viernes, 14 de diciembre de 2018

Crítica de "Peligro en Bangkok" (Danny Pang Fat, Oxide Pang Chun, 2008): Review


by King Piltrafilla (@KingPiltrafilla)




Pese a que ciertamente no me parece un mal actor y lo cierto es que me he divertido bastante con la mayoría de las películas en las que Nicolas Cage ha actuado en su carrera, por entonces –ya me había pasado con La búsqueda 2- me distraía más su apariencia física que su trabajo o el argumento de la cinta en la que participase. Y cuando digo que me distraía no es una alabanza, me refiero a que me desconcentraba, me apartaba de la historia a la que –en teoría- debía estar atento. Yo ya no sé si este hombre lleva injertos en el coco, peluca o un ser de otros mundos. Pero, polamordediosss... ¿a quién tiene este hombre como estilista, a un tipo ciego e hiperactivo? En fin, amiguitos piltrafillas, que os voy a hablar de Bangkok Dangerous (Peligro en Bangkok en España), el remake que los hermanos Pang –Oxide y Danny- hicieron en 2008 de la homónima cinta que ellos mismos dirigieron una década antes.








El argumento de la película –bastante decente en mi opinión- cuenta como un asesino a sueldo llega a Bangkok con el propósito de cumplir un cuádruple contrato. Como siempre, lo primero que hace nuestro hombre es buscar un joven delincuente que le haga de correo mientras él permanece oculto. Finalizado el trabajo, eliminará al joven y –con él- las pistas que puedan incriminarle. Pero esta vez será diferente. Por un lado, el hastiado asesino –un Cage que esta vez me ha parecido menos histriónico que otras veces, más comedido y sentimental- encontrará el amor personalizado en una dependienta ciega y por otra parte se encariñará del joven que le ayuda.








Todo ello –como podéis imaginar- no es nada bueno para alguien que se dedica a ese trabajo. Por último, la traición del gángster que le ha contratado y que decide eliminarle no hará más que empeorar las cosas. Lo dicho, una actuación decente de Cage –el productor de la película-, dosis importante de acción –aunque no hablamos de una excesiva y desmesurada cinta asiática con ensalada de tiros- y sentimientos bien retratados por la pareja de realizadores de Hong Kong. En definitiva, no sé si es porque me he acostumbrado a infumables productos de serie B pero la de ayer me pareció una –a mi modo de ver- recomendable y distraída cinta de acción que pese a la presencia del hollywoodiense Nicolas Cage y la voluntad manifiesta de darla a conocer en Occidente ha quedado muy asiática en su desarrollo y desenlace. Es de agradecer.


No hay comentarios:

Publicar un comentario