sábado, 24 de marzo de 2018

Rory Gallagher - Irish Tour ’74 (1974): Crítica del disco (review)


por Rockología (@RockologiaTwit)
del blog Rockologia


Tras su álbum número cuatro de estudio en tres años (más un directo), ese fantástico Tatoo, el gran Rory Gallagher, vocalista y superguitarrista, junto con su grupo por entonces (Rod De’Ath a la batería, Gerry McAvoy al bajo y Lou Martin en piano y teclados), se embarcaron en la feliz idea de grabar un directo. Al bueno de Rory no se le ocurrió otra cosas que ir a tocar a su Irlanda natal en plena efervescencia del IRA: el día antes del primer concierto de gira, hasta diez bombas estallaron en diferentes puntos de Irlanda e Inglaterra. La banda, compuesta por católicos, protestantes, irlandeses, ingleses y un indefinido, se plantó allí con todos sus arrestos para dar una serie de impresionantes conciertos que reventaron a todo aquel que se puso por delante.




El trabajo fue grabado en Belfast, Dublín y Cork, salió con el nombre de Irish Tour’74 y recoge el calor y la fuerza de un fenomenal guitarrista en el apogeo de su carrera. Producido por el propio Gallagher, contiene nueve temazos con un sonido crudo y vívido que nos hace sentir en la misma sala. Fenomenal trabajo instrumental de todo el combo, pero, por supuesto, esos punteos, esos solos, ese ritmo perfecto de Rory con la fenomenal base rítmica, en especial De’Ath, y un trabajo al piano de Martin como acompañante y solista tremendo.




Solamente con joyas como "Cradle rock" o "Tattoo’d Lady" sobraría para estar entre los grandes, pero ahí están "Walk on hot coals" o "Just a little bit".




Para sentarse un rato a disfrutar con el pedazo de guitarrista y compositor de hardblues que fue (y siempre será) Rory Gallagher.

2 comentarios:

  1. Amén. De Rory no hay disco malo, pero este es especialmente bueno, que ya es decir, por lo que se convierte en imprescindible para cualquier discoteca de Rock que medio se precie. Una verdadera joya.
    Salute You!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón. Es de esos discos que no me importa escuchar una y otra vez. Un genio.

      Eliminar