domingo, 11 de marzo de 2018

Dry River - Madrid, Sound Stage, 10/03/2018: Crónica del concierto, setlist y reportaje fotográfico



por Alberto Iniesta (@A_Maqueda_8)
del blog Discos




Después de escuchar su nuevo discazo, 2038, y disfrutar de lo bien que sonaba, mentiría si negara que tenía dudas sobre cómo lo defenderían en directo. Iluso o no de mí, soy de los que piensan que es en el escenario donde un grupo demuestra realmente cuál es su nivel. En el caso de Dry River era interesante ver cómo funcionaban en vivo las canciones de ese 2038, pero después de haberles escuchado tocar esta noche, la respuesta es clara, señoría: estamos hablando de una banda que, de continuar por este camino, abandonará poco a poco la etiqueta de “grupo de futuro” para proclamarse, con pleno derecho, como una sólida realidad de nuestro panorama. Habrá que ir al lío, ¿no?





Hay que empezar diciendo para esta crónica que la sala Sound Stage de Madrid estaba petada, con gente, además, de la más diversa edad. El sonido, exceptuando algún momento puntual en el que alguna guitarra no sonaba al volumen que debía, tiene bastante parte de culpa del gran concierto que hemos visto. Desde el comienzo pusieron toda la carne en el asador con una épica digna de los mejores Queen que será una constante a lo largo de todo el concierto. Como cuando suena "Rómpelo", con esa intro espectacular de bajo emulando a los mejores Red Hot Chili Peppers del Blood Sugar Sex Magik. Las teclas ejercen de guía en "Frascos Vacíos", y me sigue pareciendo espectacular cómo combinan a la perfección con las dos furiosas guitarras y el bajo. Cuando sonó "Me Pone A Cien", con esa apabullante demostración vocal de Ángel, me acordé de todas esas personas que siempre dicen aquello de que “en España no hay buenos cantantes”. Te tienes que reír.






El heavy vuelve de la mano de "Camino", aunque a estas alturas de concierto ya nos hemos dado cuenta de que a estos tíos les da lo mismo el heavy más duro que lo progresivo épico que los medios tiempos con acelerones marca de la casa: la calidad está siempre ahí. Cuando llegó lo que ellos definieron como popurrí progresivo, en lo personal, fue mi momento preferido del concierto. Tanto a nivel musical, con unos solos especialmente superlativos, como a nivel de letras, con tiempo para la sátira sin pelos en la lengua: “gaviotas cara al sol”, o “déjate esclavizar y luego llámalo libertad” son solo algunos de los versos que más hondo se me colaron, casi sin querer, bien dentro.




Con "La Mujer Del Espejo" se desata un huracán de acordes con un trabajo a las seis cuerdas que vuelve a ser magistral, para dar forma a una canción muy sólida. Pero por si todo esto no hubiera sido suficiente, lo mejor llegará al final, con una lección brutal de solos por parte de los dos guitarristas que deja ganas de mucho, mucho más. De nuevo, entono aquello de lo bueno si breve, dos veces bueno... menos en los conciertos de rock and roll. 

Larga vida a Dry River; suerte, no... porque no la necesitan.


Setlist:

01. FUNDIDO A NEGRO
02. PEQUEÑO ANIMAL
03. RÓMPELO
04. FRASCOS VACÍOS
05. ME PONE A CIEN
06. CAMINO
07. AL OTRO LADO
08. DRY RIVER PROG MEDLEY
09. IRRESISTIBLE
10. LA MUJER DEL ESPEJO
11. BAJO CONTROL
12. CON LA MÚSICA A OTRA PARTE
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
13. ME VA A FALTAR EL AIRE
14. CAUTIVOS
15. TRASPASA MI PIEL

Crítica del disco AQUÍ

Visita DISCOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario