domingo, 11 de marzo de 2018

Crítica de "Girls Rebel Force of Competitive Swimmers" (Kōji Kawano, 2007): Review


by King Piltrafilla (@KingPiltrafilla)




Girls Rebel Force of Competitive Swimmers es una cinta friki en la que se debe resaltar la presencia de Sasa Handa, una AV idol. Pero vayamos al grano. Esta cinta nos cuenta la llegada de Aki a una escuela femenina que prepara una importante prueba de natación mientras un virus misterioso infecta a las alumnas, lo que provoca que la Dirección del colegio decida inyectar una vacuna a todo el mundo. Con la relación de Aki y su amiga Sayaka de fondo, asistiremos a la reacción anómala que la vacuna provoca en alumnado y cuerpo docente -convirtiéndoles en zombies y asesinos enloquecidos- y a la lucha que el equipo de natación entablará contra estos.






Amiguitos, Girls Rebel Force of Competitive Swimmers es, como dije, una cinta friki muy distraída para los que gustamos de este tipo de cine. Sangre a borbotones, falditas cortas, braguitas blancas, canibalismo y duchas femeninas, un claro ejemplo del gore japonés de tintes eróticos con algo de misterio ya que mientras avanza la película vemos que Aki tiene un pasado del que no habla y que su compañera Sayaka –la única del colegio con la que entabla una equívoca amistad desde el principio- está de alguna manera relacionada con él. Eso sí, no esperéis calidad, piltrafillas, los efectos especiales –las extremidades amputadas son tan reales como un pollo de goma- y el maquillaje son patéticos, y algunas escenas pueden provocar vergüenza ajena en los espectadores no iniciados, como la de la maestra clavando unas tijeras en el cráneo de un compañero para sacarle luego unos sesos que más se asemejan a un intestino de plástico.




Ah, y no os perdáis la escena de softporn lésbico que finaliza con Sayaka acariciando una guitarra sacada de no se sabe dónde. Total, que no hay palabras para calificar un guión en el que la protagonista –a la que sabremos raptada y entrenada como asesina por un doctor loco- decide dejar atrás esa existencia al leer en una revista para quinceañeras que las jóvenes de su edad disfrutan de otra vida en la que pueden ir de compras a centros comerciales de moda. Lo dicho, un vehículo para el lucimiento de cuerpos femeninos en traje de baño -en especial del de la mencionada Sasa Handa- en su lucha contra el mal. En resumidas cuentas, ¡por fin he podido disfrutar de esta cinta!

No hay comentarios:

Publicar un comentario