domingo, 21 de agosto de 2016

Crítica de "X-Men: Apocalipsis" (Bryan Singerm 2016)



por MrSambo (@Mrsambo92)
del blog CINEMELODIC




No me convence en absoluto la saga de los X-Men que ha ido desarrollando Bryan Singer con la ocasional participación de algún otro director. De hecho, la película que más me satisfizo de toda la saga no la dirigió él, sino Matthew Vaughn: X-Men: primera generación (2011).



Soy consciente de que Singer tiene muchos fans, y que sus dos primeras películas sobre los X-men son apreciadas por muchos de ellos y también de los cómics, pero aquellas dos películas resultan frías y con poco nervio, perdidas en la multitud de personajes con superpoderes a los que se manejaba de una manera esquemática, sin saber dar su sitio a todos ellos, participando en la acción como si en un concurso de gimnasia fuera. “Cuando Mística acabe, vas tú, Cíclope…”.




Y es que Singer también me ha parecido un director sobrevalorado. Tras su gran éxito con Sospechosos habituales (1995) y la estimable Verano de corrupción (1998), empezó con una saga que tuvo mucho éxito, de las primeras antes del aluvión de superhéroes, donde, salvo el carisma del Lobezno encarnado por Hugh Jackman, todo resultaba inane, olvidable, rutinario, insulso…




Tras una tercera parte y el mencionado reboot de Matthew Vaughn, volvió a ponerse al frente de la saga para lo que se suponía iba a revolucionar el universo de los X-Men con Días del futuro pasado (2014), donde fundió a antiguos y nuevos personajes en una rocambolesca trama que pretende ser grande y se queda muy pequeña. Otra rutinaria decepción. Muchos efectos especiales, alguna buena relación, forjada anteriormente, y un mejor uso de los múltiples personajes gracias a que ya no se ve obligado a desarrollar personalidades y relaciones, aprovechándose del bagaje anterior, pero absolutamente insatisfactoria.




El director, por su parte, había probado fortuna con otras cintas, pero Singer sólo parece volar a algo de más altura cuando toca temas relacionados con la Alemania nazi, como es el caso de Valkria (2008). Su Superman (2006) es francamente infumable.

Aquí vuelve con una nueva entrega de apellido rimbombante, “Apocalipsis”, que nos lleva al antiguo Egipto y nos presenta a un mega X-Men capaz de aglutinar todos los poderes del resto, una especie de Dios que permanecía dormido y se despierta (mira que tenemos mala suerte los de esta época) muchos siglos después para dominar y destruir el mundo, esa extraña ambición de los villanos que nunca terminaré de entender.




El caso es que sin la presencia del personaje de más carisma de la saga, Lobezno, del que aquí tenemos una breve sorpresa, todo se resiente y se hace previsible. Singer no acaba de sacar partido a todo ese universo que juega con el pasado y el futuro de los X-Men. Se nos deja ver el momento en que Cíclope y Jean Grey se conocen, volvemos a encontrarnos con X-Men que ya se me habían olvidado de la anterior entrega y se sigue guiñando a los espectadores con estas “entregas flashback”.
Deja algunos buenos momentos con el personaje de Magneto, los más conseguidos dramáticamente hablando, gracias también al trabajo de Michael Fassbender.




Se lo pasa pipa Singer con digresiones como esa escena con Quicksilver salvando a todos los miembros de la Academia de Xavier cuando va a ser arrasada. De nuevo el contraste, del pasado y el futuro pasamos a las cámaras superlentas y la hipervelocidad del hijo de Magneto. Una brillante y divertida escena que vuelve a ejemplificar las dificultades de Singer para mostrar a sus personajes con naturalidad en acción y darles a todos sus momentos de gloria. En cualquier caso es de las escenas que más disfruté.

La película es ágil, entretenida, se ve con esa agradable indiferencia del que es consciente de que pasará el rato sin excesivos problemas y la olvidará según se levante de la butaca del cine. No es poco, muchos sólo buscan eso.




Para más ambiciones, esta no es la elección, vuelve a ser un quiero y no puedo. Es ahí donde está el fracaso (relativo) de la película. Quiere convertirse, como otras anteriores de Singer, en paradigma del género, en la más grande de la saga, pero no llega a más que a confundirse con casi cualquiera de las anteriores.

El elenco es magnífico, y está todos correctos. Fassbender, Jennifer Lawrence, James McAvoy, Oscar Isaac como el villano Apocalipsis, Nicholas Hoult

Una película muy aparatosa en un duelo entre mutantes buenos y mutantes malos, o confundidos, de alianzas variables y no siempre bien justificadas, que es mejor ver en verano con un buen refresco.

Visita el blog de CINEMELODIC

2 comentarios:

  1. La película es ágil, entretenida, se ve con esa agradable indiferencia del que es consciente de que pasará el rato sin excesivos problemas y la olvidará según se levante de la butaca del cine.........eso es lo que me ha pasado a MI ,a los 2 dias de verla ya no me acordaba casi nada de ella.....

    ResponderEliminar
  2. Jajajajaja y a mí, que tuve que esforzarme para hacer la crítica! Jajajja.

    Un saludo, Metaleros!

    ResponderEliminar