viernes, 9 de marzo de 2018

Crítica de "Obras maestra del asesinato" (Nick Palumbo, 2004): Review


by King Piltrafilla (@KingPiltrafilla)



Murder Set Pieces (su título original) es una película de terror que un día alguien me recomendó. ¿Y sabéis qué, amiguitos? Cuando comenzó y vi las imágenes iniciales, tuve la impresión de que sería la película más extrema que había visto en meses. Pero lo mejor, priltrafillas, es que pasados unos minutos me di cuenta de que la intuición no me engañaba. Murder Set Pieces es una cinta del norteamericano Nick Palumbo que fue presentada internacionalmente en Sitges y que consiguió tal éxito en su país que mereció una portada en Variety.






Nos cuenta la película la historia de un asesino nazi que vive en Las Vegas y ama la fotografía. La brutalidad de los crímenes –y consecuentemente de las escenas de la película- no tiene freno, pero parece que sólo sospecha de él una cría de 11 años, hermana de su novia, que no le soporta -lo que no es extraño ya que la personalidad del tipo es como para echarle de comer aparte- y que tendrá que superar su miedo para desenmascarar a esa bestia y evitar que asesine a su hermana, una peluquera que ha caído en la trampa de ese chulo degenerado.






Niñas, jóvenes y adultas, ninguna mujer está a salvo de este tipo traumatizado por el recuerdo de su madre, a quien persigue matando una y otra vez los cuerpos de otras. Sí, piltrafillas, la historia trata de un puto animal acomplejado y desviado que come cadáveres, se hace batidos con las vísceras de sus víctimas y se masturba con cabezas de muertas. Eso sí, su coche mola.

¿Qué queréis que os diga, amiguitos?, que esta película está más que recomendada por el tito King. Como no podía ser de otra manera, esa mezcla de gore y violencia –además, la banda sonora es bastante heavy- tenía que gustarme. Sin duda, es de lo mejorcito en su género que he reseñado por aquí en tiempo. Si hace años disfrutasteis con Henry: portrait of a serial killer, con esta –que bien podría llamarse El hermano extraordinariamente malvado de Henry- lo pasaréis de miedo. Pero –alto ahí-, si sois almas sensibles, olvidaos de ella. Murder Set Pieces está llena de imágenes escabrosas, extremadamente desagradables, y posee escenas que la acercan –aún sabiendo que todo es ficción- a una verdadera cinta snuff.

No hay comentarios:

Publicar un comentario