano ladronzuelo se llama Bek y está interpretado por Brenton Thwaites. Es una especie de mezcla entre Robin Hood y el “Príncipe de Persia”, ese de los videojuegos que salta por los tejados… Un chico que tiene devoción por su voluptuosa novia, la cual parece pasar un poco de él, aunque no se da por enterado.

Con él tenemos una escena al estilo del clímax de “Indiana Jones y la última cruzada” (Steven Spielberg, 1989), pero en versión “hago el ridículo”. Y con más efectos digitales que “La momia” (Stephen Sommers, 1999-2001). ¡Que no falten!




Proyas se esmera en solucionar las escenas de las formas más chapuceras, supongo que con la intención de resultar más o menos imprevisible, pero logrando sólo el absurdo y la incoherencia.

Hay flipadas para aburrir, comportamientos gratuitos y absurdos, y también alguna escena voladora brillante desde lo visual. Discreta imaginación en las escenas de acción.

Ra también se suma a la función. El súperdios egipcio está allí en los cielos disfrutando de su soledad luchado con Apofis, cuando Horus sube a importunarle. Creí que iba a aparecer Anthony Hopkins, pero resulta que es Geoffrey Rush

Como no todo va a ser guerrear, tendremos muchos y variados sacrificios de amor abruptos y repentinos, para los espectadores más románticos…

Si lo que buscas es una película sobre la mitología y los dioses egipcios, “Dioses de Egipto” no es tu película, pero si lo que buscas es un espectáculo entretenido y grandilocuente, una cinta de acción y saludable inteligencia, entonces… tampoco.

Vista CINEMELODIC blog

4 comentarios:

  1. Si lo que buscas es una película sobre la mitología y los dioses egipcios, “Dioses de Egipto” no es tu película, pero si lo que buscas es un espectáculo entretenido y grandilocuente, una cinta de acción y saludable inteligencia, entonces… tampoco..........
    jajajajajajjajajaja....MUY BUENO

    ResponderEliminar
  2. Yo también me he reído un rato con el chistecito.

    ResponderEliminar
  3. Yo también me he reído un rato con el chistecito.

    ResponderEliminar
  4. Jajajajaja me alegra que os haya gustado! Un saludo!

    ResponderEliminar