martes, 16 de agosto de 2016

Crítica de Miles Ahead (Don Cheadle, 2015): film review


por Tony Soulman


En "Miles Ahead", Don Cheadle (actor, director, productor, guionista del film) decide no caer en la típica "acá conoce a Charlie Parker, acá se cruza con Coltrane.” Acaso no hay libros enteros que explican eso? ¿Qué Miles mostrar, qué período, qué sonido, qué película hacer? Las respuestas surgieron luego de un largo tiempo de de debate con la familia del músico, hasta que surgió una nueva pregunta: ¿Qué tipo de película hubiera querido Miles Davis? Así, se fue cerrando la idea. “Si hacés una película sobre Miles Davis, explica Cheadle, tiene que ser una película de gangsters, algo muy loco, muy vertiginoso, visceral.”



En este, su primer largometraje como director (ya había dirigido televisión anteriormente, pero nunca cine), el director no utiliza un gran número de actores ni monumentales locaciones. Como solemos decir en Argentina, es una película chiquita.

Desde el primer cuadro de “Miles Ahead”, Don Cheadle nos convence de que ese que esta en pantalla es Miles Davis.

Al mejor estilo Hitchcock, el film parte de un Macguffin, una excusa que mueve la trama hacia adelante pero que terminará siendo irrelevante. Se trata de unos masters, unas cintas de una supuesta nueva grabación de Miles luego de 5 años de silencio. Detrás de ese master Miles Davis y Dae Brill (Ewan MacGRegor) corren durante toda la película como una pareja dispareja, con algún dejo de comedia. Esta historia (que no es real) le sirve al director para crear una estructura de donde colgar algo de verdad sobre Davis, quién era, cómo trabajaba, y en algún punto, porqué fue tan importante. Mediante algunos flashbacks, la película vuelve a los años 50, época en que Davis conoció a su esposa, Frances Taylor (interpretada por Emayatzy Corinealdi), y trabajaba con el arreglador Gil Evans, con quien Davis creó el disco “Miles Ahead.”




Interpretando a Miles, Don Cheadle es brillante en todos los aspectos. "He leído todo sobre Miles, he escuchado sus discos mil veces, me he entrevistado con todos los que lo conocieron y la sensación siempre fue que, a medida que más cosas sabía de él, menos le conocía", confiesa el actor-director "Esos caminos hay que andarlos".

“Miles ahead” no es una entrada a la obra de Miles Davis. Quien no sepa nada sobre el o su música, puede no apreciar algunos de los perfiles que Cheadle construye. Una cosa es segura, la película esta realizada con alma y con pasión. Los proyectos apasionados son armas de doble filo. En este caso, la dedicación y el amor de Cheadle, se ven desde lejos, y eso ya es un triunfo.

Visita el blog Escuchate esto!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada