jueves, 20 de diciembre de 2018

Mis discos favoritos de 2018: Rock y buena música (casi 30)


por Alberto Iniesta (@Radiorock70)
del blog Discos




Un año más, aquí estamos para ofrecer al que se atreva a leer estas líneas una lista de los discos que más me han gustado de este 2018. Creo que es el año en el que he consumido la mayor dosis de música actual de mi vida, y los que aparecen por aquí son solo los que han conseguido excavar el túnel más largo hacia mi patata. Así que, si en esta lista echas en falta un disco que consideres “obligado”, no estará porque o bien no lo he escuchado, o bien el túnel no fue tan largo (cada patata es distinta). Para cualquiera de esas opciones, puedes mandarme un sicario a casa (pero que me deje terminar de escuchar el disco que esté sonando en ese momento) o poner un comentario insultándome, que al fin y al cabo sale más barato. Al orden de los LPs, dadle la misma importancia que la que nos da a nosotros la “clase” política.


No Hard Feelings – Tangerine Flavour




Es un disco maravilloso, con unas armonías vocales de esas que se quedan a vivir contigo para siempre. Importante: crece con las escuchas, en las que cada canción te susurra al oído que quiere ser tu favorita. Aquí hay grupo para muchos años.

Sleepwalkers – Brian Fallon



Con su banda The Gaslight Anthem tiene varios discazos, y lo que está facturando en solateras últimamente da gusto escucharlo. Un disco con arrebatos de furia, con aguas más tranquilas y, lo más importante, con canciones dispuestas a quedarse en tu vida.

Air – Morgan



Morgan han llegado a un nivel tan alto como para que su éxito se conciba como algo normal: ya son una realidad, y si siguen tratando a la música como lo hacen aquí, el techo se lo pondrán ellos solos. Con discazos así, a quién le puede importar el idioma de las canciones… Nina, por favor, nunca dejes de cantar.

Cargar La Suerte – Andrés Calamaro



El regreso del mejor Calamaro es una de las grandes noticias de este 2018, sobre todo porque en su máximo nivel hay pocos que le tosan musicalmente hablando. Para los que amamos esa sensación de escuchar discos a fuego lento aquí hay canciones para una hoguera eterna. Después de cuatro décadas, no se puede pedir más.

Starfire – Caitlyn Smith



Con una voz que se convierte en una montaña rusa de emociones engrasada a la perfección y, lo más importante, un puñado de canciones que brillan como la propia Caitlyn en la portada, en este disco lo más normal es repetir. Si en el futuro la apuesta se mantiene, estamos sin duda ante un proyecto más que interesante.

Our Country: Americana Act II – Ray Davies



Aquello de segundas partes nunca fueron buenas no se puede aplicar a la música. En esta segunda entrega de canciones dentro de su serie Americana escuchamos a uno de mis compositores favoritos, bien rodeado de los Jayhawks, en un estado de gracia que supone un auténtico placer para los oídos.

Material Inflamable – Gritando En Silencio



Por si quedaba alguna duda, con este cuarto disco los Gritando En Silencio incendian el panorama estatal a golpes de un rock and roll tan salvaje como lleno de nuevos matices anglosajones a los que no nos tenían tan acostumbrados. Como resultado, tenemos un álbum explosivo y adictivo que se erige como una de las cimas del grupo.

Un Hombre Rubio – Christina Rosenvinge



Renunciar a los focos más deslumbrantes a cambio del control total y absoluto de su carrera es solo uno de tantos motivos que hacen grande a Christina Rosenvinge. Pesan las palabras y estas canciones apuntan, como su creadora, hacia una inmortalidad musical construida sobre una trayectoria única.

Tranquility Base Hotel + Casino – Arctic Monkeys



Disco no recomendado para los amantes de prejuicios ni abogados del inmovilismo musical más rancio. Si lo que buscas son exclusivamente himnos de estadio, te has equivocado de disco: aquí Alex Turner entrega canciones que huyen de etiquetas para apuntar con firmeza a la conquista del futuro, desde un presente que le sabe a poco.

Tell Me How You Really Feel – Courtney Barnett



Con un estilo cada vez más definido y unas canciones cantadas de esa manera tan suya, este disco promete consolidarla como lo que es: una de las grandes artistas de la escena actual. A base de estribillos luminosos y letras repletas de humor Barnettiano, es inevitable caer en las garras de este discarral.

Rebelión – Ilegales



El nuevo disco de Ilegales es esa patada en los cojones de una sociedad dominada por postureo barato de alquiler, donde queda claro que Jorge sigue siendo uno de los músicos de mayor talento de este país. Letras en llamas sumamente necesarias en estos tiempos que, más que salvajes, son hipócritas.

A Deeper Cut – The Temperance Movement



Siguen avanzando disco a disco, buscando su camino en esto del rock and roll destilando sonidos clásicos al tiempo que siguen encontrándose a ellos mismos. Las canciones deberían ser las que hablasen en un LP repleto de buenos momentos, seguramente con lo mejor todavía por llegar.

La Caja Negra – Carmen Boza



Los arreglos de este disco continúan en la línea ascendente de su creadora para ofrecer una colección de canciones enorme. Podemos afirmar sin miedo que este LP reivindica a Carmen Boza como una de las mejores cancionistas a las seis cuerdas de la actualidad. Que llegara a lo más alto de las listas de ventas resulta esperanzador.

True Meanings – Paul Weller



14 discos en solitario, Jam y Style Council aparte, y el Modfather sigue sorprendiendo sin entregar dos discos iguales. Con un sonido melancólico y grandes canciones por bandera, es un disco para escuchar con libro y manta. Cuando muchos de los músicos de su generación recuperan éxitos pasados, Paul Weller solo mira hacia el futuro.

Ruins – First Aid Kit



La sensación de que, con cada nuevo disco que sacan, estas dos hermanas se sitúan un acorde más cerca de la conquista del panorama folk actual, continúa in crescendo. No necesitan balas ni armas de fuego: lo suyo son las grandes canciones que viajan sin retorno de alma en alma.

The Blue Hour – Suede



El tiempo les ha tratado bien a los Suede: al contrario de lo que ha sucedido con otras bandas surgidas en los 90, su trayectoria vuela hacia lo más alto, y así se demuestra en este The Blue Hour, que le puede mirar perfectamente de tú a tú a discos como el debut homónimo o el Dog Man Star. Palabras mayores.

Lights – Nat Simons



Con un nuevo álbum donde apuesta el todo por el todo por la canción, Nat Simons sale más que victoriosa. Se le sale el talento por los cuatro costados, y en este LP lo vuelve a demostrar. Entre el discazo que tiene y la gira con Loquillo, el éxito no debería tardar en echarle la puerta abajo.

High As Hope – Florence + The Machine



Con ese sonido luminoso y elegante en forma de canciones sobresalientes, Florence Welch vuelve para recordarnos que lo suyo hace ya tiempo que es una realidad. Con una de esas voces para enmarcar, si encima las canciones le acompañan sale un disco como este. Que vuele, como la esperanza, alto.

Tarque – Carlos Tarque



Desde Para No Ver El Final, año 2010, un disco con la voz de Tarque no me decía gran cosa. Con esta entrega en solateras el aroma a los M-Clan de Coliseum es enorme, y el resultado es un sucio e inconfundible rock and roll que bebe de las escuelas de los mejores maestros.

Lost & Found – Jorja Smith



Con apenas 21 años, Jorja Smith se ha ganado la admiración del personal con su voz como principal arma, echando por tierra cualquier atisbo de prejuicio. Pop adictivo y brillante, aunque a veces sobreproducido en exceso, si nada se tuerce aquí hay artista grande para las próximas décadas. Gracias a La Hora Musa por el descubrimiento.

Hilo De Cobre - Tako



Un trabajo a la altura de los mejores momentos de un grupo que en sus tres décadas ya nos ha dado muchos. No importa que la luz de los grandes focos apunte en otra dirección: discarrales como este evidencian la realidad de que hay vida musical más allá de los nombres de siempre en el rock estatal.

Cabaret De La Guillotine – Angelus Apatrida



Con una brillante trayectoria a sus espaldas y ya consolidados como firme realidad, en este nuevo LP el puñetazo sobre la mesa suena más consistente. Un disco por momentos algo más melódico que otros LPs anteriores, con mi portada favorita de este año y canciones atronadoras que no dejarán a nadie con cabeza, literalmente.

Mundos Sutiles – Nadia Álvarez



La magia que desprenden los textos y melodías del nuevo disco de Nadia Álvarez te atrapa durante bastante más tiempo de la media hora escasa que dura. Cóctel lleno de emociones, de acordes bonitos y, en definitiva, de vida, del que es imposible beber solamente una vez.

Lluvia De Piedras – José Antonio García



Una colección de canciones honesta y lúcida donde José Antonio García se presenta en un estado de gracia vocal que, sin embargo, no debería sorprender en exceso vista la última gira de los 091. Aquí, más allá de comparaciones con su banda madre lo que realmente debería importar es la música, que siempre sale victoriosa con discos como este.

Resistance Is Futile – Manic Street Preachers



Si bien las letras echan la vista atrás para acometer un honesto ejercicio de nostalgia, musicalmente los Manic miran desafiantes hacia un presente que les sigue situando, más de tres décadas después, como un grupo esencial disco tras disco. Melodías brillantes y canciones notables para un nuevo LP, una vez más, brillante.

Firepower – Judas Priest



El retorno de uno de los grupos esenciales dentro de la santísima trinidad del metal, con un disco a la altura de la leyenda de obras capitales como Painkiller o Defenders Of The Faith, es un broche de oro ardiendo que se suma a una trayectoria esencial como leyendas vivas de un género que no se podría explicar sin su presencia.

Nota En Do – Sofía Ellar



En un mundo tan complejo como el de la música, donde la locura y la crueldad se dan la mano más de lo que deberían, muchas veces menos es más. Así sucede con el segundo discazo de Sofía Ellar, donde unos preciosos arreglos minimalistas revolotean alrededor de la mejor comunión posible: la de la guitarra y voz.

Find A Light – Blackberry Smoke



Uno de mis cócteles favoritos del año en cuanto a lo que entendemos por rock bien tocado de verdad, con sabores que desprenden esa mezcla deliciosa entre las raíces y el folk más profundo. A todo ello se le unen unas guitarras al servicio de la canción para dar como resultado uno de los LPs más redondos del grupo, y del año.

Both Directions At Once: The Lost Album – John Coltrane



La historia de este disco desafía cualquier canon de lógica o sentido común, porque resulta difícil de creer que estas grabaciones hayan estado perdidas en un cajón con la calidad que desprenden los temas del LP. Quizá caiga en el olvido por aquello de que la relevancia de un disco en 2018 no es la de 1963, pero centrándonos en lo estrictamente musical debería considerarse como una de las obras magnas de Coltrane.

Intenté cuadrar un número redondo de discos de este año. Obviamente he fracasado en ello, y me han quedado finalmente 29 discos. Juro por Bruce Springsteen que los 29 son esenciales para mí, hasta el punto de que a medida que el bolsillo lo permita irán llegando todos a mis estanterías. Muchos lo han hecho ya, de hecho. En cuanto a lo de añadir otro más solo por el hecho de llegar a 30 y que quedara un número redondo, pues mire usted, no. Dicho eso, adjunto un enlace (solo para valientes) con una playlist de canciones de los 29 discos con los que os he dado la chapa. Yo la he degustado varias veces ya, y estará feo decirlo, pero a mí me encanta:



No hay comentarios:

Publicar un comentario