miércoles, 4 de octubre de 2017

Quique González y Los Detectives, Madrid, Teatro Rialto, 02/10/2017: Crónica del concierto Review


por Alberto Iniesta (@A_Maqueda_8)
del blog Discos





Para estos tiempos de avería y redención, no aptos para kamikazes enamorados en barras de bares presididas por un daiquiri blues, el camino se antoja evidente: música, discos, canciones. Y de eso entienden un rato el protagonista de este artículo y su maravillosa banda, una de las mejores de este país y, sobre todo (especialmente importante si hablamos de música), una de las que más transmite con cada nota que sale de sus instrumentos.


El del lunes fue un concierto incluso más emotivo de lo normal en uno de Quique: era el último de la gira para presentar el sobresaliente Me Mata Si Me Necesitas, que salió el pasado año. Esta vez no lo tocó entero como en el Palacio, y me dio un poco de pena porque quedaba muy bien cómo lo hacían, arrancando con la cara A del LP y a mitad de concierto la B. Pero lo bueno de tener nueve discos (diez si contamos el Ajuste de Cuentas) imprescindibles es la imposibilidad de que salga un concierto malo. Empezando por ese escenario montado de esa manera tan especial, como se puede ver ahí arriba en la única foto que hice (todo mi ser estaba en otra dimensión en la que cualquier opción que no incluyera disfrutar el momento, como si cada canción fuese la última que escuchara en mi vida, estaba descartada).

Eché de menos Riesgo y Altura. No solo porque tiene algo que ninguna del Daiquiri tiene, es que es tan innovadora y tan rompedora que todavía no se ha inventado una palabra para ella. Y ya que hablamos de Daiquiris, La Luna Debajo del Brazo también la eché de menos nada más salir del teatro y contemplar el cielo de Madrid donde, a falta de estrellas, la luna destaca incluso más. Podría seguir diciendo canciones y canciones que eché de menos en el concierto, pero he llegado a la conclusión de que, con músicos del nivel de Quique González, los conciertos deberían durar ocho horas para que no faltara ninguna canción. Así que ahora vamos con lo que más me gustó:

Dentro de las que cayeron del Salitre, es inevitable quedarse con la voz de Nina en De Haberlo Sabido. Voy a intentar explicarlo mejor: cada vez que Nina canta, Amy Winehouse está un poquito más viva. Reforzada de lujo por el violín de ese músico todoterreno que es Edu Ortega, imagino que, de existir el paraíso, sería algo similar a ese momento.

 La versión de Tesoros, de Antonio Vega, fue un puntazo no solo por ser algo totalmente inesperado, sino por el nivel de la interpretación de Quique, solo con su acústica en esta canción. Cuando ves quiénes son sus referentes, lo entiendes todo un poco mejor.

La Casa de Mis Padres sigue siendo un punto y aparte, no solo por ser la canción más desgarradora y emotiva del concierto (Quique la escribió para su padre fallecido). Es esa manera de cantarla, primero punteando él solo y después uniéndose a cuentagotas los Detectives. Es que la versión del disco es brutal, pero hay canciones que hay que sangrar en directo para comprenderlas mejor. Y esta es una de ellas.

Volver a Pequeño Rock And Roll fue un regalo caído del cielo. Después de que en el Palacio no la tocara, había ganas de escuchar ese medio tiempo maravilloso que, tocada en directo, se convierte en himno.

El rock and roll de Dónde Está El Dinero y Sangre En El Marcador, dos canciones guerreras que son una evidente prueba de que a Quique y sus Detectives les da lo mismo un blues que un rock and roll, una balada que un jazz. Pero cómo nos gusta cuando se pone en modo reivindicativo. Dedicadas a los ladrones de traje y corbata.

Y, por supuesto, siempre seré un conserje de noche. Mi favorita suya, y una de esas canciones que te llegan a lo más hondo y, una vez asentadas allí, te acompañan el resto de tu vida. Como dijo él mismo, hace veinte años la tocaba en el Club del Arte Nuevo para dos personas. Ahora, la cosa ha cambiado, pero la ilusión de Quique por cantar sus canciones permanece intacta. Su historia ya no se escribe en los portales, sino en cada corazón donde sus letras se quedan a vivir, mejorando la vida de quienes las disfrutan. Simplemente, gracias.

Visita DISCOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario