martes, 30 de agosto de 2016

Crónica completa del Leyendas del Rock (agosto de 2016, Villena), por días




Alfonso Díaz (del blog Rockeando)



Si hay una cita que se ha convertido en punto de encuentro obligado para todos los metaleros españoles ese es el festival Leyendas Del Rock. Plenamente establecido en la acogedora localidad de Villena el festival llegaba este año a su undécima edición con algunas novedades significativas. A los habituales escenarios, -dos principales y uno más pequeño-, había que sumar un nuevo emplazamiento en la zona de acampada donde descargarían algunos nuevos valores de la escena nacional, y otro en plaza Mayor del propio municipio donde tendrían lugar las actuaciones acústicas de Eluveitie y Bochornorama (Gigatrón).


MIÉRCOLES 10 AGOSTO



Aunque el festival no arrancaba oficialmente hasta el jueves, el miércoles ya tendríamos las primeras actuaciones en una multitudinaria jornada de puertas abiertas. Siempre resulta difícil abrir fuego en una cita tan importante, pero lo cierto es que los valencianos [IN MUTE] no se amilanaron y salieron dispuestos a demostrar porque hace dos años se coronaron como triunfadores del W:O:A: Metal Battle. Aunque su vocalista Steffi apareció luciendo una aparatosa rodillera y mermada físicamente la banda se mostró como un auténtico torbellino desgranando los temas de su exitoso Ep "One In A Million". Tampoco faltarían sus versiones de Machine Head y Gojira, que servirían para calentar al personal, y algún guiño a su esperado nuevo trabajo que aparecerá antes de que acabe este mismo año.

Los encargados de recoger el testigo serían LORDS OF BLACK, la banda de los ex-Saratoga Tony Hernando y Andy C., quienes acompañados del flamante nuevo vocalista de Rainbow ,Ronnie Romero, se reivindicarían como uno de los valores en alza dentro del metal nacional. Contundencia, épica y melodía se darían la mano durante una actuación que estuvo centrada en el material de sus dos redondos, haciendo las delicias de sus seguidores y sumando nuevos adeptos entre los curiosos que se acercaron a presenciar su show. Temas como "Merciless", Nothing Left To Fear" o su versión del "Neon Knights" de Black Sabbath que servirían para que Lords Of Black presentarán sus credenciales justo antes de embarcarse en su primer asalto al viejo continente como cabezas de cartel.

Los elegidos para poner la nota internacional a esta jornada de puertas abierta serían los americanos FEAR FACTORY, quienes plantearon un show en el que repasaron algunos de sus clásicos de la década de los noventa y algunos de los temas de su nuevo trabajo "Genexus". A diferencia de anteriores ocasiones su vocalista Burton C. Bell rayó a un excelente nivel mientras su compañero a las seis cuerdas Dino Cazares estuvo desatado durante todo el show. Lamentablemente unos inoportunos problemas técnicos acabaron lastrando la parte final del show desatando las iras del guitarrista que ánimo al respetable a corear “pendejo” hacia el responsable. En cualquier caso, temas como "Edgecrusher", "Self Bias Resistor", “What Will Become?” o el imprescindible "Réplica" sirvieron para ratificar que los metaleros industriales están atravesando un muy buen momento.




El plato fuerte de la jornada, el único concierto que se celebraría en el escenario Azucena y que sería el más multitudinario del miércoles, fue Warcry. Imprescindibles en el festival los asturianos han participado en todas las ediciones, pero en esta ocasión los chicos de Víctor García tomarían el escenario acompañados de una orquesta clásica, dando unas mayores cuotas de magnificencia a algunos de sus himnos clásicos. Desafortunadamente el resultado no acabó de convencer a muchos de los presentes a causa de un repertorio plagado de medios tiempos y baladas. Quizás los momentos más vibrantes del show estarían reservados para "Cobarde", "Coraje" o "Keops", y, por supuesto, el bis que la banda interpretó sin la orquesta y que consistió en "Tú Mismo" y "Hoy Gano Yo".

Mucho más distendida y desenfada resultó la descarga de MOJINOS ESCOZÍOS quienes capitaneados por incombustible Sevilla repasarían sus primeras dos décadas de existencia haciendo especial hincapié en sus primeros trabajos. De modo que no faltarían las desternillantes letras de " Tío Chulo", "La Cueva Del Eco" o "Mi Jefe". Aunque para algunos el quinteto no deja de ser una panda de simpáticos bufones, lo cierto es que demostraron su valía sobre las tablas desplegando su buen rollo ante una audiencia que se dejó la voz para acompañar temas como “Demasiaó Perro Pa Trabajá, Demasiaó Carvo Pal Rocanró", "Jerónima" o "Las Burbujitas".

No cambiaríamos de registro y siguiendo con el humor llegaría el turno de EL RENO RENARDO, que respaldados sobre ese metal de disparatados textos nos harían esbozar más de una sonrisa con temas como "Cipote Ancho”, “Meriendacena Medieval” o “Hasta La Polla”. Tampoco faltaría la comunión perfecta con sus seguidores en temas como "Orcos De Mordor", “El Bogavante”, “Chicken Es Pollo” o "Crecí En Los Ochenta", que fueron coreadas con auténtica pasión por muchos seguidores mientras otros exhaustos encaminábamos nuestros pasos para descansar de cara a las tres intensas jornadas que todavía teníamos por delante.



JUEVES 11 DE AGOSTO



La segunda jornada arrancaba con la descarga de los hard roqueros D-A-D., que desafiando el intenso calor de primera hora de la tarde se encargarían de amenizar las primeras horas del festival con la garra roquera de "Girl Nation" y "Jihad". Especialmente llamativo resultó el disfraz de su estrambótico bajista Stig Pedersen que apareció en escena luciendo un “discreto” uniforme napoleónico . Pese a ello, la banda no llegó a conectar con una audiencia que los miró desde la distancia cobijada bajo la sombra.

El escenario Mark Reale lo inaugurarían Bombus quienes darían buena cuenta de su metal rudo, áspero y cadencioso por momentos, proponiéndonos un sonido a medio camino entre la ferocidad de Motörhead y los tintes más marchosos de los británicos Cathedral. Aunque son todavía poco conocidos en nuestro país el cuarteto demostró tablas y una gran actitud dejando a todos los que se acercaron a ver su show unas fantásticas sensaciones.




De vuelta a los escenarios principales les tocaba el turno a DRAGONFORCE. La novedad en el seno de la formación británica era la ausencia del vocalista Marc Hudson, quien causó baja para este periplo estival de festivales siendo sustituido por Alessio Garavello. Como viene característico en las descargas de la banda del virtuoso Hernan Li el show estuvo plagado de velocidad guitarrera, un trepidante doble bombo y muchas posturitas en escena, todo ello contando con el beneplácito de una audiencia que se dejó arrastrar por trallazos como "Holding On", el hímnico "Cry Thunder" o la final "Through The Fire And Flames".

La descarga de SKYCLAD en el escenario Mark Reale coincidía con la de KORPIKLAANI, pero para los más veteranos representaba una cita ineludible, ya que la banda no se prodiga en exceso en directo durante los últimos años. Desprendiendo buen rollo y simpatía el tándem formado por el frontman Kevin Ridley y la violinista Georgina Biddle pusieron rápidamente al respetable a danzar siguiendo los endiabladas melodías de "Another Fine Mess". Pero pese a que la diversión es una de sus señas de identidad la banda disparó su envenenada critica contra los políticos en "The Parlament Of Fools". Mientras que la elegida para cerrar una escueta descarga marcada por los bailes del respetable y el buen rollo de la banda fue la versión del clásico de Thin Lizzy "Emerald".

Nombre emblemático dentro de la escena power de la década de los noventa los finlandeses STRATOVARIUS parece que están volviendo a recuperar el prestigio perdido tras la separación de su line-up clásico. Aunque en estos días no gozan de su mejor momento en cuanto a popularidad, la banda de Timo Kotipelto dejó claro que quien tuvo retuvo, y allí salieron para hacernos disfrutar con temas como "My Eternal Dream" o el hímnico "Eagleheart". Junto al carismático vocalista formó también el veterano Jens Johansson quien exprimió sus teclados al máximo en la coreadísima "Black Diamond" o la deliciosa "Hunting High And Low". Pese al paso del tiempo Stratovarius se resiste a dejar la primera plana del metal europeo, aunque sus fieles siguen añorando escuchar trallazos como "Will The Sunrise?", “Father Time” o "No Turning Back", pero dudó que a estas alturas el bueno de Kotipelto pudiera defenderlos en directo.

La nota de clasicismo en esta primera jornada vendría de manos de URIAH HEEP, una formación poco conocida entre los mas jóvenes pero que goza del reconocimiento y la admiración de los que friegan la cuarentena. Con un repertorio basado en tres de sus álbumes más emblemáticos "Look At Yourself"(71), "Demons & Wizards" (72) y "The Magician's Birthday" , los londinenses desplegaron toda su clase y su virtuosismo desde que arrancaron su presentación con "Gypsy". Pero lejos de centrar su repertorio en la nostalgia, también tendrían tiempo de presentarnos algunas de sus nuevas composiciones, que por cierto fueron muy bien recibidas, demostrando que la banda no ha perdido su instinto a la hora de escribir las atractivas melodías que incluyen temas como "The Law" o "The Outrider".

Para muchos el plato fuerte de la jornada era la presencia de Steel Panther. Muchísima expectación había levantado la presencia de esta banda que podríamos situar a medio camino entre el hard & heavy de los ochenta y la mofa pura y dura, ya que tiran de todos los clichés de aquella época. Así que no faltarían los bailes provocativos, las pelucas crespadas, la subida de chicas al escenario, ( lo que provocó disparidad de opiniones), y canciones como "Party Like Tomorrow Is The End Of The World" o " Girl From Oklahoma", que servían para levantar la moral de una tropa que empezaba a acusar el cansancio. Tampoco faltaría su faceta más socarrona y vacilona en temas como "17 Girls In A Row" o la irreverente "Fuck All Day". Lo dicho, para algunos el concierto grande del día, para otros una banda parodia más que servía para hacernos esbozar una sonrisa.

En lo que si hay una unanimidad es en que los thrashers neoyorquinos ANTHRAX son un vendaval en directo. Tras dejar unas fantásticas sensaciones en la última edición del Rock Fest Bcn, Scott Ian y sus muchachos regresaban, esta vez con Charlie Benante tras los parches, para ratificar que están en un fantástico momento de forma. Con un Belladona exultante la banda arrasó con todo a su paso poniendo a la gente a botar con "Madhouse", "Got The Time" o "Caught In A Mosh". Mención especial merece el incombustible bajista Frank Bello que no paró de animar al personal durante todo el show, haciendo especial hincapié en las novedosas "Evil Twin" y la inicial "You Gotta Believe". El momento emotivo de la velada llegaría con "In The End", con el escenario engalanado con las efigies de Dio y Darrell. Para el final el quinteto pondría el recinto patas arriba con "I Am The Man", "Antisocial" e "Indians". En definitiva que los neoyorquinos siguen siendo un valor seguro de cara al directo. El año próximo regresaran a nuestro país liderando su propio show…, yo no me los perdería.

Difícil papeleta a la que tenían que enfrentarse los chicos de AT THE GATES tras el arrollador paso de Anthrax, pero lo cierto es que los suecos dejaron una fantástica impresión desgranando su death metal melódico. Y es que ellos son uno de los padres del sonido Goteborg, tal y como dejaron claro en piezas como "Slaughter Of The Soul" y "Cold". Más comunicativo que en anteriores visitas su frontman, Tomas Lindberg, fue el nexo de unión perfecto entre sus compañeros y la audiencia, dirigiéndonos en andanadas humeantes como "Under A Serpent Sun" o la aplastante " Suicide Nation". Uno tras otro los suecos fueron dejando caer su artillería pesada ante una audiencia que les acompañó y les espoleó al máximo para firmar una de las actuaciones más destacadas de la jornada.

Pocos músicos hay que transmitan tanta honestidad como el carismático LEO JIMENEZ. Ídolo de toda una generación de metaleros, el vocalista aparecía en escena empuñando su guitarra y acompañado de su fantástica banda para ofrecernos un buen repaso de su último trabajo "La Factoría Del Contraste". Como siempre la entrega y la complicidad con la gente marcarían un show potente y muy dinámico, en el que Leo no quiso dejarse en el tintero recuerdos a su etapa al frente de 037 con "Caminos De Agua", Saratoga con "Resurrección" y Stravaganzza con un coreado "Hijo De La Luna", que pondría el punto y final.

Para cerrar los conciertos en los escenarios principales y con el reloj marcando las tres de la madrugada hacían su primera aparición en el Leyendas los chicos de HAMLET. Con el cuchillo entre los dientes y completamente desatados los madrileños comandados por Molly y Tárraga salían dispuestos a hacer que la gente no se dejará vencer por el cansancio, y para ello que mejor que una buena ración de tralla con temas como "Limítate", "Tu Medicina" o "Ser O No Ser". Por supuesto que no faltarían el pogo, los circle pits, y un hiperactivo Molly encaramandose a la valla de seguridad para sellar la alianza con sus incondicionales. Como siempre insuperables.


VIERNES 12 DE AGOSTO



Tras unas cuantas horas de reparador sueño los más valientes regresaríamos al campo de batalla para arrancar la jornada del viernes reencontrándonos con los teutones GRAVE DIGGER. Asiduos habituales de nuestros escenarios las hordas capitaneadas por Chris Boltendahl dispondrían de escasos cincuenta minutos para repasar su longeva trayectoria. Quizás por ello el ritmo de su show fue vertiginoso e incendiario, enlazando himnos como "The Round Table (Forever)", "Ballad Of A Hangman" o "Excalibur". Auténtico y puro heavy metal de estirpe germana es lo que siempre han hecho Grave Digger y lo que sus seguidores les demandan, así que no faltarían en un sprint final demoledor zarpazos certeros como un celebradísimo "Heavy Metal Breakdown" y "Rebellion ( The Clans Are Marching)". En definitiva, calidad, veteranía y puro heavy metal, así son los incombustibles Grave Digger.

Si en la jornada del jueves los encargados de enarbolar el estandarte del sonido Goteborg fueron At The Gates, de cara a esta segunda jornada contaríamos con otra de las bandas precursoras de un estilo que dejó su impronta a lo largo de la década de los noventa, DARK TRANQUILLITY. Seguramente algunos de sus primeros fans no acaben de comulgar con la evolución que ha seguido su sonido a lo largo de los últimos años, pero viendo la respuesta que el público tributó a temas como "The Science Of Noise", resulta evidente que los suecos han conseguido llegar a un público más mayoritario. Aunque el próximo otoño verá la luz su nuevo trabajo "Atoma", el repertorio se basó en piezas por todos conocidas como "The Lesser Faith", "The Wonders At Your Feet”, que marcaría el equilibrio entre contundencia y melodía, o "Final Resistance".

La primera visita al escenario Mark Reale sería para reencontrarnos con una de las formaciones más veteranas y emblemáticas de nuestra escena norte, LEIZE. Con su nuevo trabajo "Cuando Te Muerden", bajo el brazo la tripleta compuesta por Toño, Patxi y Félix demostró no haber perdido la emoción y la pasión que siempre les ha caracterizado y la mejor prueba fue ese arranque arrollador con "Sin Sitio", que ponía a todo el mundo a cantar. Mezclando ese rock ácido, crítico y callejero con unas guitarras afiladas y 100% metaleras el cuarteto convenció al personal con la potencia exhibida en "Donde Esta", "Hundiéndome En La Noche" y el emotivo "A Tu Lado". Para rematar la faena y dejar las espadas en todo lo alto con "Buscando... Mirando" y "Devorando Las Calles".

Hay personajes imprescindibles para la historia del heavy metal europeo, y uno de ellos es Udo Dirkscheider. Tal y como anunció antes de iniciar este periplo bajo la denominación de DIRKSCHEIDER esta sería la última ocasión en que el diminuto vocalista atacaría los temas de su ex-banda, Accept. Nadie quería perdérselo, así que los alemanes gozaron de una buena acogida disparando a quemarropa temas como "Starlight" "Living For Tonite" o “Breaker”, que provocaron la hilaridad del respetable. Desafortunadamente el tiempo no pasa en balde y vimos a un Udo más cansado y estático, dejando que fueran sus compañeros quien llevarán el peso del show durante varios momentos, especialmente su escudero el bajista Fitty Weinhold. No tardarían en llegar himnos incontestables como "Retless & Wild", “Son Of A Bitch” o "Balls To The Wall", que no hacían más que ratificar que el heavy metal esta más vivo que nunca.

Los suizos ELUVEITIE tienen un idilio permanente con el Leyendas. La de este año significaba su tercera participación en el festival y pese a las novedades en su alineación, lo cierto es Chrigel Glanzmann y sus muchachos volvieron a convencer con su rotunda mezcla de folk y death metal melódico. Con el sol iniciando su ocaso y con la gente muy animada los suizos dividieron en dos partes su actuación. En la primera se centrarían en su faceta más folk y festiva dando cancha a temas como “The Uprising” , "Tegernakô" o "Sucellos". Mientras que para la segunda parte se reservarían sus temas más potentes y corrosivos dando buena cuenta de “Kingdom Been Undone”, “Meet The Enemy” y “Havoc”. Mandolinas, zanfoñas, flautas, violín..., todo tiene cabida dentro del universo sonoro de Eluveitie siempre y cuando este pasado por su personal tamiz metálico. Una vez más los suizos volvieron a triunfar a su paso por el Leyendas, tal y como ratificaron con la monumental “Inis Mona”. ¿Llegarán a encabezar el festival?..., el tiempo dirá.

Una de los grandes dilemas de la jornada era elegir entre ir al Mark Reale a ver FLOTSAM & JETSAM o quedarnos en los escenarios principales para ver a CHILDREN OF BODOM. Finalmente decidimos quedarnos con los americanos que nos ofrecieron una clase magistral de como debe sonar una banda de auténtico thrash metal en pleno siglo XXI. Nunca fueron una banda de grandes audiencia, aunque para muchos su nombre es conocido por ser la banda en la que militó Jason Newsted ante de entrar en Metallica. Pero los seguidores de la escena americana de los ochenta sabemos que obras como "Doomsday For The Deceiver" o "No Place For Disgrace", son álbumes clave para entender la evolución del thrash metal yankee. Liderados por el vocalista Erik A.K. Y el guitarrista Michael Gilbert el quinteto de Arizona puso de manifiesto que temazos como el afilado "Desecrator", "Dreams Of Death" o "I Live You Die", han resistido perfectamente el inexorable paso del tiempo. Tampoco renunciarían a presentarnos algunos de los temas contenidos en su nuevo plástico homónimo del que nos ofrecerían "Iron Maiden", la inicial "Seven Seal" y "Life Is A Mess", que gozaron de una fantástica acogida.




El momento cumbre de la jornada y yo diría que de toda esta undécima edición del Leyendas había llegado, ya que todo parecía preparado para la descarga de AVANTASIA. La macro formación creada, diseñada y liderada por Tobias Sammet disfrutó del montaje más grande y ambicioso, así como de un descomunal juego de luces que sirvió para potenciar los momentos álgidos del show. Capaz de llevar a escena y liderar tan ambicioso proyecto Sammet ha conseguido superar a su banda Edguy, gracias en gran medida a su genialidad y a la contribución de grandes vocalistas como Ronnie Atkins, Michael Kiske, Jorn Lande, Bob Catley, Eric Martin, que irían apareciendo uno a uno para batirse en vibrantes duelos con un Sammet que ejercería como maestro de ceremonias en todo momento. "Mystery Of A Blood Red Rose" sería la encargada de dar el pistoletazo de salida al recital y a partir de ese momento la excitación y la expectación no dejaron de crecer entre una audiencia que se entregó al máximo en la potente “Invoke The Machine”, "The Scarecrow", “Promise Land” o “Dying For An Angel”. De entre todos los invitados que acompañaron al diminuto vocalista de Fulda el más aclamado fue Michael Kiske, aunque personalmente me encantó ese toque épico que siempre imprime Jorn Lande y la elegancia innata de un Bob Catley por el que parece que no pasan los años vocalmente. El repertorio fue un medley de todos sus trabajos, siendo los momentos más memorables los de aquel lejano "The Metal Opera", con el icónico "Reach Out For The Light" y el acaparador "Avantasia". Pero el momento más intenso musicalmente hablando llegaría durante los bises cuando tras descargar "Lost In Space", todos los invitados interpretarían de forma coral "Sign Of The Cross/The Seven Angels " que serviría como epílogo para una fantástica actuación.

En los festivales no hay tiempo que perder. De modo que tras la explosión de luz y melodía que significó la descarga de Avantasia tocaba cambiar de registro y escenario para presenciar la descarga de MAYHEM. Bueno, lo de presenciar es un decir, ya que las luces azuladas y el intenso humo que cubrió todo el escenario hizo prácticamente imposible ver las evoluciones de Attila Csihar y sus muchachos sobre las tablas. Lo que si pudimos hacer fue deleitarnos con la interpretación integra y en el mismo orden de su seminal debut "De Mysteriis Dom Sathanas". Nunca fueron una banda de masas y mucha gente optó por emprender la retirada tras una larga jornada de conciertos, pero los que nos quedamos pudimos impregnarnos del halo de misterio y maldad que emanaba de temas como “Life Eternal” “Funeral Pagans” o la propia “De Mysteriis Dom Sathanas”, cuya puesta en escena fue llevaba a cabo por Attilla desde un furtivo púlpito situado bajo la batería.

Hace bastante tiempo que BARÓN ROJO están dando síntomas de un preocupante agotamiento. Ya en su descarga en el pasado Rock Fest Bcn los hermanos de Castro dejaron una sensación un tanto agridulce entre sus seguidores. Para su aparición en esta undécima edición del Leyendas nos tenían preparada la interpretación de su aclamadísimo "Volumen Brutal", de modo que no faltarían piezas claves dentro de la historia del rock duro en nuestro país como "Los Roqueros Van Al Infierno", "Son Como Hormigas" o el imprescindible "Resistiré". Lamentablemente lo que no estuvo a la altura fue la voz de Carlos que sonó floja, sin fuerza y casi imperceptible en algunas ocasiones, lastrando el trabajo de su hermano y de la base rítmica formada por Ángel Arias y Rafael Díaz. Pero dejando a un lado el material contenido en el citado trabajo también tendríamos ocasión de escuchar "Con Botas Sucias", "Tierra de Vándalos", "Cuerdas de Acero" y "Barón Rojo". No cabe duda los Barones son historia viva de nuestro rock, pero su actuación en Villena no estuvo al nivel de una banda de su trayectoria y profesionalidad. No fue su noche.

Para finiquitar esta jornada de viernes que mejor que una buena dosis de tralla a cargo de unos indiscutibles dentro de la escena extrema como AVULSED. Quizás no dispusieron del mejor horario ni de las mejores condiciones técnicas, pero lo cierto es que Dave Rotten y sus muchachos nos dejaron impresionados con su potencia y su brutal puesta en escena reventando el escenario Mark Reale al ritmo de su artillería pesada. Temas como “Stabwound Orgasm”, “Breaking Hymens” o aquel lejano “Carnivoracity” fueron la escusa perfecta para que los circles pits y los pogos no se detuvieran en ningún momento. En estos días los madrileños celebran su vigesimoquinto aniversario, y a tenor de lo visto en su aparición en el Leyendas todavía tienen mucho que decir dentro de la escena extrema nacional.


SÁBADO 13 DE AGOSTO



Los encargados de abrir la ultima jornada de esta undécima edición del Leyendas serían los chicos de DELAIN, la banda que formara el teclista Martin Westerholt cuando abandonó las filas de Within Temptaion. Con su nuevo trabajo “Moonbathers” a punto de ver la luz el sexteto de Zwolle realizó una actuación sobria y compacta, en la que destacó especialmente el concurso de su vocalista Charlotte Wessels, quien aportó esa nota de elegancia y distinción que ayudó a dar un brillo especial tanto a temas como su nuevo sencillo “Suckerpunch”, como a viejas favoritas como “Sleepwalkers Dreams”. Lo cierto es que sorprendió mucho la evolución que ha seguido la banda durante los últimos años, dejando a un lado su faceta más sinfónica para concentrarse en un metal más moderno y vanguardista, tal y como dejaron patentes en cortes como “The Glory And The Scum”.

Sin tiempo que perder y mientras todavía estaban sobre las tablas los chicos de Delain nos trasladaríamos al escenario Mark Reale para presenciar la descarga de WOLFHEART. La formación finlandesa liderada por el vocalista y guitarrista Toumas Saukkonen nos ofreció una buena muestra de su rotundo potencial a base de unas composiciones repletas de brutalidad, contundencia y unas atmósferas oscuras y camaleónicas que acabaron enganchando a una audiencia que disfrutó al máximo con su presentación. En sus escasos cincuenta minutos de show los finlandeses repasaron sus dos entregas de estudio haciendo especial hincapié en las composiciones de “Shadow World”, del que rescatarían “Aeon Of Cold” o “Abyss”, que nos volaban la cabeza con su fulgurante ataque a dos guitarras. Aunque se mostraron algo fríos en escena, lo cierto es que el cuarteto aprovechó al máximo su tiempo para recabar nuevas adhesiones a su causa.

Una de las bandas que más ha crecido en los últimos años son POWERWOLF. Mucha expectación había suscitado la manada liderada por el vocalista Attila Dorn, especialmente entre los mas jóvenes que no dudaron en desafiar el intenso calor de media tarde para corear junto a los lobos germanos himnos malignos y licántropos como “Blessed & Possessed” o “Coleus Sanctus”, que servían para escenificar la perfecta comunión entre banda y público. Sin duda una de los mayores atractivos de Powerwolf es su vistosa puesta en escena, con todos sus miembros ataviados con sus maquillajes y sus ropajes eclesiásticos. Además, contar con el concurso de un segundo frontman como es el teclista Falk Maria Schelegel, resulta imprescindible para que el nivel de excitación no decaiga entre una audiencia que se dejó la garganta a la hora de corear los majestuosos estribillos de “Army Of The Night” , “Resurrection By Erection”, “Let There Be Night” o “We Drink Your Blood”. Resumiendo que los lobos germanos están en plena ascensión y no me cabe la menor duda de que llegaran a ocupar posiciones más importantes dentro de los festivales europeos. Tienen un buen directo, unos temas potentes y pegadizos y, lo que es más importante, el favor de una audiencia joven y entusiasta.

El primer gran dilema de la jornada llegaba con la coincidencia entre los progresivos americanos SYMPHONY X y los legendarios metaleros británicos BLITZKRIEG. Así que teniendo en cuenta que hace relativamente poco Michael Romeo y sus muchachos estuvieron por nuestro país nos decantamos por ver a la mítica formación liderada por el incombustible vocalista Brian Ross. Una buena sesión de heavy metal clásico y aguerrido, muy centrado en los patrones de la N.W.O.B.H.M., fue lo que nos ofrecieron Ross y sus muchachos, dando buena cuenta de temas “Dark City”, “V” o “Back To Hell”. Tampoco faltarían algunos curiosos guiños a algunos de sus referentes como Judas Priest o, el padrino del shock rock, Alice Cooper. En definitiva, una descarga cargada de nostalgia, buen gusto y un amor verdadero por el clasicismo heavy metalero.

De vuelta al escenario Juan De La Rosa nos esperaban otros ilustres veteranos, los también británicos NAZARETH con su nuevo vocalista Carl Sentence que ha ocupado la vacante que dejara Dan McCafferty, retirado a causa de una dolencia pulmonar. Temas imprescindibles en su dilatada carrera como “Razamanaz” o covers como “Beggars Day”, “Love Hurts” o una alargada versión del “This Fight Tonight”, conformarían la columna vertebral de un repertorio que estuvo muy centrado en el material de su álbum “Hair Of The Dog”. Una vez más, la nota de elegancia y distinción la pondría el guitarrista Jimmy Morrison , mientras que los aromas mas relajados y baladísticos estarían reservados para la deliciosa “Dream On”, que arrancaba con Sentence cantando los primeros versos a capela. Quizás la suya no fuera una de las descargas más seguidas, pero resultó una verdadera delicia volver a deleitarnos con las composiciones de una banda imprescindible para comprender la evolución del hard rock durante la década de los setenta y los ochenta.

Banda querida y respetada por todos los metaleros españoles HELLOWEEN han demostrado con el paso de los años haber sabido sobreponerse a la perdida de dos talentos como Michael Kiske y Kai Hansen. Muchos fueron los que no quisieron perderse la descarga de las calabazas germanas. Así que a la hora prevista para su actuación muchos se agolpaban frente al escenario Azucena para volver a vibrar con clásicos como “Eagle Fly Free” o “Dr. Stein” que daban el pistoletazo de salida a un show que estuvo marcado por la labor de un Andi Deris que rayó muy por debajo de sus posibilidades, cantando los temas bastantes tonos por debajo. Pese a ello, el vocalista tiró de sus compañeros, desplegando toda su simpatía en unas presentaciones en spanglish que ayudaron a crear un fantástico clima con sus seguidores. Además de esa colección de favoritas imprescindibles, también tendríamos ocasión de escuchar temas más recientes como “My God –Givem Right”, “Heroes” o “Lost In America”, que fueron muy bien acogidos por parte del respetable. Más desapercibidos pasarían temas de la década de los noventa como un deslavazado “Steel Tormentor”, que sonó lineal y falto de pegada, o un “Power” que se salvó gracias a la participación de una audiencia entregada. La guinda para el show lo pondrían el imprescindible “Future World” y el mítico “I Want Out”. Un buen repertorio interpretado por una banda que rayó a un buen nivel, pero que se vio lastrada por un vocalista que no tuvo su mejor noche.




Sin tiempo apenas para reponernos de la irregular descarga de Helloween le tocaba el turno a TARJA quien traía bajo el brazo su flamante nuevo trabajo “The Shadow Self”. La soprano de Kitee sorprendió a más de uno con su fluido castellano y nos ofreció una buena muestra de su actual propuesta musical, que dista mucho de lo que hiciera con su anterior banda, Nightwish. Y es que únicamente echaría la vista atrás durante el tramo final del show para proponernos un escueto medley que contendría fragmentos de “Tutankhamen/Ever Dream/Slaying The Dreamer”. Ante las caras de estupefacción de muchos de sus seguidores la diva finlandesa se decantaría por unas sonoridades más potentes y vanguardistas, dejando que temas como “No Bitter End”, sirvieran como muestra de su actual propuesta. De sus anteriores entregas como solista no se olvidaría de “Never Enough” o el machacón “Ciarán´s Well”, durante el que recurriría a su faceta más lirica y operística. Igualmente sorpresiva resultaría su oscura versión del “Supremacy” de Muse, mientras que el sprint final estaría marcado por los aromas marciales de “Victim Of Ritual” y “Until My Lasrt Breath”. Al finalizar el show opiniones dispares entre la concurrencia, eso si lo que nadie pudo negar fue que Tarja Turunen sigue teniendo una de las voces más potentes y elegantes de la escena metálica europea.

Banda icónica e influencia donde las haya los míticos VENOM con el incombustible Cronos al frente volvían a pisar el escenario de Leyendas tras su aparición en la edición de 2013. En esta ocasión el ruidoso trío de Newcastle contaría con un set escénico en el que no faltarían las columnas de humo, la pirotecnia y el fuego para acompañar piezas imprescindibles como “Welcome To Hell”, “Countess Bathory” o “Buried Alive”, que fueron seguidas con verdadera devoción por sus incondicionales. Aunque sus temas más coreados fueron los de la primera etapa, la banda no quiso dejar aparcadas composiciones más reciente como “Long Haired Punks”, que contrastaron con el clasicismo de viejas favoritas como “Witching Hour” o la legendaria “Black Metal”, que hacia que todos los presentes levantáramos nuestros cuernos al aire. Lo suyo nunca fue el virtuosismo, ni la técnica, pero lo cierto es que siempre tuvieron ese instinto asesino que solo las grandes bandas saben exprimir en directo.

Con el festival dando sus últimos coletazos llegaba el momento de presenciar la descarga de una de nuestras bandas más reconocidas en el extranjero, los manchegos ANGELUS APATRIDA. Era tarde, estábamos cansados, pero ver sobre las tablas a los hermanos Izquierdo y sus compañeros siempre es como una inyección de adrenalina. Salieron, como siempre, dispuestos a quemar todo a su paso derrochando entrega y presentándonos su rotundo thrash metal. Así que desgranaron para satisfacción de sus incondicionales temas como su particular homenaje a la cerveza “Flesh Pleasure” o la apocalíptica “First World Of Terror”. Pero sin duda los momentos mas memorables de su actuación estarían reservados para una magistral “Versus The World”, todo un compendio de potencia y melodía, la trepidante “You Are Next”, y su versión del clásico de Pantera “Domination”, que ponía el recinto patas arriba.

Un año más los encargados de clausurar el festival serían los incombustibles LUJURIA, quienes liderados por el carismático Óscar Sancho supieron poner la nota de buen humor con temas picantes y cargados de ironía como “Mozart Y Salieri”, “Sexurrección” o el irreverente “Joda A Quien Joda”. Evidentemente, Oscar no se dejaría en el tintero sus comentarios críticos contra los políticos, e incluso contra los americanos Steel Panther. Tampoco dejaría de reivindicar la hermandad del heavy metal, con lo que la formación segoviana no tuvo problema para meterse a toda la audiencia en el bolsillo poniendo un brillante punto y final a esta undécima edición del Leyendas Del Rock.


Visita el blog Rockeando

2 comentarios: