domingo, 13 de septiembre de 2015

Crítica de la película "Anacleto: agente secreto" (Javier Ruiz Caldera, 2015)


por Savoy Truffle (@CarlosLorenteR)





Anacleto: agente secreto es una adaptación del conocido cómic de Vázquez, dirigida por Javier Ruiz Caldera, una película graciosísima y hábilmente manejada, en la que tienen lugar problemas y situaciones domésticas de los más clásico y variopinto.




Hemos de recordar que el dibujante y creador de historietas Manuel Vázquez configuró el personaje de Anacleto, agente secreto para la Editorial Bruguera. Buena parte de la población masculina de la franja cincuentera se nutrió en su juventud de la lectura semanal de este personaje algo patoso y despistado heredero de Las hermanas Gilda y de La Familia Cebolleta, cómics aquellos producto de una época ya lejana, algo ingenuos y adaptados a la censura y costumbres de aquellos años. Era una década, la de los años 60, donde nacen James Bond, la serie Los Vengadores o el Superagente 86, entre otros, que influyeron al gran Vázquez.




Eso sí, esta adaptación difiere mucho del cómic de Vázquez, de su idea original, hay inclusiones de un lenguaje más soez, y determinadas diferencias en el enfoque que hacen que a partir del personaje original se cree una historia bastante diferente, pero que sin duda hace de los 87 minutos de proyección una diversión total y muy amena. Eso si, para aquellos fanáticos del cómic original pueden ser un tanto decepcionante estos aspectos, ya que no son fieles para nada.

La película está rodada en Barcelona y sus localizaciones están muy bien elegidas, la fotografía es maravillosa (Arnau Valls Colomer es el responsable). La banda sonora de Javier Rodero también es una sorpresa agradable.




La historia que nos cuenta el film es la de Adolfo (Quim Gutiérrez), un treinteañero que trabaja de segurata junto al hermano de su novia Katia (Alexandra Jiménez), osea Martín (Berto Romero) y no pasa por su mejor momento, ya que es un tipo sin ambiciones, su novia le deja y por si fuera poco, se convierte en el objetivo de una serie de matones liderados por el Malvado Vázquez (Carlos Areces, que está brutal), un peligroso criminal que ha escapado de la cárcel. A todo esto descubre la doble vida de su padre Anacleto, que no es sólo un payés dedicado a la producción de embutidos, sino que es un agente secreto en horas bajas y el que encerró a Vázquez 30 años atrás, el cual ahora se quiere vengar. Adolfo debe dejar su zona de confort, ayudar a su padre con el que nunca se ha entendido, y a la vez intentar recuperar a su novia.

Las escenas de acción me han sorprendido muy positivamente ya que están muy bien resueltas y los efectos especiales llegan en el momento justo, sin ningún estrés. El ritmo de la película no decae y mantiene el interés del espectador, asunto en el que mucho tiene que ver su director Javier Ruiz Caldera que va evolucionando del cine anecdótico y el humor absurdo a algo más y con mejores cimientos.

Imanol Arias hace un encomiable esfuerzo, al que ayudan los primeros planos excelentes, Quim Gutiérrez empieza genial y va perdiendo algo de fuelle al repetir algún que otro automatismo, pero sigue siendo una joya a pulir. Lo de Berto Romero es caso aparte, ya que las risas con él están garantizadas. Alexandra Jiménez cumple a la perfección y todos los secundarios tienen su momento de gloria (la escena en casa de los padres de Katia y Martín es memorable). Carlos Areces hace genial de malvado.

Tráiler


Carlos Lorente

No hay comentarios:

Publicar un comentario