martes, 6 de junio de 2017

Ray Davies - Americana (2017): Crítica review



por Alberto Iniesta (@A_Maqueda_8)
del blog Discos




Haciendo justicia


Paul Simon, John Lennon, Lou Reed, Eric Clapton… y Ray. El loco cerebro compositivo de los Kinks se debía a sí mismo y a la música un álbum a la altura de lo que es: una leyenda. Esos genios que he citado antes tienen todos uno o más discos en solitario que, aunque no son estrictamente necesarios para confirmar que son leyendas, sí que les terminan de situar en el olimpo de grandes compositores que los gloriosos 60’s y 70’s nos dieron. Con Americana, Ray Davies firma un disco que, además de constituir lo mejor que nos ha entregado desde que los Kinks pasaron a la historia (no era del todo malo aquel Working Man’s Café del 2007, pero a alguien como Ray Davies se le exigía algo más), le termina de situar en ese puesto de inmortalidad que tan pocos alcanzan. Merecidísimo.




Hablamos de un disco donde lo peor, sin duda, es la portada. Si alguna vez te has comprado un álbum solo por su portada, este LP seguramente no vaya a ser un éxito de ventas por su primera impresión. En este disco queda como una guitarra a Hendrix aquello de “la belleza está en el interior”. Con algo de aroma a blues, con la esencia de los Jayhawks que son su banda de acompañamiento, y con un sello de identidad marca de la casa, hablamos de un disco que no es la obra maestra que algunos han tratado de vender, no es un Village Green Preservation Society, pero es un disco muy disfrutable que fluye a base de preciosas melodías y textos que ofrecen una visión de América, algo así como lo que hicieron los Kinks con Gran Bretaña en el disco Arthur, enorme disco, por cierto. Pero bueno, vamos al lío.




Hay momentos de belleza Kink al más puro Sitting In My Hotel, sobre todo en canciones como en Rock ‘N’ Roll Cowboys y en Poetry. La primera ofrece una buena dosis del Ray Davies eterno creador de melodías que conectan directamente con el alma de quien las escucha. La segunda juega con unos cambios vocales que no dejan de sorprenderte. A Place In Your Heart se las arregla para encontrar un lugar en tu corazón, a base de ganarse por derecho propio ser uno de los puntos fuertes del álbum. The Invaders es otro tema que derrocha emociones por todos los acordes y destila calidad como solo las buenas canciones de Ray lo consiguen. Tras algún leve coqueteo con Apeman, salda un estribillo que es de los mejores del disco. También habrá momento para un guiño leve a All Day And All Of The Night, y para marcarse un buen rock and roll en The Great Highway, con un elegante riff donde la voz de Ray se mueve de maravilla. Algo que, por otra parte, se mantendrá como una de las claves del éxito del álbum: el notable nivel vocal de Ray, también cuando su voz se funde con los coros femeninos.




Claro que no todo es excelente: hay alguna canción que no llega al nivel de las anteriores, como es el caso de Change For Change, que sin ser mala no les puede mirar de tú a tú a otras. Quizá un disco de diez canciones estaríamos hablando del disco de la década. Pero claro, por ese procedimiento, el doble blanco de los Beatles transformado en disco de doce canciones sería el mejor álbum de la historia.

La música se hizo y se hace para ser escuchada y disfrutada, y este disco tiene mucho que disfrutar. Ojalá que no sea el último. Gracias, Ray.

Cowboys

1 comentario:

  1. A mi parecer me parece un album fantástico y sinceramente no me lo esparaba tan bueno, pero no sé pero cuando escucho criticas de este maestro siempre le ponen pegas a todo, desde su imperial etapa sesentera pasando por su fructifera y maravillosa etapa Teatral hasta pasando por su ultima buenisima etapa Arista, y casi todo negativo, y luego escuchas a Bob Dylan, Townshend, Bowie ect.. y lo valoran como su mayor idolo!!!. Ray Davies(KINKS)nunca editó un album mediocre, ya cada uno que aguante su palo... Gracias Maestro y enhorabuena por tu nuevo y gran trabajo, y...esperando a la segunda parte de este bonito proyecto.

    ResponderEliminar