lunes, 30 de octubre de 2017

Alyanza - Crónica del concierto en Barcelona (Bóveda), 20/10/2017: Review

Foto de Alfredo Rodríguez



Alfonso Díaz (del blog Rockeando)




Crónica del concierto de Alyanza (que presentaba su disco Gods), junto a Estertor, en la sala Bóveda de Barcelona (20 de octubre de 2017)


Alyanza llevan muchos batallando para demostrar que son uno de los nombres importantes dentro de la escena thrasher catalana. Quizás las nuevas generaciones, encabezadas por bandas como Crisix, gocen de mayor repercusión y proyección internacional, pero lo cierto es que Alyanza llevan casi quince años en la brecha. Ha transcurrido casi un lustro desde que la banda publicará su última referencia "A New Beginning", pero por fin la espera ha terminado. La actualidad de la banda pasa por la publicación de su tercer largo "Gods", que sirve como carta de presentación para su nuevo guitarrista Albert Martorell (Fuck Off, Killing Machine, Barbarian…); y que además marca un nuevo horizonte dentro del cuarteto, ya que nos presenta, a tenor de lo escuchado en directo, unas composiciones más maduras y trabajadas, en las que sin abandonar sus raíces thrasheras han introducido algunos riffs y estructuras de corte heavy metalero.


Foto de Alfredo Rodríguez


La sala Bóveda de la Ciudad Condal fue el enclave escogido para la presentación en sociedad de este tercer trabajo y como aperitivo antes del estreno en vivo de algunas de sus nuevas composiciones, ya que un par de ellas ya tuvimos ocasión de escucharlas en su aparición en el Rockfest 2016, contaríamos con el concurso de Estertor quienes, por cierto, también aprovecharon la ocasión para presentarnos su opera prima "Buried In Morningside" .

Formados a principios de 2016 e integrados por miembros de bandas con bastante recorrido dentro de la escena local catalana como Ered, Falç, Critical, Onirophagus, Suicidal Brain, la temática de las composiciones de Estertor gira en torno al cine y la literatura de terror y mistérica. En cuanto a su propuesta podría definirse como un cruce entre el thrash metal clásico, ese que practican bandas como Slayer, Sepultura y Destruction, pero incluyendo algunos guiños hacia tesituras más contundentes y death metaleras, todo ello aderezado por las amenazantes líneas de bajo de Shogoth, lo que propicia que su estilo sea atractivo tanto para amantes del clasicismo thashero como para seguidores de las sonoridades más oscuras y extremas.

No puede decirse que la suerte acompañara a Estertor durante los primeros compases de su actuación, ya que una sucesión de fallos técnicos acabaron propiciando a que la banda se viera obligada a interrumpir el tema inicial “Buried In Morningside”. Afortunadamente, este inoportuno contratiempo no consiguió lastrar su presentación, aunque propició que los músicos estuvieran más nerviosos de lo habitual. Pese a ello, poco a poco, el quinteto consiguió sacudirse la presión gracias a la brutalidad exhibida en temas como “The Lament Configuration”, que acabaría convirtiéndose en su mejor carta de presentación.

Desmarcándose de la habitual linealidad thrashera Estertor mostraron unas buenas aptitudes a nivel compositivo, consiguiendo enganchar al respetable con los explosivos cambios de ritmo que marcaron piezas como “Naturom Demonto”. Aunque su frontman Edu se mostró un poco estático sobre las tablas, permaneciendo gran parte del show con el pie apoyado sobre uno de los monitores mientras agitaba la cabeza, lo cierto es que ejerció como el perfecto maestro de ceremonias, introduciendo cada uno de los temas y explicándonos la temática que trataba cada uno de ellos, tal y como sucedió durante los prolegómenos de “Hellreaiser”.

Nuestro particular viaje por la terrorífica filmoteca del quinteto proseguió con “Necromantik”, que personalmente fue de las que mas me gustaron, con la banda pisando el acelerador al máximo mientras Edu nos invitaba a alzar nuestros cuernos al aire para protagonizar un bizarro final. Con la gente coreando el nombre de la banda llegaba el momento de rendir tributo a una de sus grandes influencias, y que mejor para ello que recurrir a una de las piezas clásicas de los brasileños Sepultura, “Arise”, que servía par que todos los presentes agitáramos frenéticamente la cabeza en una rotunda versión que me sonó incluso más rápida que la original.


Foto de Alfredo Rodríguez


La vuelta sobre las composiciones contenidas en su debut llegaría de manos de la oscura “Tombs Of The Satanic Templers”, que con su temática sobre los caballeros templarios hundía nuestra imaginación en los oscuros pasajes de la edad media. Para poner el colofón definitivo a su presentación optarían por la misma pieza que cierra su opera prima “Abysswalker”. Pese a su poco rodaje en directo Estertor mostraron tablas y personalidad, emergiendo como un diamante en bruto al que todavía le falta un poco de rodaje en directo.

-----------

Tras la salida de Manolo, a principios de este mismo año, Andrés Sánchez ha quedado como único miembro que permanece en Alyanza desde que publicaran su primera demo "Cárcel 1939" en 2003. Varios son los músicos que han desfilado por la banda desde entonces, pero a tenor de lo visto el pasado viernes en la sala Bóveda de la Ciudad Condal, me aventuraría a decir que, probablemente, esta sea una de las mejores alineaciones que han tenido a lo largo de su dilatada trayectoria. Para cualquier formación siempre resulta excitante y motivador presentar un nuevo trabajo en casa, ante sus más fieles incondicionales, y más cuando este tercer largo bautizado como "Gods" está llamado a marcar un punto de inflexión en su carrera, tanto a nivel de producción, como por la calidad de unas composiciones que han abierto su propuesta hacia nuevos horizontes.

Ante algo más de un centenar de seguidores y con el cuarteto posicionado sobre las tablas aparecía en escena el compañero Ricard Altadill para ejercer como maestro de ceremonias y presentarnos a la banda. Tras una corta introducción Alyanza comenzaban el recorrido por su nueva obra con la seminal agresividad que irradia la pieza que le presta título "Gods", un trallazo certero y letal que invitaba al personal a abandonarse al headbanging gracias a la potencia de sus humeantes riffs y sus reminiscencias a bandas clásicas como Sodom y Kreator. Pero si alguien pensaba que los barceloneses sólo se iban a dedicar a dar caña y pisar el acelerador al máximo no podía estar más equivocado, ya que sin perder ni un ápice de contundencia el cuarteto nos sorprendía con la dinámica cambiante de "Oceans Of Sand", enlazando desarrollos crujientes y mosheantes con unas descomunales aceleraciones.

Habiendo dejado patente el potencial de su nuevo material, llegaba el momento de disfrutar de una de las piezas que ya conocíamos de anteriores ocasiones, "We Are All", que nos abocaba hacia tesituras más marchosas y directas. El primer guiño al pasado estuvo reservado para "Immortal", que nos dejaba a ambos hachas sumándose a los coros. Especialmente reseñable me pareció el trabajo de su nuevo guitarrista Albert Martorell (Crisis Alma, Fuck Off, Killing Machine, Barbarian), quien se mostró sólido y perfectamente integrado con el resto de sus compañeros a la hora de abordar sus partes solistas.


Foto de Alfredo Rodríguez


La primera sorpresa de la noche llegó cuando Andrés invitó a subirse al escenario a Ana para sumarse al cuarteto y tocar los teclados durante la novedosa "Between The Four", siendo la primera vez, según nos comentó el propio frontman, que la banda tocaba con teclista en directo. Si el mencionado "Between The Four", sirvió para que Alyanza nos mostrará su faceta más netamente heavy metalera, con unos riffs muy marcados y con Andrés cantando algunas partes en tonos agudos, "Total War" servía para volver a incidir en la faceta más oscura, aguerrida y apocalíptica, haciendo subir el nivel de intensidad del show.

Aprovechando que a estas alturas el ambiente estaba ya bastante caldeado, Ana volvería a escena para hacerse cargo de los teclados durante "Into The Black", que nos dejaba a la dupla de guitarristas ocupando el centro del escenario para protagonizar un intenso intercambio de armonías. Pese a que el repertorio de esta noche estuvo muy centrado en el material de su nueva entrega "Gods", del que interpretaron hasta ocho temas, Alyanza no se dejaron en el tintero algún fugaz recuerdo al material de su ópera prima “Mind Control” , rescatando para la ocasión "Lost Behind The Silence", para la que se sumaron dos espontáneos que irrumpieron en escena para hacer headbanging junto a los músicos durante todo el tema antes de fundirse en un efusivo abrazo con Andrés.

Tampoco dejarían de lado la impronta clasicista que destilaron temas como la hímnica "We Are Dead", con unas amenazantes líneas de bajo comandando su brutal acometida para acabar recabando una rotunda ovación. Como comentaba anteriormente, el nuevo trabajo de Alyanza ha servido para ampliar sus horizontes más allá del thrash tradicional, y la mejor muestra la tuvimos en la melódica y pegadiza "In Your Heart", una composición que esta llamada a convertirse en una de las imprescindibles en sus directos. El contraste entre el presente y el pasado quedaría plasmado con la rotundidad de "No Human". Mientras que la escogida para finiquitar el extenso capítulo dedicado a "Gods" fue el Cover de Gary Moore "Out In The Fields", para el que contaron con otra invitada, Carmen.

El colofón definitivo a sus 70 minutos de actuación llegaría de manos de su tema más coreable y reconocido "Revolution", que gracias a la pegada de su pegadizo estribillo nos invitaba a todos a cantar con el puño en alto. Un lustro separa la edición de "A New Beginnig" y "Gods", pero tras escuchar el potencial de sus nuevas composiciones en directo queda claro que la espera ha merecido la pena, ya que Alyanza han firmado su trabajo más ambicioso y completo, plasmando su madurez compositiva en una colección de composiciones que les tienen que servir para dar un nuevo impulso a su carrera.

Visita ROCKEANDO

No hay comentarios:

Publicar un comentario