domingo, 4 de diciembre de 2016

Crítica de la película Tokyo! (Leos Carax, Michel Gondry y Bong Joon-ho, 2008)



by King Piltrafilla (@KingPiltrafilla)





Tokyo! es una película realizada a tres manos –en realidad son tres episodios separados- por Leos Carax, Michel Gondry y Bong Joon-ho





Diseño interior es la primera de las historias. Dirigido por Gondry, este episodio nos cuenta la llegada a Tokyo de una pareja que mientras busca trabajo y un lugar en el que vivir se aloja en casa de una amiga de Hiroko, la protagonista, una mujer que se siente desorientada y fuera de sitio en esa inmensa, deshumanizada y sobredimensionada ciudad hasta que en su cuerpo comienza a darse una extraña metamorfosis. No os la desvelaré, pero parece que al final la chica es feliz y encuentra su sitio. La historia es muy imaginativa y transmite muy bien lo difícil que es comprender Tokyo a escala humana, esa sensación de no ser más que una pequeña hormiga que asalta a todos los que alguna vez –os lo digo por experiencia- hemos caído por allí. Yo tuve suerte y me alojé en un hotel, pero vivir en apartamentos cuchitril como el que se nos muestra y hablar de claustrofobia es quedarse cortos. Por otro lado tenemos algo de efectos especiales en las imágenes de la transformación de Hiroko.

La segunda historia es Merde y la firma Carax. En ella vemos como un tipo que vive en las alcantarillas de Tokyo aparece de vez en cuando asustando e importunando al personal. El hombre podría parecer incluso simpático de no ser porque en los subterráneos se encuentra con una caja con bombas de mano y en una de sus incursiones al exterior le da por utilizarlas sembrando de cadáveres su paso. Cuando es detenido, las autoridades advierten que ese extraño individuo habla un idioma extraño y desconocido y hacen venir de París a otro hombre –un abogado de fisonomía similar a la del pordiosero- que parece ser el único que le entiende para así poder juzgar al primero por terrorismo. Se trata del episodio más profundo y que más lamento no haber entendido.

Por último la historia rodada por Joon-ho es Shaking Tokyo, que trata el tema de los hikikomori, concepto que define a esa gente - no sé si calificarles de cobardes, inadaptados o inconformistas- que decide recluirse en su habitación o en su hogar y no salir a la calle nunca más. Un día, el protagonista -que vive encerrado en casa y utiliza el teléfono para comunicarse- conoce a una joven repartidora de pizzas y se enamora de ella por lo que decide salir de su encierro. Visualmente es la que más me ha gustado.





A decir verdad, lo cierto es que Tokyo! es una obra “rarita” que os recomiendo en el aspecto visual pero de la que no estoy muy seguro de haber captado su mensaje. Es el problema de bajarse cintas en porciones con la versión gratuita de rapidshare, que tardas dos días, luego hay que comprimir las partes, luego buscar un momento para ver la película... y cuando te das cuenta de que se trata de la versión original en japonés con una voz en off traduciéndolo todo al ruso ya no tienes ganas de volver a buscar por la red. Es por ello que seguramente se me han escapado algunas cosas. Aún así, lo que he visto me ha distraído suficiente. Lo dicho, recomendada para amantes de las historias poco convencionales. Eso sí, espero que deis con la versión correcta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada