domingo, 18 de junio de 2017

Ilsa, la loba de las SS (Don Edmonds, 1974): Crítica review



by King Piltrafilla (@KingPiltrafilla)




Se trataba de darle vacaciones a mis neuronas una vez más y programarme una sesión de cine de lo más kitsch y casposo. Y así lo hice. La película escogida fue Ilsa, la loba de las SS. Por el nombre, ya os podéis imaginar de qué iba. Por aquel entonces ignoraba el nombre del director del film. Podría haberlo mirado, pero lo cierto es que no creí que tuviera la más mínima importancia. De hecho, ni la misma película la tiene.





En todo caso, os voy a hacer un resumen de la historia de principio a fin, sin tener el más mínimo reparo en que os enteréis del final, más que nada porque dudo que veáis nunca esta infumable basura. Yo desde aquí os recomiendo que os olvidéis para siempre de ello. O no, mejor dicho, os reto a que la veáis enterita. Total, que la historia que se cuenta es la de Ilsa, la comandante de un campo de investigación médica de las SS. La mujer –encarnada por Dyanne Thorne- tiene una manía. Mientras como jefa médica del campo se dedica a experimentar diversos tratamientos –una excusa para ofrecernos imágenes de azotes, violaciones y torturas infligidas a jóvenes extrañamente bien alimentadas tratándose de prisioneras de los nazis en plena guerra-, de tanto en tanto le da por aparearse con algún prisionero. Lo normal es que el pobre diablo, tras una noche de sexo ardiente con la infame Ilsa, acabe viendo como sus atributos masculinos son cercenados en vivo.





Pero, amiguitos míos, un día llega al campo un hombretón que es capaz de mantener la erección sin eyacular el tiempo que le da la gana y eso vuelve loca de deseo a la despiadada comandante, quien obnubilada por el placer que el detenido sabe provocarle, repite sus ayuntamientos con éste en varias ocasiones. Es tal la dependencia sexual que Ilsa tiene, que pierde de vista su propia seguridad lo que propicia un fatal desenlace. Como podéis ver, el guión es para Oscar. En fin. Que sepáis que esta cinta tiene la consideración de culto entre los seguidores del estilo sadomasoquista carcelario...

No hay comentarios:

Publicar un comentario