ZEPPELIN ROCK: LAS MEJORES PELÍCULAS DE 2019 - Lo mejor del cine de este año

domingo, 29 de diciembre de 2019

LAS MEJORES PELÍCULAS DE 2019 - Lo mejor del cine de este año

Retrato de una mujer en llamas.

por MrSambo (@Mrsambo92)
del blog CINEMELODIC



Un año con muchas películas que han alcanzado gran beneplácito crítico, aunque quizá las mejores no han sido las más conocidas ni reseñadas. Infravaloraciones y sobrevaloraciones abundantes, si bien no implica falta de calidad en absoluto. También tenemos grandes pelotazos, con la película más taquillera de la historia y finales de sagas míticas. Un año variado y significativo por todo ello, bastante interesante, aunque quizá agigantado por la inmediatez.

Joker.


---------------------------

Las mejores películas de 2019
(lo mejor del cine de este año)


AD ASTRA, de James Gray.

Una de Ciencia Ficción filosófica saludada con un entusiasmo que luego se enfrió un tanto. Una epopeya galáctica para retratar un drama paterno-filial.



ALADDIN, de Guy Ritchie.

Aunque tras el primer tráiler los prejuicios la condenaron, es un aseado trabajo de Ritchie que cumple con lo buscado por Disney en su cruzada de actualización de sus clásicos a imagen real. Correcta, entretenida y cumplidora, acabó por convencer a los escépticos.


ALITA: ÁNGEL DE COMBATE, de Robert Rodriguez.

Un estupendo espectáculo el creado por Rodriguez con Cameron en la producción. Y es que hay mucho del director y aquí productor. Bien rodada, sin concesiones, es un trabajo que mereció mejor suerte entre los títulos de este año. Además insinúa secuelas…


BUÑUEL EN EL LABERINTO DE LAS TORTUGAS, de Salvador Simó Busom.

Mucho éxito y reconocimiento ha tenido esta cinta española de animación que recrea el rodaje de Buñuel en Las Hurdes, además de adentrarse, en lo posible, en la personalidad del maestro aragonés.




CÓMO ENTRENAR A TU DRAGÓN 3, de Dean DeBlois.

Una saga que ha ido de más a menos, pero con grandes virtudes en todos sus capítulos. Es el cierre de la trilogía, así que hay que recomendarla.


DÍA DE LLUVIA EN NUEVA YORK, de Woody Allen.

El Woody Allen de siempre. Comedia romántica con inseguridades, cruces de parejas y buenos diálogos. Romanticismo, imprevistos, encuentros casuales, nostalgia…




DIECISIETE, de Daniel Sánchez Arévalo.

Entrañable y sencilla cinta que despertará los mejores sentimientos en el público. Los ingredientes son básicos y todo es previsible, pero satisfará a buena parte de los espectadores.


DOCTOR SUEÑO, de Mike Flanagan.

Esperaba lo peor de esta secuela de “El Resplandor”, que rinde tributo tanto a King como a Kubrick, aunque sus visiones fueran bastante distintas. Sin dejar de ser un mecanismo de terror, se trata de un trabajo bastante competente y completo, bien interpretado, que satisface, sobre todo, si se renuncia al prejuicio y la comparación.




DOLOR Y GLORIA, de Pedro Almodóvar.

Una de las películas más personales de Almodóvar, con muchos elementos biográficos, según ha confesado el propio autor. Un gran juego con los colores y una estupenda estructura dramática.




EL CRACK CERO, de José Luis Garci.

Muchos querían una continuación de la estupenda saga de Garci. Al final, y tras fallecer Alfredo Landa, la mejor opción era una vuelta al pasado, que tiene algo de metalingüístico, para sumergirse en un Noir clásico, en blanco y negro, a modo de precuela. Un placer añejo.


EL FARO, de Robert Eggers.

Otra de las películas que más elogios han cosechado. Potente, extraña, sugerente y con el duelo interpretativo más intenso de la temporada. Dos exhibiciones de Willem Dafoe y Robert Pattinson. Eso sí, no es para todos.




EL HOYO, de Galder Gaztelu-Urrutia.

Muy atractiva e interesante cinta. Una distopía nada complaciente de obvias interpretaciones e intenciones políticas y sociales, que remitirían un tanto a “Cube” (1997) o “Snowpiercer” (2013). Potente título con poca repercusión que bien merece más reconocimiento.


EL IRLANDÉS, de Martin Scorsese.

Otro monumento de Scorsese que con suma sutileza complementa sus grandes óperas centradas en la mafia, haciéndolas evolucionar y aplicando una mirada y punto de vista distinto. “El Irlandés” habla de la muerte, la vejez y los mundos gloriosos devorados por el tiempo.




EL REY LEÓN, de Jon Favreau.

Perplejo me dejaron las críticas de algunos al excepcional realismo de esta joya Disney, algo que agradecí sobremanera. Una obra bien dirigida, que cuenta mejor aún que la original ciertos aspectos y respeta la inteligencia de grandes y pequeños.


EMBOSCADA FINAL, de John Lee Hancock.

Otra apreciable película que no ha tenido la repercusión merecida. Buen trabajo de Costner y Harrelson, que facturan dos buenos personajes en este thriller de ritmo pausado.


ÉRASE UNA VEZ EN… HOLLYWOOD, de Quentin Tarantino.

El Tarantino más explícitamente nostálgico. Una película que ha disgustado tanto como entusiasmado. Grandes trabajos del dúo protagonista, especialmente de un inspirado DiCaprio, y una reflexión reivindicativa de enjundia.




FROZEN II, de Chris Buck y Jennifer Lee.

No ha pegado como se esperaba la secuela de Frozen, pero, en general, los fans han salido satisfechos con este esperado título.


GLASS, de M. Night Shyamalan.

Conclusión a la trilogía, una de las más originales, por imprevista, de la historia del cine, que si bien decepcionó un poco no es del todo insatisfactoria.


HASTA SIEMPRE, HIJO MÍO, de Wang Xiaoshuai.

Un fantástico film que no ha tenido tanto altavoz como otros quizá no tan brillantes. La China de los años 80 y sus cambios a través de la vida de dos matrimonios. Una película muy larga y sutil de gran calidad.




HISTORIA DE UN MATRIMONIO, de Noah Baumbach.

Una de las grandes cintas del año para buena parte de la crítica. Lo cierto es que todo rezuma a ya visto, pero lo que vemos es de notable calidad, tanto en el dibujo y desarrollo de personajes como en el de sus relaciones. Enorme Adam Driver y muy notable Scarlett Johansson. Buena película.




JOHN WICK 3. PARABELLUM, de Chad Stahelski.

La peor de la saga hasta el momento, y aún así sigue siendo un tremendo espectáculo y reafirmándose como una de las grandes sagas de acción de la actualidad. Queremos más.


JOJO RABBIT, de Taika Waititi.

Waititi vuelve con otra comedia que ha logrado innumerables premios y nominaciones, así como postularse como una de las bazas más pujantes del año. Una original idea que pretende una mirada lúcida y tierna tocando el tema del nazismo, lo que es su principal incentivo.




JOKER, de Todd Phillips.

Una de las películas más exitosas del año, que ha conquistado al público y la crítica con la adaptación al mundo de Batman del universo Scorsese. Si algo destaca es, sobre todo, la interpretación de Joaquin Phoenix.


KLAUS, de Sergio Pablos.

Preciosa propuesta de animación navideña. Una cinta infantil original, emotiva y profunda. Una gran sorpresa de nuestro cine para Netflix, quizá de lo más destacado en su género este año.


LA GUERRA DE LAS GALAXIAS. EL ASCENSO DE SKYWALKER, de J. J. Abrams.

Otra saga que concluye. Leyenda y mito como pocos en el celuloide. La novena de la saga madre, que despertará tanto entusiasmo como enfados. Así ha sido desde la trilogía inicial. Lo mejor, como fans, es disfrutar del espectáculo, que seguro es más que apetecible, y no sufrir tanto por unos resultados que en absoluto son tan negativos como algunos quieren ver.




LA TRINCHERA INFINITA, de Jon Garaño, Aitor Arregi y José Mari Goenaga.

Ha gustado muchísimo esta cinta española que vuelve a sumergirse en la Guerra Civil, en este caso posguerra, con una historia basada en hechos reales francamente claustrofóbica, tensa y asfixiante.


LE MANS ’66, de James Mangold.

Otra cinta que ha recibido muchos elogios y gustado mucho al público. Ciertamente no cuenta nada nuevo ni lo hace de forma novedosa, la clásica batalla de un David exitoso contra un Goliath prepotente en el ámbito del automovilismo.


LO QUE ARDE, de Oliver Laxe.

Se trata de un drama rural bastante elogiado donde destaca su tacto y sensibilidad a la hora de retratar las emociones y los conflictos en unos entornos que pueden llegar a ser claustrofóbicos desde el prejuicio.




LOS DOS PAPAS, de Fernando Meirelles.

Otra de las favoritas en los grandes premios. Un duelo intelectual y teológico donde Anthony Hopkins y Jonathan Pryce dan una lección de interpretación. Una película que funciona bastante bien.




MIDWAY, de Roland Emmerich.

Aunque poco valorada, es un espectáculo sensacional como producto bélico. Un auténtico goce visual que alcanza cotas realmente excelentes en sus secuencias de acción. Disfrutable.


MIDSOMMAR, de Ari Aster.

Aster busca el terror sin usar los sustos a traición, las sombras y la oscuridad, lo hace a plena luz del día con otra historia de sectas para incomodar al personal. Parece que lo ha logrado, como hizo con “Hereditary”.


MIENTRAS DURE LA GUERRA, de Alejandro Amenábar.

Resultó polémico el estreno de Amenábar, pero en general ha obtenido una respuesta positiva siguiendo los vaivenes y reflexiones de Unamuno en la Guerra Civil española.




PARÁSITOS, de Bong Joon-ho.

Otra de las cintas del año. Ha gustado tanto al público como a la crítica. Un título original, con grandes momentos de imprevisibilidad y unas metáforas ejemplares para desarrollar su lúcida reflexión.




PUÑALES POR LA ESPALDA, de Rian Johnson.

Una de las películas que más han gustado este año, pero, sobre todo, que más han entretenido. El público ha salido tremendamente satisfecho de su visionado, lo que la convierte en una de las grandes novedades de este año. Aunque algunos crean que otras películas son de mejor calidad, pocas han divertido tanto. Y encima los críticos también han quedado encantados.




QUIEN A HIERRO MATA, de Paco Plaza.

Una nueva cinta española a destacar, un thriller con drogas y venganzas donde destaca Luis Tosar.


RAMBO. LAST BLOOD, de Adrian Grunberg.

Final, o no, a la saga Rambo, con el eco de su título, que remite a la primera entrega. Con medios limitados, Stallone ofrece una cinta correcta de acción y contundente violencia, un entretenimiento puro que agradecerán los fans del género, especialmente los ochenteros. Reparto muy español, por cierto.




RETRATO DE UNA MUJER EN LLAMAS, de Céline Sciamma.

Posiblemente es la mejor película del año, pero no parece estar en las grades quinielas para los premios más prestigiosos ni va a ser de esas de las que todo el mundo hable. Un sensible y emotivo drama romántico. Pura sutileza y elegancia.


ROCKETMAN, de Dexter Fletcher.

Por lo que sea no ha pegado tanto como “Bohemian Rahapsody”. Se ve que esto de las modas sólo admite un título al que glorificar. Desde luego no es peor. Quizá haya mitómanos menos entusiastas de Elton John que de Queen. Un buen film.




THE DIRT, de Jeff Tremaine.

La gran gamberrada del año. Todo lo que no fue “Bohemian Rhapsody” sin dejar de ser la misma historia. Hilarante, descarada y desfasada. Una comedia irreverente que gustará a los rockeros… y a muchos que no lo sean.




THE KING, de David Michôd.

Prometía luchar con fuerza por los grandes premios, pero se ha desfondado esta versión de Enrique V protagonizada por Timothée Chalamet y Robert Pattinson, entre otros.


TOY STORY 4, de Josh Cooley.

Increíblemente la saga se mantiene en pie. Tras la obra maestra conseguida con la tercera, que da un final tan perfecto como sublime a la saga, se apostó por una arriesgada continuación que si bien no alcanza, lógicamente, a su predecesora, sí que logra ser digna secuela y abrir nuevos frentes e ideas. Satisfactoria.


YESTERDAY, de Danny Boyle.

Siguiendo la senda del filón musical, Boyle nos traía esta original historia, que seguro muchos han ensoñado de una forma u otra, como comedia romántica y fantástica a la vez. No fue lo que se esperaba, quizá, pero desde luego no desagrada.


VENGADORES: ENDGAME, de Anthony y Joe Russo.

La conclusión de esta primera fase de universo Marvel, la película más taquillera de la historia. No está a la altura de su predecesora, Infinity War, pero ha dado la conclusión satisfactoria a los fans.



4 comentarios:

  1. He visto algunas de está película.
    Erase una vez en Hollywood, magistral película de un directo que sabe donde poner la cámara.
    Endgame es una película para recordar.

    Joker es una original película. Una adaptación de comics, a lo Scorsesse.
    Johm Wick 3 tiene sus aciertos.

    Concuerdo con la inclusión de estas películas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. soy el unico que no aguanto los ojos azules en toda la pelicula de Deniro en el irlandes????aparte de que es un peñazo,supersobrevalorada y ad astra me gusto mucho,apesta a apocalisis now,pero me gusto mucho

    ResponderEliminar
  3. Me quedo con Mientras dure la guerra, El Irlandés, Toy Story 4, Klaus, Érase una vez en Hollywood, La Última trinchera y una que no has puesto y que a mí, sin embargo, me gustó mucho, que es Blinded by the light (basada en hechos reales, de un chaval que usa la música del Boss como inspiración).
    Una gozada la lista, como siempre. Placerazo leerte. Saludosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo la película sobre la música de Bruce del estreno y no la vi. La apunto.

      Un saludo!

      Eliminar