viernes, 1 de septiembre de 2017

Unas notas sobre "El Resplandor" y "El hijo del mal"


by King Piltrafilla (@KingPiltrafilla)




El Resplandor es una sensacional película (me quito el sombrero) de Stanley Kubrick basada en la novela homónima de Stephen King, con un Jack Nicholson inconmensurable. Hay que destacar el afán de perfeccionismo de Kubrick, que controlaba de tal manera el proceso de creación, distribución y exhibición de sus películas que hasta supervisaba la elección de los actores de doblaje en los países de habla no inglesa.


Y es precisamente por ello que no me entra en la cabeza que pudiese dar el visto bueno –hay quien dice que la escogió él mismo- a Verónica Forqué para doblar a Shelley Duvall. ¡Por Dios, los apóstoles y los santos!, ¡cómo odio la vocecilla de Wendy Torrance en la versión española! Me pasé gran parte de la película deseando con todas mis fuerzas que Jack se la cargase a hachazos. En fin. Por lo menos me queda el consuelo de que Kubrick se lo hizo pasar realmente mal a la Duvall en el rodaje. Según él, eso la ayudaba en la composición de su personaje, una histérica y psicológicamente atormentada Wendy. Cosas de genios.

----------------------------------




El hijo del mal es una inquietante película basada en Joshua, el primogénito de una familia a la que ha llegado un nuevo miembro, una hermanita. No hay sustos, no hay sangre... pero el puto Joshua –título original de la cinta- me mantuvo en tensión durante todo el metraje. Mientras avanza el argumento, vemos que la pobre madre no es normal, la abuela tampoco, pero el que se lleva la palma es el chaval de la familia. A mí –acostumbrado al cine de acción más extrema o incluso gore- me ponen muy nervioso este tipo de películas con niño malvado. Total, amiguitos, que no esperéis espectacularidad en la pantalla, pero si queréis pasar un rato angustiados esta es vuestra oportunidad. Y lo malo es que al final..., en fin, ya lo veréis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario