lunes, 22 de agosto de 2016

Quique González - Ajuste de cuentas (2006): Crítica review


por Alberto Iniesta (@A_Maqueda_8)
del blog Discos





No es un disco en directo al uso, pero no importa. Este cd + dvd de Quique es una parada sumamente placentera en su ya extensa obra. Ajuste de cuentas es un directo acústico que además de contener muchas joyas de los entonces seis discos de Quique (ahora diez) también nos ofrece cuatro nuevos temas en estudio. Ajuste de cuentas es muchas cosas, pero constituye ante todo un ejercicio de honestidad. Supone desnudarse ante su público y hacer lo que mejor se le da: cantar. Supone el triunfo de lo sencillo, haciendo fácil lo complejo. Y es una gozada disfrutar de esa emoción que desprende Quique en cada acorde, en cada verso... además de lo bien que sabe rodearse para que el resultado sea como su primer disco, personal.




Ese sonido tan suyo también se apoya en las distintas bandas de las que ha disfrutado el madrileño a lo largo de su trayectoria: en este disco, eran los Taxidrivers. Más tarde vendría La Aristocracia del Barrio, y por último la más reciente Los Detectives. Muchos buenos músicos que a cada disco de Quique demuestran que nadie les elige al azar. Como tampoco es azar la calidad de los temas que llevan la firma de Quique. Centrémonos en los de este trabajo. Viajemos:




La primera parada es esa joya titulada Miss Camiseta Mojada, vestida con unos arreglos que le dan un toque rebosante de autenticidad, como la propia portada del disco. La ciudad del viento es otro punto esencial en este viaje de placer. Nuevamente el trabajo de los Taxidrivers es excepcional, mientras que Quique en todos los lugares se siente un habitante más. La siguiente parada es la melancolía de Salitre, canto al desamor que suena desgarrador y que en este formato acústico realmente coge fuerza: “te acariciaba un marinero en tierra, pero esta vez no era yo”. Nos dejamos encadilar por esa emotiva dedicatoria a Enrique Urquijo con Aunque Tú No Lo Sepas, tema cedido por Quique a Enrique durante su etapa con su banda Los Problemas. “Esta se la vamos a dedicar al gran Enrique Urquijo”.




Sin más palabras, es la canción la que habla y llora a uno de los grandes de nuestra música. Y de grandes en grandes, llegamos a ese Pequeño Rock & Roll donde aparece Bunbury y que nos aporta una dosis de positivismo al tiempo que la banda nos vuelve a demostrar una vez más lo buenos que son. No será la última. En Vidas Cruzadas Iván Ferreiro deja su sello y como consecuencia la canción es (todavía más) extremadamente personal. Al llegar a Hotel Los Ángeles nos quedamos sin respiración. Una de las gemas con más brillo del disco, donde el piano suena como si viniera de otro planeta. La letra desprende naturalidad por los cuatro costados: “tal fue la racha que seguí apostando. Luego me dio coraje; ahora me muero por dormir un rato, después de un polvo salvaje”. Y de gema a perla: Y Los Conserjes de Noche, tema del primer disco de Quique, es por derecho propio otro de los grandes momentos del álbum y de toda su carrera. Transmite un sentimiento tan profundo e insultante que asusta. Una canción que resulta conmovedora y que es sencilllamente espectacular. Sobran las palabras, el tema habla por sí solo. Como también lo hace Te Lo Dije, que cierra el disco con un Miguel Ríos a sus anchas, declarando que “yo solo quiero cantar con Quique un poquito”. Con todo, el disco supone una delicia para el oído y se hace corto.

Una auténtica gozada, de un tipo que a base de humildad y mucho talento se ha labrado una carrera a la altura de los grandes.









Visita el blog Discos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada