domingo, 16 de diciembre de 2018

Las mejores películas de 1968 - Lo mejor del cine de ese año

Hasta que llegó su hora.

por MrSambo (@Mrsambo92)
del blog CINEMELODIC

Terminando esta década de transición, siguen llegando grandes títulos inmortales, de los que hay buen número este año, con muchas propuestas arriesgadas además, donde el surrealismo y las ideas narrativa alternativas abundan sobremanera, con la irregularidad y excepcionalidad que eso conlleva. En cualquier caso, volvemos a tener un sorprendente número de películas que han trascendido y son referentes en sus géneros. Vamos camino de la consolidación de un nuevo cine con nuevas voces que asentarán lo aprendido en décadas anteriores.

Memorias del subdesarrollo.

--------------------

Las mejores películas de 1968
(Lo mejor del cine de ese año)


2001: UNA ODISEA DEL ESPACIO, de Stanley Kubrick. 

Uno de los grandes clásicos de la Ciencia Ficción filosófica y moderna. Asombra la fecha de su realización por su perfección técnica. Su innovadora narrativa (pretende conseguir la misma abstracción que la música desde la vertiente audiovisual), no deja indiferente y tiene admiradores y detractores. Quizá le sobre metraje, pero es sin duda un referente. No hay que confundir tampoco las intenciones de Kubrick con las de Arthur C. Clarke, autor del guión y la novela que escribió al mismo tiempo. Lo demás son monolitos…




ASTERIX Y CLEOPATRA, de René Goscinny y Albert Uderzo. 

Ya podrían aprender las versiones actuales de esta animación realizada por los propios autores del cómic. La mejor opción para ver a estos míticos personajes fuera de las páginas.


BESOS ROBADOS, de François Truffaut. 

Buena comedia dramática del director francés, repleta de buenos detalles y muchos recursos, donde la libertad creativa sigue siendo la norma.





BRIGADA HOMICIDA, de Don Siegel. 

Estupendo título de acción, un policiaco crepuscular con dos grandes de la interpretación: Henry Fonda y Richard Widmark. Siegel demuestra su talento en el género.


BULLITT, de Peter Yates. 

Con una de las más famosas persecuciones de coches, muy bien rodada, Bullitt es además un buen thriller que se beneficia del carisma de Steve McQueen y la belleza de Jacqueline Bisset.


CHARLY, de Ralph Nelson. 

Un buen título para los amantes del drama intenso. Intenta superar el tópico con ciertos aspectos de Ciencia Ficción además. Cliff Robertson consiguió un Oscar por este papel protagonista.


CHITTY CHITTY BANG BANG, de Kenneth Hughes. 

Un clásico del cine infantil y juvenil donde vuelve a destacar Dick Van Dyke, el inolvidable deshollinador de Mary Poppins. Fantasía, aventura, excentricidad y música.


COMETIERON DOS ERRORES, de Ted Post. 

Dista mucho de los grandes Westerns de Eastwood, especialmente de los realizados con Leone, a los que este pretende seguir los pasos. Sin ser mala, parece no saber a qué carta jugar, si ir por la senda del spaghetti o la más tradicional… Cumple.





EL ASESINATO DE LA HERMANA GEORGE, de Robert Aldrich. 

Interesante film menos conocido de Aldrich, que indaga en algunas de las obsesiones que ya trató en sus obras maestras. La degradación moral y física, el fracaso no superado y el éxito olvidado… Muy interesante.


EL CASO DE THOMAS CROWN, de Norman Jewison. 

Muchos conoceréis el remake que protagonizó Pierce Brosnan, pero antes Steve McQueen fue el ladrón de guante blanco. Un estilo muy de la época, con mucha pantalla partida y una narración irregular que es un sugerente entretenimiento. Todo está en el clásico.


EL DESAFÍO DE LAS ÁGUILAS, de Brian G. Hutton. 

Estupendo bélico protagonizado por Clint Eastwood y Richard Burton ambientado en la 2ª Guerra Mundial. Satisfará a los fans del género.





EL DETECTIVE, de Gordon Douglas. 

Investigación detectivesca, Frank Sinatra, Lee Remick, la homosexualidad… Un aceptable policiaco de Gordon Douglas.


EL DÍA DE LA LECHUZA, de Damiano Damiani. 

Estupenda cinta italiana sobre los entresijos de la mafia siciliana. Buen título que quizá no sea muy conocido, pero desde luego sí que resulta muy recomendable.


EL ESTRANGULAR DE BOSTON, de Richard Fleischer. 

Brutal y realista thriller que retrata de una manera descarnada la psicopatía. Un realismo en el tema que resulta tremendamente original. Además es una cinta que también recurre a las pantallas partidas. Espectacular Tony Curtis.





EL GATO NEGRO (KURONEKO), de Kaneto Shindô. 

Una de terror y fantasmas con samuráis, una cinta muy particular y a la vez de esencia puramente japonesa. Muy reconocible.


EL GRAN SILENCIO, de Sergio Corbucci. 

Un spaghetti de uno de sus mejores representantes, el bueno de Sergio Corbucci. Venganzas y todas las conocidas claves del género. Entretenida.


EL GUATEQUE, de Blake Edwards. 

Obra maestra de la comedia física con un excepcional Peter Sellers, que firma uno de sus personajes más recordados. Inolvidable. Edwards es un maestro de la comedia.





EL HÉROE ANDA SUELTO, de Peter Bogdanovich. 

De título en español algo desconcertante una vez se visiona la película, tenemos un estupendo thriller donde sobresale un descomunal Boris Karloff para firmar el debut de Peter Bogdanovich en la dirección.


EL HOMBRE DE KIEV, de John Frankenheimer. 

La persecución judía en Rusia retratada con la habitual solvencia de Frankenheimer. Un interesante y oculto título.


EL LEÓN EN INVIERNO, de Anthony Harvey. 

Exhibición de Katharine Hepburn y Peter O’Toole en este sensacional drama histórico que le dio un merecido Oscar a la actriz. Gran película.


EL NADADOR, de Frank Perry. 

Conseguida y reputada metáfora que desnuda las miserias de la clase media acomodada entre “piscineros” baños de Burt Lancaster. Una idea tan sencilla como eficaz, una película de muy buen nivel.


EL PLANETA DE LOS SIMIOS, de Franklin J. Schaffner. 

Otro clásico de la Ciencia Ficción con uno de los finales más impactantes y sorprendentes de la época. Un montón de secuelas, remakes y precuelas le rinden tributo. Indispensable para todo cinéfilo, con un destacado Charlton Heston.





EL PÓKER DE LA MUERTE, de Henry Hathaway. 

Un estupendo Western de Hathaway que mezcla las claves del género con una aseada intriga detectivesca y un buen duelo entre Robert Mitchum y Dean Martin.


EL PROFUNDO DESEO DE LOS DIOSES, de Shôhei Imamura. 

Magnífica joya de Imamura, un gran título en su filmografía que vuelve a indagar en muchas de sus claves, en las relaciones humanas, en la influencia de lo ancestral, de la tradición… de las pulsiones del hombre.


EL VALLE DE LAS ABEJAS, de Frantisek Vlácil. 

Otro destacado título de la Nueva Ola checa, que tanto prestigio tuvo en aquellos años. Un drama ambientado en la Edad Media. Una cinta compleja y profunda.


FANDO Y LIS, de Alejandro Jodorowsky. 

El primer largo de Jodorowsky es una obra provocadora, surrealista y desfasada, vamos, lo que se supone y espera de su autor. Bizarra e inclasificable, basada en la obra de Fernando Arrabal.





FUNNY GIRL, de William Wyler. 

Wyler entregándole un Oscar a Barbra Streisand. Un musical de impecable dirección, como siempre que hablamos del maestro.


HASTA EL VIENTO TIENE MIEDO, de Carlos Enrique Taboada. 

Un clásico del cine de terror mexicano. Una exótica cinta muy recomendable si te gusta el género y sus tesoros ocultos, además de las truculentas historias de fantasmas.


HASTA QUE LLEGÓ SU HORA, de Sergio Leone. 

Memorable Western que formaría otra especie de trilogía junto a “Érase una vez en América” y “¡Agáchate, maldito!”. Una obra cumbre de uno de los realizadores con una de las progresiones estilísticas más fascinantes de la historia del cine. Obra maestra honda, reflexiva, madura, sofisticada y depurada.


IF… de Lindsay Anderson. 

Otro buen título del Free Cinema que en esta ocasión se mete de lleno en la crítica al sistema establecido en las enseñanzas superiores. Crítica social y buen cine.





INFIERNO EN EL PACÍFICO, de John Boorman. 

Un escenario; una isla; un conflicto, en off, la 2ª Guerra Mundial; dos actores, Lee Marvin y Toshiro Mifune y un buen director. Con tan solo esos mimbres tenemos una película realmente estupenda. Obra entretenidísima y metafórica sobre el absurdo de la guerra y el problema de la incomunicación, la necesidad de contacto y afecto personal y como el ser humano abstraído de las circunstancias históricas, sociales o culturales que lo rodeen, inmerso totalmente en su individualidad, está condenado a entenderse con el resto, incluso sin compartir idioma.


ISADORA, de Karel Reisz. 

Retrato de la vida de Isadora Duncan que tiene en la interpretación de Vanessa Redgrave su gran aliciente.


LA EXTRAÑA PAREJA, de Gene Saks. 

Obra maestra de la comedia recomendadísima. Absolutamente tronchante e hilarante con una pareja inigualable como son Jack Lemmon y Walter Matthau. Si no la habéis visto, dadle, no os arrepentiréis.





LA HORA DEL LOBO, de Ingmar Bergman. 

El particular universo de Bergman sumergiéndose en el surrealismo, el drama psicológico y el terror. Una película fascinante.


LA INFANCIA DESNUDA, de Maurice Pialat. 

Drama sobre la infancia y el desarraigo de notable calidad, apara complementar clásicos referenciales como la también francesa “Los Cuatrocientos Golpes”.


LA NOCHE DE LOS GIGANTES, de Robert Mulligan. 

Un Western muy particular y personal, con gran reparto e intenciones, intimista y profundo. Como siempre, destacar a Gregory Peck.


LA NOCHE DE LOS MUERTOS VIVIENTES, de George A. Romero. 

Clásico del terror y el gore, pionero de un género que estos años ha asolado las pantallas. El cine zombi… Un referente indiscutible.





LA NOVIA DEL DIABLO, de Terence Fisher. 

Otra buena cinta de terror de la Hammer, en esta ocasión tratando el tema de las sectas satánicas. Y con Christopher Lee de protagonista.


LA NOVIA VESTÍA DE NEGRO, de François Truffaut. 

Potente thriller vertebrado en la venganza de una viuda que incluso inspiró a Tarantino para su Kill Bill. Interesante.


LA PRISIONERA, de H. G .Clouzot. 

Un drama con mucho morbo este del siempre atractivo Clouzot. Una curiosidad muy recomendable.


LA SEMILLA DEL DIABLO, de Roman Polanski. 

Obra maestra del cine de terror. La fuerza de la atmósfera y, sobre todo, de su concepción metafórica, subliman el género. El miedo a la soledad en la urbe, en la gran ciudad, redondean uno de los grandes clásicos del género.





LA ÚLTIMA CARGA, de Tony Richardson. 

La Guerra de Crimea pasada por el tapiz del Free Cinema. Tremendo y significativo retrato de la locura prepotente.


LA VERGÜENZA, de Ingmar Bergman. 

Una cinta bélica de Bergman. Y absolutamente descarnada, sin recursos retóricos ni licencias artísticas. Muy notable.


LAS SANDALIAS DEL PESCADOR, de Michael Anderson. 

La religión, los conflictos soviéticos y el Vaticano en un excelente fresco con una soberbia interpretación de Anthony Quinn.





LOS MALVADOS DE FIRECREEK, de Vincent McEveety. 

Interesante Western protagonizado por James Stewart, que sin ser una joya del género presenta interesantes atractivos.


MEMORIAS DEL SUBDESARROLLO, de Tomás Gutiérrez Alea. 

Una de las películas más famosas y reputadas del cine cubano, enmarcada, con un tono tan divertido como amargo, en la Revolución cubana.


MI AMIGO EL FANTASMA, de Robert Stevenson. 

Joya del cine infantil y juvenil de las que comenzó a hacer Disney en los 60 en imagen real. Absolutamente encantadora y entrañable. No admito discusión.


OLIVER, de Carol Reed. 

Exitoso y conocido musical dirigido por el excelente Carol Reed. Un clásico absoluto que se vale del Oliver Twist de Dickens para deleitarnos.


RAQUEL, RAQUEL, de Paul Newman. 

Es la primera película dirigida por Paul Newman (hizo al menos 6 como director), guiando a su esposa en este estupendo drama. Buena calidad también en el trabajo del maravilloso actor tras la cámara.





ROMEO Y JULIETA, de Franco Zeffirelli. 

Es uno de los trabajos más celebrados de Zeffirelli, una estupenda adaptación de la tragedia shakesperiana que definió el amor.


ROSTROS (FACES), de John Cassavetes. 

Uno de los grandes referentes del cine independiente estadounidense. Soberbio título de un cineasta magnífico y con su actriz fetiche (y su mujer), Gena Rowlands, saliéndose.





SALARIO PARA MATAR, de Sergio Corbucci. 

Otro pequeño clásico del spaghetti con Corbucci y Franco Nero. Una cinta muy atractiva, especialmente si te gusta este subgénero tan particular.


SIGNOS DE VIDA, de Werner Herzog. 

No es una película de fácil digestión, pero sí muy interesante en sus planteamientos y reflexiones.


TEOREMA, de Pier Paolo Pasolini. 

Una de esas cintas de Pasolini que tanto escandalizaron en su época. Una máquina seductora y sexual ante la que una familia de clase alta cae rendida. Más allá de metáforas, tenemos momentos surrealistas y morbosos.





TE QUIERO, TE QUIERO (TE AMO, TE AMO), de Alain Resnais. 

Particular y original cinta de Ciencia Ficción que seguro Gondry vio para su ¡Olvídate de mí! Atractiva.


UNA HISTORIA INMORTAL, de Orson Welles. 

Un particular mediometraje (no llega a la hora) del maestro Welles, repleto de lirismo y desgarro donde el potente estilo visual vuelve a destacar.


YELLOW SUBMARINE, de George Dunning. 

Una de las más conocidas películas de los Beatles. Surrealista, divertida, icónica. Cinta de culto Pop.




No hay comentarios:

Publicar un comentario