martes, 29 de septiembre de 2015

Crítica de la película "El Chico 44" (Daniel Espinosa, 2015): Child 44 review



by King Piltrafilla (@KingPiltrafilla)




Hoy toca que os hable de Child 44, la última película del director sueco Daniel Espinosa –suya es también Safe house, que ya os comenté aquí– protagonizada por Tom Hardy y Noomi Rapace. La cinta se basa en la novela de Tom Rob Smith, que a su vez se inspiró en los crímenes de Andrei Chikatilo como base de una estupenda historia de determinación, amor y traición en la Unión Soviética de posguerra. Lo que nos cuenta el argumento es como Leo Demidov, héroe de guerra y agente ejemplar en el servicio secreto estalinista decide investigar una serie de asesinatos de niños cuando fallece el hijo de uno de sus compañeros. 

Sin embargo, en la perfecta y utópica sociedad soviética que Stalin pretendía mostrar a occidente podían darse crímenes como la disidencia o la homosexualidad, pero nunca asesinatos –una de las lacras de las sociedades capitalistas– y mucho menos, infantiles. La terquedad de Leo en su búsqueda de la verdad y la bajeza moral de sus superiores pondrán en peligro la vida del héroe y la de su esposa. 


Piltrafillas, los que esperéis una película de crímenes al uso estáis de mala suerte porque Child 44 no se centra en la investigación policial sino en la lucha de un hombre íntegro y valiente contra un sistema corrupto que estuvo lleno de traidores, delatores y detenciones arbitrarias con el fin de eliminar a todo aquel que molestase al orden establecido.

Y es que, con una fotografía deliberadamente gris y de interiores opresivos y oscuros, lo que muestra Espinosa en paralelo a la trama principal es que la dictadura de Stalin era tan terrible como la de Hitler, aunque Churchill –que le detestaba– tuviese que actuar como el político pragmático que era y llegar a un acuerdo que no fue otro que regalarle media Europa a Iósif Vissariónovich Dzhugashvili, el poderoso Stalin que –entre otras cosas– pasaría a la historia como instigador de las famosas purgas y creador de los gulags, centros para represaliados políticos tanto o más crueles que los campos de trabajo nazis.

En definitiva, una película de desarrollo triste, cargada de personajes con vidas amargas y desesperanzadas, aunque de visión muy recomendable. No deja de ser un pedacito de la historia reciente de la humanidad.

King Piltrafilla





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada